Preet Gill pide que se realice una investigación pública sobre la seguridad de los pacientes en los hospitales universitarios de Birmingham
Gill criticó los planes de Birmingham and Solihull Integrated Care Board (Junta de Atención Integrada de Birmingham y Solihull) de llevar a cabo una revisión de la cultura existente en los Hospitales Universitarios de Birmingham, diciendo que no iría lo suficientemente lejos. Foto: Christopher Furlong/Getty Images

Preet Gill, diputada de Birmingham, pidió al Ministerio de Salud del Reino Unido que inicie una importante investigación pública sobre las denuncias relativas a una cultura tóxica y de intimidación que pone en peligro la seguridad de los pacientes en los Hospitales Universitarios de Birmingham (UHB).

La diputada por Edgbaston, donde tiene su sede el fideicomiso UHB, señaló que había recibido quejas del personal en las que se denunciaba que los pacientes de edad avanzada eran dejados en camas en los pasillos, afuera de las salas, debido a la mala gestión, y que se disuadía a los médicos de denunciar los problemas.

En una carta dirigida a Steve Barclay, vista por The Guardian, Gill señaló: “He recibido una avalancha de mensajes del personal de UHB, anterior y actual, que me ha contactado para compartir su experiencia de lo que ha sido descrito en repetidas ocasiones como una cultura tóxica que ha tenido un impacto alarmante en el personal y la atención a los pacientes”.

Tras una investigación realizada por BBC Newsnight a principios de este mes, en la que se descubrió que los doctores de la institución eran “castigados” por plantear sus preocupaciones en materia de seguridad, la Junta de Atención Integrada (ICB) de Birmingham y Solihull anunció una revisión de tres fases de la cultura existente en UHB. Se espera que se publique el primer informe a finales de enero.

Sin embargo, Gill criticó los planes, diciendo que no creía que fueran “suficientes para investigar adecuadamente este escándalo”, y en su lugar pidió que se realizara una importante investigación pública independiente, similar a la investigación Francis de 2013 sobre el escándalo del hospital de Stafford.

“No podemos confiar en una investigación de la ICB para solucionar este problema. Muchos de los integrantes de la ICB son exmiembros del equipo directivo de UHB y no ofrecerían la independencia que se requiere para recomendar los cambios que tanto se necesitan ni brindarían confianza a los denunciantes”, indicó.

Gill reveló detalles de los más de 30 mensajes que ha recibido del personal actual y anterior de UHB en las últimas semanas. “La historia que escucho una y otra vez es que el personal que planteó sus preocupaciones sobre algo que creía que ponía en riesgo a los pacientes frecuentemente fue ignorado y posteriormente sancionado por hacerlo”, dijo.
Un miembro del personal comentó: “Los pacientes no están recibiendo la atención adecuada. El personal está destrozado. La microgestión, las agresiones verbales de todos”.

Otro señaló: “La alta dirección convierte en realidad planes e ideas inseguros y los pone en práctica independientemente de lo que opine el personal clínico al respecto. Hemos tenido pacientes ancianos llorando y suplicando volver a urgencias porque los dejaron en un pasillo durante horas afuera de una sala”.

Gill señaló que la muerte de la doctora Vaishnavi Kumar, que trabajaba en el hospital Queen Elizabeth, “debe ser un punto de inflexión para la fundación”. El mes pasado, una investigación reveló que Kumar se quitó la vida tras sentirse “denigrada” en el trabajo, y su padre explicó que ella lo describía como un “lugar hipercrítico”.

El fideicomiso UHB gestiona varios hospitales, que atienden a 2.2 millones de personas, y emplea a 22 mil 500 personas, lo cual lo convierte en uno de los mayores fideicomisos del Servicio Nacional de Salud del Reino Unido.
Un vocero de NHS Birmingham y Solihull comentó: “La primera de las tres revisiones sobre las preocupaciones acerca de la cultura existente en los Hospitales Universitarios de Birmingham estará dirigida por un experimentado clínico independiente ajeno al área”.

“Agradecemos a Preet Gill por su contribución a los términos de referencia de la revisión, y por su valioso apoyo junto con las otras personas y organizaciones locales que trabajarán como parte de un grupo de referencia específico que dirigirá la revisión y garantizará su independencia y transparencia”.

El fideicomiso UHB señaló: “Agradecemos el apoyo que se está prestando y esperamos trabajar de forma positiva y constructiva con nuestros colegas del Servicio Nacional de Salud”.

“Esto se basará en el trabajo que ya se está realizando en UHB con el objetivo de comprender los problemas que han sido señalados. Es evidente que hay un fuerte sentimiento en varias áreas y estamos comprometidos a abordarlas”.

“Nuestro objetivo ahora es seguir proporcionando un alto nivel de atención, al tiempo que apoyamos a todos los colegas, a medida que nos acercamos a un período invernal particularmente difícil”.