Dos primeros ministros, un pleito racial y Harry y Meghan: los 100 primeros días de Carlos como rey
El rey Carlos, de 74 años, ha salido regularmente a la comunidad desde que se convirtió en rey en septiembre. Foto: Ian Vogler/AFP/Getty Images

El rey podría haber sido perdonado si se hubiera permitido esbozar una pequeña sonrisa de pesar cuando el príncipe de Gales pronunció un discurso sobre el espíritu de unión en el servicio de villancicos de la familia real celebrado esta semana en la Abadía de Westminster y organizado por la princesa de Gales.

Horas antes, un renuente duque de Sussex había acabado con cualquier atisbo de ese espíritu dentro de la familia. Ahora, el príncipe Guillermo –la encarnación de la institución según su hermano Harry– se encontró a sí mismo recitando el mensaje de Navidad de 2012 de su difunta abuela sobre ese mismo tema.

Mientras el rey Carlos escuchaba, es posible que reflexionara sobre cómo los primeros días de su reinado, que alcanza el hito de los 100 días el sábado, se han visto secuestrados por este tipo de exposición pública de los trapos sucios de la familia.
“Pero creo que se habría resignado al hecho de que iba a ocurrir. Al saber que la serie de Netflix iba a salir, existía cierta inevitabilidad respecto a todo esto”, comentó Joe Little, redactor jefe de la revista Majesty.

El rey Carlos ha estado muy ocupado, a pesar de que Harry y Meghan han absorbido la mayor parte del oxígeno últimamente. Mientras los duques de Sussex se desahogaban desde California, él y la reina consorte se encontraban en The Kind Cafe, un comedor comunitario ubicado en Harrow, al noroeste de Londres, desvelando discretamente una placa que tenía como telón de fondo un cartel en el que se podía leer: “Keep Calm and eat cupcakes” (Mantén la calma y come cupcakes).

En Netflix, millones de personas a ambos lados del Atlántico vieron la visita de Meghan a un comedor social gestionado por mujeres supervivientes de Grenfell, evento destacado como uno de sus mayores logros como miembro de la realeza en activo. Sin embargo, mantener la calma fue el mantra del palacio durante todo el día. Los miembros de la realeza acudieron en masa a los villancicos Together At Christmas de la princesa Kate.

La princesa se mostró muy autocrítica, haciendo una profunda reverencia al rey y a Camila, y bromeando con los invitados sobre que no estaba segura de que sus hijos “piensen que tengo una voz particularmente buena para cantar”. No hubo acaparadores de protagonismo aquí, solo la futura monarquía en un cuadro tranquilizador: Guillermo, Kate, con sus hijos Jorge y Carlota vestidos con atuendos en miniatura que hacían juego con sus padres. “Kate, la queremos”; “Príncipe Guillermo, lo queremos”, gritaban miembros de un público solidario en el exterior de la abadía.

Dos primeros ministros, un pleito racial y Harry y Meghan: los 100 primeros días de Carlos como rey - 3744
Los miembros principales de la familia real presentaron un frente unido en el servicio de villancicos Together at Christmas en medio de las críticas lanzadas por Harry y Meghan. Foto: Yui Mok/AFP/Getty Images

Parece que ha pasado mucho tiempo desde que el rey Carlos mantuvo su primera audiencia semanal con la entonces primera ministra Liz Truss, saludándola con estas palabras: “¿Así que has regresado otra vez? Querida, oh querida. En fin”; una referencia no a la precaria posición de Truss, como especulan los guionistas de sketches, sino al hecho de que era su segunda visita ese día.

Desde entonces, el nuevo rey nombró a otro primer ministro, Rishi Sunak, dirigió su primer servicio conmemorativo como monarca y atendió diariamente sus cajas rojas oficiales, las mismas que utilizaron su madre y su abuelo, Jorge VI, aunque restauradas por una empresa de artículos de piel de lujo.

Ha andado de un lado a otro en la comunidad, y grandes multitudes han acudido a recibirlo a él y a la reina consorte. Esquivó a los lanzadores de huevos en York y Luton, vio acuñadas las nuevas monedas de 50 centavos que llevan su retrato, asistió a las Cámaras del Parlamento para desvelar una placa que marcaba el lugar donde yacía su madre y apareció en el programa de la cadena británica BBC Repair Shop (aunque las cifras de audiencia son, sin duda, una fracción de las de Netflix).

Organizó su primer banquete de Estado para dar la bienvenida al presidente sudafricano, Cyril Ramaphosa, y celebró varias recepciones de palacio, incluida una antes de la COP27.

