Medios de comunicación demandan a agencia de Texas por retener registros del tiroteo de Uvalde
Visitantes caminan frente a un monumento improvisado en honor a los fallecidos en la escuela primaria Robb, en Uvalde, Texas. Foto: Eric Gay/AP

Más de una docena de importantes organizaciones de noticias de Estados Unidos se han unido para demandar al Departamento de Seguridad Pública de Texas (DPS) por no facilitar los documentos públicos relacionados con el tiroteo ocurrido en la escuela primaria Robb de Uvalde, en el que murieron 19 niños y dos maestras.

La demanda surge después de que a los periodistas de estos medios de comunicación locales y nacionales se les negaran más de 70 solicitudes de documentos relacionados con el tiroteo presentadas ante el Departamento de Seguridad Pública en virtud de la Ley de Información Pública de Texas, la cual obliga a los organismos gubernamentales a divulgar información a favor del interés público.

Entre los medios de comunicación involucrados en la demanda figuran el New York Times, el Washington Post, el Texas Tribune, ABC, NBC, CBS, CNN y otros.

Aunque el Departamento de Seguridad Pública divulgó información de forma parcial a través de conferencias de prensa e informes, se negó a hacer públicos los documentos de los registros de llamadas, las grabaciones de las cámaras corporales, las notas de los interrogatorios y otros archivos a los miembros de la prensa, citando como motivo una investigación en curso.

Aunque se permiten excepciones respecto a las solicitudes de registros en determinados casos, estas organizaciones de noticias argumentan que ya no se está llevando a cabo la investigación desde que se declaró que el autor del tiroteo, de 18 años de edad, era culpable y actuó solo.

“En el periodo inmediatamente posterior a la tragedia, y a lo largo de los dos meses siguientes, el DPS se negó a proporcionar cualquier información significativa en respuesta a las Solicitudes relativas a los acontecimientos de ese día, a pesar de la incomprensible realidad de que alrededor de 376 miembros de la policía respondieron a la tragedia, y que cientos de ellos estuvieron en la escuela o en la propiedad de la escuela sin entrar al salón de clases abierto donde el autor del tiroteo siguió matando a los jóvenes indefensos”, indicaron los demandantes en un comunicado.

Los relatos contradictorios sobre lo que ocurrió ese día, así como la justificación para ocultar información a la población, exigen con urgencia la necesidad de transparencia con los medios de comunicación. Una de las versiones controvertidas que surgió fue la de un informe encargado por el Departamento de Seguridad Pública al programa de Formación Avanzada de Respuesta Rápida de las Fuerzas del Orden (ALERRT), que afirmó que un agente vio al tirador afuera de la escuela y no actuó porque esperaba una orden de su supervisor. El alcalde de Uvalde, Don McLaughlin, posteriormente afirmó que el agente no vio al tirador, sino a un entrenador con niños en el patio de recreo.

Los demandantes están representados por el despacho de abogados Haynes and Boone. La demanda pretende obligar al Departamento de Seguridad Pública a presentar todos los registros solicitados relacionados con el tiroteo de Uvalde para que la población pueda entender qué fue lo que realmente ocurrió ese día.