Nirvana gana la demanda por la portada del álbum Nevermind
Spencer Elden en la portada del material gráfico de Nevermind. Foto: Pictorial Press Ltd/Alamy

Spencer Elden, que apareció en la portada del álbum Nevermind de Nirvana en 1991 cuando era un bebé, perdió la demanda en la que alegaba que la imagen constituía un acto de abuso sexual infantil.

En la demanda, Elden alegaba que la portada del álbum, que lo muestra a los cuatro meses de edad y fue tomada por un amigo de la familia, le había causado un “daño permanente” y la “pérdida de la capacidad de generar ingresos de por vida”.

En un principio, la familia recibió alrededor de 200 dólares por el uso de la imagen. La demanda de Elden afirmaba: “Los demandados produjeron, poseyeron y promocionaron con conocimiento de causa pornografía infantil comercial en la que aparecía Spencer”.

Elden señaló que, al ser un niño, no pudo autorizar el uso de la foto y solicitó 130 mil libras (casi 3 millones de pesos) en concepto de daños y perjuicios.

El juez estadounidense Fernando Olguín desestimó el caso sin derecho a juicio, dictaminando que fue presentado mucho tiempo después del plazo de prescripción de 10 años.

Elden demandó en un principio a Dave Grohl, al bajista Krist Novoselic, a Courtney Love y a los herederos de Kurt Cobain, al fotógrafo Kirk Weddle y a varios sellos discográficos en 2021. La demanda fue desestimada después de que no respetara el plazo para responder de los demandados, que calificaron la demanda de Elden como “poco seria”.

La moción de desestimación continuó: “Un breve análisis de la fotografía, o de la propia conducta de Elden (por no mencionar la presencia de la fotografía en los hogares de millones de estadounidenses que, de acuerdo con la teoría de Elden, son culpables de un delito de posesión de pornografía infantil) lo deja en claro”.

Elden volvió a presentar la demanda en enero de 2022. Como consecuencia de la sentencia de Olguin, no puede volver a presentar la demanda, aunque tiene la intención de apelar la decisión.

Un abogado de la defensa celebró la sentencia, calificando el caso como “sin mérito”. Los acusados argumentaron anteriormente que Elden “pasó tres décadas beneficiándose de su fama como el autodenominado ‘Nirvana Baby’“, incluyendo la recreación de la imagen para los aniversarios 15 y 25 del álbum. Elden también tiene un tatuaje de la palabra Nevermind en el pecho.

En 2015, Elden comentó a The Guardian: “Es algo raro de asimilar, ser parte de una imagen tan culturalmente icónica. Pero siempre ha sido algo positivo y me ha abierto puertas. Ahora tengo 23 años y soy artista, y esta historia me dio la oportunidad de trabajar con Shepard Fairey durante cinco años, algo que fue una experiencia increíble”.