¿Vale la pena comprar los kits de pestañas postizas?
Ilustración: Edith Pritchett/The Guardian

El truco

Utilizar un kit casero de Lashify para aplicar tus propias extensiones de pestañas, tipo DIY (hágalo usted mismo).

La promesa

Este kit fue aclamado como el salvador durante los confinamientos para las personas que no se podían aplicar las extensiones de pestañas profesionales habituales. Ahora posee un apasionado número de seguidores en internet, pero ¿lashify vale los costosos 145 libras (3 mil 395 pesos) del kit para principiantes?

La prueba

Después de ver varias veces el demo en YouTube, limpio mis pestañas con el Pre-Cleanse de Lashify (32 libras) y aplico una capa del pegamento para pestañas incluido utilizando su mini cepillo de rímel.
Cuando están lo suficientemente secas como para sentirse pegajosas, utilizo un segundo pegamento debajo de las pestañas, cerca de la línea interior del ojo. Después aplico la “gossamer” o mini tira de pestañas (de 4 mm de largo) a la línea de pestañas cubierta de pegamento, manteniéndola para “fundirla”, y repitiendo la operación hasta completar el conjunto de seis pestañas, y sellándolas después con una pasada de la capa final de “glass”.

El veredicto

Al principio, la aplicación de un juego me costó una hora, pero logré reducirla a 20 minutos. Son más fáciles de aplicar que las pestañas postizas, tienen un aspecto más natural y resultan más económicas que las extensiones, aunque todavía estoy aprendiendo a quitarlas con la suficiente pulcritud para poder reutilizarlas (las gossamers nuevas cuestan alrededor de 20 libras -468 pesos- el juego). Las mías duraron tres días, lo que es ideal para lograr un efecto temporal de volumen extra, y una inversión que vale la pena para las usuarias de pestañas postizas.