Guerra entre Rusia y Ucrania: lo que sabemos al día 183 de la invasión
25 de agosto. Militares ucranianos disparan un arma antiaérea cerca de un frente en la región de Kharkiv el miércoles. Foto: Vyacheslav Madiyevskyy/Reuters
  • Rusia planea desconectar la planta nuclear más grande de Europa de la red eléctrica de Ucrania, arriesgándose a que se produzca un fallo catastrófico en sus sistemas de refrigeración, según se informó a The Guardian. Petro Kotin, jefe de la empresa de energía atómica de Ucrania, comentó que los ingenieros rusos habían diseñado un proyecto de desconexión con el fin de planificar situaciones de emergencia en caso de que los combates cortaran las conexiones eléctricas restantes. “El requisito previo para este plan era que todas las líneas que conectan la planta nuclear de Zaporizhzhia con el sistema ucraniano estuvieran muy dañadas”, señaló Kotin.
  • Al menos 22 personas murieron y 50 resultaron heridas por el impacto de un cohete ruso en una estación de tren ucraniana, mientras el país conmemoraba un sombrío Día de la Independencia y se cumplían seis meses del inicio de la invasión de Moscú. El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, indicó que los cohetes cayeron sobre un tren en una estación de la ciudad de Chaplyne, a aproximadamente 145 kilómetros al oeste de Donetsk, en el este de Ucrania. “Chaplyne es nuestro dolor hoy. Hasta este momento, hay 22 muertos, cinco de ellos quemados en el vagón, murió un adolescente de 11 años”, señaló, añadiendo que el número de víctimas podría aumentar mientras continúan las operaciones de rescate.
  • Zelenski indica que Rusia puso al mundo “al borde de una catástrofe radiactiva”. “Es un hecho que el ejército ruso convirtió el territorio de la planta nuclear más grande de Europa en una zona de combate… Ahora toda Europa y todas las regiones vecinas se encuentran bajo la amenaza de la contaminación radiactiva”, dijo en un discurso pronunciado en la noche del miércoles. Zelenski también pidió que el organismo de control nuclear de la ONU tome “el control permanente” de la situación en la planta nuclear de Zaporizhzhia.
  • El presidente estadounidense, Joe Biden, confirmó la entrega de otros 3 mil millones de dólares en concepto de ayuda militar, incluyendo misiles antiaéreos, artillería, defensas contra drones y equipos de radar. Funcionarios estadounidenses indicaron que los equipos, que tendrán que ser solicitados y no se entregarán hasta dentro de unos meses o años, representaban una inversión a largo plazo para la seguridad ucraniana. Se trata del mayor paquete de ayuda militar estadounidense hasta la fecha.
  • El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, visitó Ucrania por tercera vez desde el inicio de la invasión rusa, e instó a la comunidad internacional a “mantener con firmeza” su apoyo. Al anunciar una ayuda de 54 millones de libras, le dijo a Zelenski que Ucrania “puede y va a ganar la guerra”. Otros políticos de alto perfil de toda Europa viajaron a Kiev para mostrar su apoyo de forma presencial.
  • Moscú está preparando la celebración de referéndums en las zonas de Ucrania ocupadas por Rusia, según informaron los servicios de inteligencia estadounidenses. “Tenemos información de que Rusia sigue preparando la celebración de estos falsos referéndums en Kherson, Zaporizhzhia y en las llamadas repúblicas populares de Donetsk y Luhansk”, indicó el vocero del consejo de seguridad nacional de Biden, John Kirby. “También tenemos conocimiento de que los dirigentes rusos dieron instrucciones a los funcionarios para que comiencen a preparar la celebración de falsos referéndums, en particular también en Kharkiv. Y estos referéndums podrían comenzar en cuestión de días o semanas”.
  • Los planes de las autoridades respaldadas por Rusia de juzgar a los prisioneros de guerra ucranianos en Mariúpol constituirían una “burla a la justicia”, expresó el vocero de la Secretaría de Estado de Estados Unidos, Ned Price. “Los juicios programados son ilegítimos y una burla a la justicia, y los condenamos enérgicamente”, afirmó el miércoles.
  • Rusia afirmó que el ritmo lento de su campaña militar en Ucrania es intencional y se debe a la necesidad de reducir el número de víctimas civiles. El ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, indicó: “Se está haciendo todo lo posible para evitar bajas entre la población civil. Por supuesto, esto disminuye el ritmo de la ofensiva, pero lo estamos haciendo de forma deliberada”. El máximo funcionario de la inteligencia militar ucraniana, Kyrylo Budanov, indicó que la ofensiva rusa se estaba volviendo más lenta debido a la fatiga moral y física de sus filas y a la “agotada” base de recursos de Moscú.
  • Por primera vez, Gran Bretaña no importa energía de Rusia. Las cifras de la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS), publicadas seis meses después del inicio de la guerra, revelaron que en junio las importaciones del Reino Unido desde Rusia se redujeron en un 97% y se mantuvieron en solo 33 millones de libras tras la aplicación de las sanciones.