Así enfrenta México la eliminación del horario de verano
Obreros de la construcción sobre una viga que cuelga de una grúa en Ciudad de México. México aplica el horario de verano de marzo a octubre desde 1996. Foto: Marco Ugarte/AP

Pedro López, un oficinista de Veracruz, se levanta antes del amanecer y maneja bajo la luz de la luna una hora y media para llegar a su trabajo. “Salir de mi casa a oscuras todos los días y manejar bajo la luna es horrible, sobre todo en un paisaje tan hermoso como el de Veracruz”, comenta.

Sin embargo, ahora ya manejará bajo la luz del sol. El Congreso votó el miércoles a favor de abolir el horario de verano, y cuando los mexicanos retrasen sus relojes este fin de semana, lo harán por última vez. En marzo no tendrán que adelantarlos.

López se encuentra entre el 40% de los mexicanos que, según las encuestas recientes, apoyan el cambio; el 35% se opone. “Supongo que depende del tipo de horario de trabajo que uno tiene, pero creo que para la mayoría de la clase media, volver al horario de Dios será algo magnífico”, dijo López. (En los meses de invierno, los días más cortos significan que todavía tendrá que hacer su trayecto en la oscuridad).

México es el último de una serie de países, estados y territorios que contemplan la posibilidad de poner fin al ciclo anual de “adelantar el reloj en primavera, retrasar el reloj en otoño”.

Un estudio, publicado por la Universidad Nacional Autónoma de México, descubrió que el horario de verano solo suponía para el país un ahorro del 0.16% en gastos de energía al año, y provocaba diversos efectos secundarios negativos entre la población, como la dificultad para prestar atención en el trabajo y la escuela.

Mientras que el horario de verano estadounidense, llamado horario de verano, se aplica de abril a noviembre, México aplica el horario de verano de marzo a octubre desde 1996. Esto crea un extraño purgatorio durante varias semanas cada seis meses cuando la Ciudad de México no coincide con el huso horario central.

Los estados que quedan fuera del horario de México son Sonora, en el norte del país, que sigue el horario específico de Arizona, y Quintana Roo, que mantiene el horario de verano estadounidense para facilitar la experiencia de los turistas en los centros turísticos de Cancún. Estos estados mantendrán sus prácticas actuales en el marco de la nueva ley.

Añadiendo otro elemento de confusión a la nueva normativa, las grandes ciudades fronterizas con Estados Unidos, como Juárez, Tijuana y Mexicali, seguirán utilizando el horario de verano estadounidense para facilitar el comercio. Si se circula a pocos kilómetros fuera de la ciudad, los relojes se retrasarán una hora durante la mitad del año.

Martha García, terapeuta de masajes en Nuevo Laredo, una de las ciudades afectadas, comentó que la excepción es lógica, a pesar de la inconveniente división entre las zonas urbanas y rurales. “Claro que nos afectará, tener un horario diferente al del centro del país, pero es importante entender que nuestra vida diaria y nuestro trabajo ya están más conectados con Estados Unidos”.

Bety Beza, trabajadora administrativa en Monterrey, Nuevo León, dijo que pensaba que el horario de verano aportaba cero ventajas con su promesa de mayor luz. “Solo hizo que tuviera que levantarme aún más temprano para ir a trabajar. La nueva ley no solo afectará mi vida, sino que la beneficiará”, comentó.

Así enfrenta México la eliminación del horario de verano - qatar-2022