El asesinato de un vendedor nigeriano causa indignación en Italia
Protestas en Civitanova Marche el sábado por el asesinato de Alika Ogorchukwu. Foto: Chiara Gabrielli/AP

Las imágenes de un video en el que un vendedor ambulante nigeriano es atacado y asesinado a plena luz del día en Italia han desencadenado una polémica sobre las tácticas xenófobas de los partidos de extrema derecha durante la campaña electoral del país.

Alika Ogorchukwu, de 39 años, fue asesinado el viernes en el centro de Civitanova Marche, una ciudad costera a orillas del mar Adriático. De acuerdo con la información de los medios de comunicación italianos y con los testigos, el ataque comenzó después de que Ogorchukwu pidiera “insistentemente” que le vendieran pañuelos y “que le dieran cambio”.

Un video grabado por espectadores que aparentemente no intentaron intervenir muestra al atacante sometiendo de espaldas a Ogorchukwu en la banqueta mientras la víctima intentaba defenderse. Al parecer, el agresor agarró una muleta que el vendedor utilizaba para caminar y lo golpeó.

Un hombre de 32 años procedente de Salerno, en la región de Campania, fue detenido bajo sospecha de asesinato.

El ataque también fue grabado por varias cámaras de vigilancia. Matteo Luconi, jefe del escuadrón de emergencias de Macerata, comentó: “Se escuchará a los testigos y se observarán las imágenes de las cámaras para aclarar la dinámica de la golpiza”.

Cientos de personas pertenecientes a la comunidad nigeriana y de italianos protestaron en Civitanova Marche el sábado. Algunos compararon el asesinato con el de George Floyd en Estados Unidos.
La esposa de Ogorchukwu, Charity Oriachi, comentó: “Quiero ver a ese hombre a los ojos y preguntarle por qué mató a mi esposo. Había tantas personas alrededor, ¿por qué no le ayudó nadie? Quiero que se haga justicia ahora”.

El incidente ha provocado la indignación en Italia, país que celebrará unas elecciones anticipadas el 25 de septiembre. Es probable que la coalición liderada por el partido Hermanos de Italia, que incluye a la Liga de Matteo Salvini, de extrema derecha, y a Forza Italia, de Silvio Berlusconi, gane el poder.

Pocos días después de que Mario Draghi confirmara su renuncia como primer ministro el 21 de julio, los miembros y líderes de la coalición comenzaron a preparar su campaña electoral mediante la publicación en Twitter de noticias sobre crímenes y violaciones supuestamente cometidos por “falsos refugiados” e “inmigrantes ilegales”. Entre las prioridades de la coalición figuran la lucha contra la inmigración y el refuerzo de la seguridad nacional.

Aboubakar Soumahoro, activista, sindicalista y sociólogo italo-marfileño, señaló: “Algunos partidos políticos legitiman el miedo y el odio hacia aquellos que son diferentes. Se trata de un grave peligro que debemos combatir cada día”.

Don Vinicio Albanesi, sacerdote local y fundador de la Comunidad de Capodarco, una asociación que atiende a los refugiados y a las personas con discapacidad, comentó al periódico La Repubblica: “Vivimos en una región desconfiada, donde las personas afroamericanas solo son aceptadas si realizan los trabajos más humildes. Nos enfrentamos aquí a una cultura que desprecia a todo aquel que no es blanco y lugareño. Tienes que pensar que cuando un sacerdote afroamericano da misa hay personas que acuden a mí para quejarse porque según ellos esa misa no es válida”.

La región de Las Marcas está gobernada desde 2020 por el partido Hermanos de Italia, descendiente del partido neofascista Movimiento Social Italiano (MSI). La líder del partido, Giorgia Meloni, quien se podría convertir en la primera líder de extrema derecha de Italia desde Mussolini, expresó en una ocasión que Italia necesitaba “repatriar a los migrantes de vuelta a sus países y después hundir los barcos que los rescataron”.

Muchas personas en redes sociales acusaron a Salvini y Meloni de difundir el odio contra los solicitantes de asilo durante sus mítines políticos. Enrico Letta, líder del partido Democrático de izquierda, publicó en Twitter: “Ferocidad inaudita. Indiferencia generalizada. No puede existir una justificación”.
Francesco Acquaroli, presidente de los Hermanos de Italia de la región de Las Marcas, condenó el asesinato. “Además de expresar las profundas condolencias para la familia de Alika, también es necesario reiterar la firme condena de un acto de violencia insensata y sin precedentes, que no tiene justificación y que perjudica a toda la región de Las Marcas”, señaló Acquaroli.

Salvini y Meloni también denunciaron el asesinato y comentaron que esperaban que el responsable recibiera la máxima condena posible.