¿Un papa borracho? Las parodias de Twitter explotaron la nueva insignia azul
Ted Cruz tuiteó sobre comer carne humana, o eso pareció. Foto: Erik Williams/USA Today Sports

George W. Bush “extraña matar a los iraquíes”, y Tony Blair concuerda. OJ Simpson dice que lo hizo. Y Elon Musk ofrece “cenas gratuitas” y vacaciones familiares a todo aquel cuyo nombre resulte ser el de su ex, Grimes. Al menos, eso es lo que parecían estar diciendo estos famosos en Twitter, y todo debía ser cierto, porque tenían una insignia de verificación azul junto a sus nombres.

Sin embargo, en realidad, estas cuentas de parodia simplemente se aprovecharon del servicio Twitter Blue de Musk. Por 8 dólares al mes, se les concedía a los usuarios la insignia azul que antes indicaba que una cuenta pertenecía realmente a una figura pública. El resultado, para los bromistas de internet, es una cuenta que aparenta pertenecer a una celebridad y que tiene un aspecto muy real. Como dice el falso Bush: 8 dólares es “un pequeño precio a pagar para hacer que esta aplicación sea completamente inservible”.

Y significó que podíamos ver cómo el papa Francisco tuiteaba borracho sobre ir de fiesta en Francia y cómo LeBron James exigía un intercambio, mientras Nintendo lanzaba una imagen de Mario enseñando a todos el dedo medio. En un beneficio inesperado de la adquisición de Musk, incluso las personas fallecidas desde hace mucho tiempo podían finalmente acceder a Twitter, con Martin Luther respondiendo a la oferta del falso papa de 8 dólares de indulgencias: “Tengo 95 tesis, pero… esta mierda no es el jefe”, publicó el teólogo del siglo XVI, en tuits fotografiados por el usuario @JoshuaPHill.

También obtuvimos mucha más información de la que queríamos sobre la vida sexual de los políticos, entre ellos Ted Cruz, quien disfrutó dándose un festín de carne humana. Rudy Giuliani ofreció una tras otra sus iluminadas reflexiones, entre ellas la de la ocasión en que George Soros lo empujó y él quedó “pegado a mi espalda como una tortuga durante varios minutos”. Entre otros comentarios, muchos de ellos impublicables, el exalcalde retó a Alan Dershowitz a una pelea, ofreció relatos íntimos de sus movimientos intestinales (“Me gustaría anunciar que me cagué”), y exigió a sus seguidores que “me hablen como un hombre con una hipoteca”. (A veces resulta difícil distinguir entre las cuentas reales y las falsas).

Musk, quien hace poco bloqueó a la comediante Kathy Griffin en Twitter por hacerse pasar por él, no parece estar muy molesto por la última ronda de impostores. El nuevo propietario de la plataforma respondió a una queja sobre Mario y una representación muy gráfica del presidente estadounidense Joe Biden con un par de emojis llorando de risa.

Aun así, Twitter suspendió muchas de las cuentas en cuestión. También prohibió que nuevas cuentas se registraran en el servicio de insignia de verificación de 8 dólares, aunque no ha proporcionado una razón al respecto. Las normas del sitio exigen que toda persona que se dedique a la parodia –que reconoce que “puede enriquecer las conversaciones cuando la identidad de la cuenta no engaña a los demás”– debe indicar en el nombre de su cuenta y en su biografía que no está afiliada a la persona real.

De hecho, aunque todo esto resulta bastante gracioso, también señala los riesgos que conlleva el nuevo esquema de Blue al difuminar aún más los límites entre la imaginación y la realidad. Una cuenta de parodia del fabricante de medicamentos Eli Lilly, por ejemplo, tuiteó: “Nos emociona anunciar que la insulina ya es gratis”. Si se tomara fuera de contexto una publicación similar, quizá redactada con un poco más de seriedad, podría provocar un daño real. “Esto va a ser una pesadilla que será muy divertida antes de resultar aterradora”, escribió Ben Collins, de la NBC, si es que realmente es él.

Algunos están tomando medidas para protegerse. Según una persona que afirma ser el exreportero del periódico New York Times, Ben Smith, la NPR está indicando al personal que no deje de usar Twitter por temor a que otra persona pueda tomar el control de su cuenta y suplantar su identidad.

Si no estás seguro de si una cuenta está verificada porque pertenece a una figura destacada o porque su propietario dispone de 8 dólares al mes, puedes abrir el perfil y hacer clic en la propia insignia de verificación, lo cual podría ser útil si Twitter se convierte en el “infierno de la batalla campal” que Musk se ha esforzado tanto en evitar.