Dos primeros ministros, un pleito racial y Harry y Meghan: los 100 primeros días de Carlos como rey - 2317
El rey Carlos y Camila con Harry y Meghan en el funeral de la reina Isabel II en septiembre. El rey Carlos ha soportado duras críticas de su hijo menor en los últimos dos años, de forma más reciente en la docuserie de Netflix. Foto: Martin Meissner/AP

Por desgracia, fue en otra recepción, ofrecida por Camila, donde surgió otra polémica. La dama de honor de la difunta reina, Lady Susan Hussey, renunció y se disculpó después de que una invitada afroamericana se sintiera traumatizada en la recepción cuando Hussey le preguntó reiteradamente de dónde era, a pesar de haber dicho que era británica. El Palacio de Buckingham calificó rápidamente los comentarios como “inaceptables y profundamente lamentables”.

Otros baches en el camino incluyen una investigación de la policía metropolitana sobre acusaciones de pago de “dinero a cambio de honores” en la Fundación del príncipe del rey Carlos, y peticiones de un consejo galés para que se prohíba el título de príncipe de Gales, que el rey Carlos heredó a Guillermo, por considerarlo como un símbolo de la opresión inglesa. Mientras tanto, la asamblea legislativa de Quebec está analizando un proyecto de ley que podría poner fin a la obligación de los funcionarios de prestar juramento al monarca británico.

El rey Carlos ha soportado duras críticas de su hijo menor en los últimos dos años en las numerosas entrevistas de los duques de Sussex, la última de ellas en la docuserie de Netflix. “Las críticas contra el hermano y el padre de Harry son bastante desagradables”, comentó Little. “Uno imaginaría que la difunta reina se sentiría horrorizada de que la gente fuera consciente de que la cumbre de Sandringham fue cualquier cosa menos tranquila y organizada

El rey ahora dará los últimos toques a su primera transmisión navideña dirigida a la nación y a la Commonwealth. Será un discurso importante, en el que no faltarán las comparaciones con aquellos de la difunta reina Isabel II. El rey será consciente de ello y habrá trabajado mucho en ello.

Sin duda, el rey esperará que esto devuelva la atención a la monarquía y a su lugar en la vida del Reino Unido, tal como la ven los partidarios de la familia real.

Dos primeros ministros, un pleito racial y Harry y Meghan: los 100 primeros días de Carlos como rey - 4842
El rey Carlos y Camila en un café comunitario en Harrow, al noroeste de Londres. Foto: WPA/Getty Images

Los 100 primeros días de Carlos como rey
Momentos destacados:

La cumbre climática de la ONU COP27 fue una de las invitaciones que el rey Carlos no aceptó, aunque probablemente lo habría hecho si no hubiera sido rey. Siguiendo el consejo de Downing Street, rechazó la invitación. En referencia a las garantías anteriores del rey Carlos de que no se dedicaría a sus causas de la misma manera que cuando era príncipe de Gales, Joe Little, director editorial de la revista Majesty, comentó: “Eso indicaría sin duda que lo que dijo hace mucho tiempo que haría, lo está cumpliendo ahora, lo cual constituye un alentador comienzo de reinado”.

Presentar un frente unido en el servicio de villancicos Together at Christmas. Con la asistencia de todos los miembros principales de la realeza, será transmitido en televisión por ITV en Nochebuena. Aunque fue organizado muchos meses antes de que Netflix anunciara la emisión de la docuserie Harry y Meghan, fue inevitablemente interpretado como una muestra de calma y fuerza unida de la familia real en respuesta a las críticas lanzadas contra la institución, y los miembros de la familia, por parte de Harry y Meghan.

Puntos bajos:
La quinta temporada de The Crown. En un momento desafortunado, el drama de ficción revive la Guerra de los Gales, entre el rey Carlos y la difunta Diana, princesa de Gales, e incluye el terror personal de la filtración de una conversación sumamente íntima entre el rey Carlos y la entonces casada Camila Parker Bowles denominada Tampongate por los periódicos sensacionalistas, y descrita por el actor Dominic West, que interpreta al rey Carlos, como “dos amantes de mediana edad siendo dulces el uno con el otro”.

El primer corredor real del rey Carlos fue derrotado. Educator terminó en segundo lugar como primer corredor del rey en las famosas carreras Royal Silks en Salisbury. Aunque el rey anteriormente tuvo corredores con los colores que compartía con la reina consorte cuando eran príncipe de Gales y duquesa de Cornualles, es la primera vez que las famosas sedas púrpura, roja y dorada salen a la pista en su nombre.