La jornada electoral inicia en

Maratonista escocesa culpa a una lesión y al jet lag de usar un auto en una carrera
Joasia Zakrzewski se enfrenta a peticiones de que la suspendan de por vida tras su descalificación. Foto: Stuart Cooper/Alamy

Una ultramaratonista escocesa de alto nivel que fue descalificada por utilizar un carro durante una carrera culpó a una lesión y al jet lag de su decisión de romper las reglas y después aceptar el trofeo del tercer lugar.

Joasia Zakrzewski se enfrenta a una petición de suspensión de por vida tras ser descalificada de la carrera de 80 km desde Mánchester hasta Liverpool de GB Ultras 2023 el 7 de abril, después de que se descubriera que viajó en carro aproximadamente 4 km.

Sin embargo, la corredora de 47 años originaria de Dumfries comentó a la cadena BBC Scotland que su comportamiento no fue malicioso y que solo se subió al carro de un amigo porque estaba cojeando y quería avisar a los agentes de la carrera que se iba a retirar. Los datos del GPS mostraron posteriormente que el auto recorrió uno de esos kilómetros en un minuto y 40 segundos.

“Cuando llegué al punto de control les dije que me iba a retirar y que había estado en el carro, y ellos me dijeron ‘te odiarás a ti misma si te detienes'”, comentó la Dra. Zakrzewski. “Acepté continuar de forma no competitiva. Me aseguré de no rebasar a la corredora de enfrente cuando la vi porque no quería interferir en su carrera”.

Zakrzewski, que terminó en el 14º lugar en el maratón de los Juegos de la Mancomunidad de 2014 y ha establecido récords en el Reino Unido en las distancias de 160 y 320 kilómetros, admitió que se equivocó al posar para las fotos y aceptar un trofeo y una medalla de madera cuando cruzó la línea de meta.

No obstante, alegó que el hecho de llegar de Australia la noche anterior le había provocado jet lag y le había impedido pensar con claridad. “Cometí un enorme error al aceptar el trofeo y debería haberlo devuelto”, comentó.

“Estaba cansada, tenía jet lag y me sentía mal. Levanté las manos, debería haberlos devuelto y no dejar que me sacaran fotos, pero no me sentía bien, estaba desconectada y no pensaba con claridad”.

Wayne Drinkwater, director de la carrera GB Ultras, confirmó que habían descalificado a Zakrzewski “por haber utilizado un medio de transporte durante parte del recorrido”.

“El asunto compete ahora a la Trail Running Association y, a su vez, a UK Athletics como organismos reguladores”, añadió.

Sin embargo, a pesar de la indignación generalizada en la comunidad de ultrarunning, The Guardian averiguó que Zakrzewski podría librarse de una nueva sanción, ya que UK Athletics y Scottish Athletics aún no han acordado quién tiene jurisdicción sobre su caso disciplinario, dado que ya no es una atleta de élite financiada.

Zakrzewski también comentó que lamentaba no haber aclarado a los agentes de la carrera al final de la misma que no estaba corriendo en competencia, y se mostró muy disgustada al ver que los “haters” de las redes sociales pedían que la suspendieran de por vida.

El tercer lugar de la carrera ya fue otorgado a Mel Sykes. “Soy una tonta y quiero pedir disculpas a Mel”, añadió Zakrzewski. “No fue con mala intención, fue un error de comunicación. Nunca haría trampa a propósito. Le he dado tanto al mundo del atletismo que estoy destrozada por lo que sucedió”.

Adrian Stott, amigo de Zakrzewski, comentó a la cadena BBC que ella había cooperado con la investigación sobre su comportamiento.

“Ella ha cooperado plenamente con la investigación de los organizadores de la carrera, proporcionándoles un relato completo de lo ocurrido”, explicó él. “Ella se siente verdaderamente apenada por cualquier molestia causada”.

Síguenos en

Google News
Flipboard