El Salvador: mujer condenada a 30 años de prisión por homicidio tras un aborto espontáneo
Manifestantes a favor del aborto marchan para celebrar el Día de Acción Global por el acceso al Aborto Legal y Seguro en San Salvador, en septiembre de 2021. Foto: Jessica Orellana/Reuters

Un tribunal de El Salvador condenó a una mujer que sufrió un aborto espontáneo a 30 años de prisión por homicidio agravado, en un caso que, según dijeron los activistas, constituye una dura advertencia para las mujeres de Estados Unidos, país en el que la Corte Suprema está considerando la posibilidad de anular el fallo clave que legalizó el aborto.

La mujer, identificada únicamente como “Esme”, fue condenada el lunes, tras permanecer durante casi dos años en prisión preventiva, después de ser detenida cuando buscaba atención médica en un hospital público.

“La sentencia de Esme es un retroceso devastador para el progreso que se ha logrado en la penalización ilegal de las mujeres que sufren emergencias obstétricas en El Salvador”, señaló Paula Ávila-Guillén, abogada internacional de derechos humanos y directora ejecutiva del Centro para la Igualdad de la Mujer.

Ávila-Guillén advirtió que, dado que Estados Unidos se enfrenta a la posible anulación del caso Roe vs. Wade –la sentencia de la Corte Suprema de 1973 que legalizó efectivamente el aborto–, los casos similares se volverán más comunes en todo el mundo.

“Hemos visto repetidamente en toda Latinoamérica que, cuando se penaliza el aborto, se obliga a las mujeres a demostrar que cualquiera de la amplia variedad de emergencias obstétricas que experimentan realmente eran emergencias. Cuando no pueden o no tienen los recursos para hacerlo o simplemente no les creen, se enfrentan a la cárcel”, explicó.

“Todos en Estados Unidos deberían tener sus ojos puestos en El Salvador en este momento para entender exactamente lo que implica un futuro sin el caso Roe”.

La presidenta de la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto, Morena Herrera, calificó la sentencia como “un duro golpe”, y pidió que los abortos espontáneos sean atendidos como un asunto de salud pública en lugar de un asunto penal.

“Seguiremos luchando para que todas las mujeres injustamente penalizadas por estas circunstancias recuperen su libertad y tengan la oportunidad de rehacer y reconstruir sus vidas”, señaló.

El Salvador cuenta con algunas de las leyes de aborto más severas del mundo, puesto que el procedimiento está completamente prohibido. A diferencia de muchos otros países latinoamericanos, El Salvador no permite el aborto en los casos en que el niño es concebido por violación o incesto, o cuando la salud de la madre o del niño está en riesgo.

En las dos últimas décadas, más de 180 mujeres han sido encarceladas por asesinato por haber abortado tras sufrir emergencias obstétricas, según indican los grupos de derechos.

Desde diciembre, se conmutaron las penas de ocho mujeres que cumplían largas condenas de prisión.