El dramático rescate en el campeonato mundial después de que la nadadora Anita Alvarez se desmayara y se hundiera en el fondo de la alberca
Anita Álvarez es sacada del fondo de la alberca por su entrenadora Andrea Fuentes durante el Campeonato Mundial de Natación en Budapest. Foto: Oli Scarff/AFP/Getty Images

Se trata de un deporte que se basa en el trabajo en equipo y promete ofrecer un espectáculo, pero pocas veces como este. El Campeonato Mundial de Natación fue el escenario de un dramático rescate real cuando la nadadora artística estadounidense Anita Alvarez tuvo que ser sacada del agua por su entrenadora tras perder el conocimiento y hundirse en el fondo de la alberca.

Alvarez acababa de terminar su solo libre en Budapest el miércoles cuando se desmayó y derivó hacia el fondo ante los horrorizados compañeros de equipo, directivos y espectadores.

El dramático rescate en el campeonato mundial después de que la nadadora Anita Alvarez se desmayara y se hundiera en el fondo de la alberca - image-4-65-1280x853
Anita Alvarez, de Estados Unidos, compite en la final de solo libre femenino en la sexta jornada del Campeonato Mundial de Budapest. Foto: Nikola Krstic/MB Media/Getty Images

La entrenadora del equipo estadounidense, Andrea Fuentes, rápidamente se dio cuenta de que algo no estaba bien y entró al agua completamente vestida para sacar a Alvarez a la superficie. Alvarez, que no respiraba cuando fue llevada a la orilla del agua, fue trasladada al centro médico de la alberca.

Anita fue revisada por el personal médico y seguirá en observación. Se encuentra mucho mejor y está aprovechando el día de hoy (jueves) para descansar”, informó el equipo estadounidense. Alvarez, que quedó en séptimo lugar en la prueba de solo libre, aún podría competir en la prueba por equipos del viernes, una decisión que deberá tomar “Anita y el personal médico experto”.

“Fue un gran susto”, comentó Fuentes según informó el periódico español Marca. “Me asusté porque vi que no estaba respirando, pero ahora está muy bien. Solo tenía agua en los pulmones, una vez que empezó a respirar de nuevo todo estaba bien”.

El dramático rescate en el campeonato mundial después de que la nadadora Anita Alvarez se desmayara y se hundiera en el fondo de la alberca - image-4-67
Fuentes nada para rescatar a Alvarez del fondo de la piscina. Fotografía: Oli Scarff/AFP/Getty Images

Según se informa, en la radio española dijo: “Se sintió como si hubiera pasado una hora entera. Dije que las cosas no estaban bien, les grité a los salvavidas que entraran al agua, pero no captaron lo que dije o no entendieron. Ella no estaba respirando. Fui lo más rápido que pude, como si fuera una final olímpica”.

No se trata de la primera vez que Fuentes se lanza a la alberca para auxiliar a Alvarez, una joven de 25 años del estado de Nueva York que compitió por el Team USA en los Juegos Olímpicos de 2016 y 2020.

En 2021, mientras competía en Barcelona junto con Lindi Schroeder en la prueba de clasificación olímpica de dúo, perdió el conocimiento durante su rutina, según indican los informes, y tuvo que ser sacada de la alberca por su compañera y su entrenadora.

“Es una competidora que se exige a sí misma hasta el límite, y en ocasiones más allá de él”, explicó Fuentes al periódico AS el miércoles. “No es la primera vez, pero lo que pasó anteriormente fue que flotó y pudo seguir respirando”.

El dramático rescate en el campeonato mundial después de que la nadadora Anita Alvarez se desmayara y se hundiera en el fondo de la alberca - image-4-69-1280x853
Fuentes nada para rescatar a Alvarez del fondo de la piscina. Fotografía: Oli Scarff/AFP/Getty Images

Fuentes, que es española y exnadadora sincronizada de gran éxito, que cuenta con cuatro medallas olímpicas, 16 del Campeonato Mundial y 11 del Europeo, es la entrenadora del equipo nacional senior de Estados Unidos.

“A veces olvidamos que esto ocurre en otros deportes de alta resistencia”, comentó en una publicación de Instagram. “El maratón, el ciclismo, el cross… todos hemos visto imágenes en las que algunos atletas no llegan a la meta y otros los ayudan a llegar a ella. Nuestro deporte no es diferente a los demás, solo que en una alberca, presionamos los límites y a veces los encontramos”.

Otros miembros del mundo de la natación artística –conocida como nado sincronizado hasta que el órgano rector FINA cambió el nombre de la misma en 2017– señalaron que las “impactantes” imágenes de una Alvarez inmóvil bajo el agua destacaban el esfuerzo que demandaba este deporte.

El dramático rescate en el campeonato mundial después de que la nadadora Anita Alvarez se desmayara y se hundiera en el fondo de la alberca - image-4-68
Álvarez es sacada de la alberca y atendida por el personal médico. Foto: Dean Mouhtaropoulos/Getty Images

“Muchas personas lo comparan con correr 400 metros aguantando la respiración”, explicó Emma Adams, la entrenadora principal del club de natación artística Rushmoor, en Hampshire, uno de los principales clubes del Reino Unido. “Es muy exigente, no solo física sino también mentalmente”.

Aunque los desmayos son afortunadamente poco frecuentes, señaló, “tenemos que advertirles a los nadadores que es muy peligroso, no solo (por el riesgo de) desmayarse. Cuando realizas los movimientos acrobáticos, hay ocasiones en las que los nadadores caen unos sobre otros y sufren conmociones cerebrales, así que es un deporte muy peligroso. Constantemente tenemos que recordarles este hecho”.

María Ramos, presidenta del grupo de liderazgo de natación artística de Swim England, el órgano rector nacional del país, también recalcó que las miles de horas de entrenamiento que realiza cada deportista hacen que incidentes como este sean muy poco habituales.

A pesar de ello, comentó, era imposible imitar en los entrenamientos la presión y la adrenalina adicionales de una competencia importante. “Los atletas se exigirán un poco más, ¿pueden salir un poco más del agua, hacer ese pequeño esfuerzo extra? Una rutina de dos minutos y medio les cobrará factura, aunque la hayan entrenado y nadado cientos de veces”.