La jornada electoral inicia en

Simplemente no funcionó: cómo las empresas luchan con los envases reutilizables
Los alimentos para llevar y envases de plástico desechables representan casi el 40% de toda la producción de plástico. Foto: Anna Blazhuk/Getty Images

Activistas expertos aseveran que, para alejarse de la cultura de los desechables, las empresas necesitarán procedimientos de reutilización y sistemas reutilizables más fuertes y eficientes.

Durante varios meses del año pasado, los clientes de una cafetería en Seattle llamada Tailwind Cafe tuvieron la opción de pedir sus americanos y cafés con leche para llevar en un vaso de metal reutilizable y retornable. Podían pedir uno prestado a Tailwind, seguir su camino y, en algún momento, tal vez unas horas más tarde, tal vez otro día de la semana, devolverlo a la cafetería, que lo lavaba y lo rellenaba para el siguiente cliente. Si la taza no se devolvía en un plazo de 14 días, se cobraba al cliente un depósito de 15 dólares (253 pesos), aunque incluso ese importe era reembolsable si la taza se devolvía al cabo de 45 días.

Pero el sistema de reutilizables no tardó en dar problemas. Según Kayla Tekautz, jefa de cocina de Tailwind, explicar el sistema de devolución a todos los clientes interesados era “agotador”. Muchos dudaron en participar tras enterarse de que sólo podían devolver los vasos en Tailwind o en el otro punto de entrega, a diez kilómetros de distancia. Además, el lector de códigos QR de Tailwind funcionaba mal una y otra vez, lo que requería las repetidas visitas de un técnico. A finales del verano pasado, Tailwind puso fin discretamente al plan. “Simplemente no funcionaba”, afirma Tekautz.

En un esfuerzo por reducir el consumo de plástico de un solo uso, la ciudad de Seattle lleva varios años animando a los comercios locales a ofrecer vasos, platos, utensilios y envases reutilizables. Los asistentes a conciertos en el teatro Paramount y los asistentes al festival Northwest Folklife, por ejemplo, ya pueden pedir sus bebidas en vasos de polipropileno reutilizables. Desde 2022, los estudiantes de la Universidad de Washington pueden adquirir envases reutilizables de color verde brillante de una empresa llamada Ozzi.

Estos planes están ayudando a Seattle a evitar el plástico de un solo uso y a avanzar hacia un “futuro sin residuos”, según el sitio web de reutilizables de la ciudad. Es un objetivo que persiguen muchas ciudades estadounidenses, y también a escala mundial. La comida para llevar y los envases de plástico desechables, que representan casi el 40% de toda la producción de plástico, sólo pueden eliminarse si existen sistemas de reutilización fuertes y eficientes que los sustituyan.

Pero algunas empresas, como Tailwind, han tenido dificultades para poner en marcha envases reutilizables, a menudo debido a la pequeña escala y la naturaleza fragmentada de los sistemas de reutilización. En lugar de aunar recursos y contratar uno o dos grandes servicios de limpieza y logística, las empresas tienen que elegir entre varias iniciativas competidoras o, en algunos casos, han creado y gestionan sus propios programas. El resultado es una multitud de contenedores incompatibles.

El hecho de que tantas empresas creen sus propios diseños y logística puede resultar caro, lo que hace que se pierdan economías de escala que podrían hacer que la reutilización fuera más accesible y fácil de adoptar. Según Ashima Sukhdev, asesora política de la ciudad de Seattle, debería poder “recoger un café en mi cafetería local y dejarlo en el vestíbulo de mi edificio de oficinas. O dejarlo en la biblioteca, o en una parada de autobús”.

Pero lo que describe Sukhdev representaría un nivel de coordinación muy poco habitual entre empresas y exigiría grandes cambios por parte de los consumidores, a los que se ha enseñado durante 70 años a esperar la disponibilidad en casi todos los aspectos de la vida cotidiana.

Según un informe reciente de la Fundación Ellen MacArthur (EMF), organización sin fines de lucro que aboga por una “economía circular” que conserve los recursos, incluso las empresas que se han comprometido a reducir drásticamente el uso de plásticos sólo han sustituido el 2% o menos de sus envases de un solo uso por reutilizables. “Para aprovechar todas las ventajas de los sistemas de retorno, es necesario un enfoque fundamentalmente nuevo”, concluyen los autores.

El CEM ha identificado cuatro grandes categorías de sistemas de reutilización: relleno en el camino, cuando los consumidores llevan sus propios envases reutilizables a las tiendas de comestibles y cafeterías; relleno en casa, cuando los consumidores son propietarios de sus propios envases reutilizables y piden relleno por correo; devolución sobre la marcha, cuando las empresas son propietarias de los envases y se los prestan a los consumidores; y devolución desde casa, cuando las empresas son propietarias de los envases reutilizables, los recogen y los lavan (como los antiguos repartidores de leche).

El informe del CEM se centra en la categoría de “devolución sobre la marcha” y sostiene que para generalizar la reutilización deben ocurrir tres cosas: que las empresas alcancen altos índices de devolución; que compartan infraestructuras de lavado, recogida, clasificación y entrega para lograr economías de escala; y que utilicen envases reutilizables normalizados. El tercer pilar facilita mucho la consecución de los otros dos.

Pat Kaufman, responsable del programa de compostaje, reciclaje y reutilización de Seattle Public Utilities, trabaja actualmente con una organización sin fines de lucro llamada PR3, que pretende crear esas normas. Algunas de las cuestiones a las que se enfrentan son: ¿cómo serán los sistemas normalizados de envases reutilizables y qué hará falta para que las empresas, y los consumidores, los adopten?

Han pasado los últimos cuatro años redactando normas para los sistemas de reutilización, con especial atención al diseño de los envases reutilizables, y esperan poder certificar las primeras normas de reutilización del mundo ante la Organización Internacional de Normalización (ISO). Esto daría legitimidad a las propuestas del PR3, ya que la ISO mantiene uno de los catálogos de normas más aceptados del mundo. Otras de su cartera abarcan desde la seguridad alimentaria hasta la fabricación de dispositivos médicos, y han sido adoptadas voluntariamente por muchas grandes empresas y organismos gubernamentales. PR3 publicó un borrador de sus normas el año pasado y las ha ido actualizando desde entonces.

Por lo tanto, ¿en qué consiste un buen sistema de envases reutilizables? Es complicado. Los contenedores tienen que resistir el estrés de la logística y el transporte. Tienen que ser relativamente baratos. Y lo que es más intangible, tienen que parecer reutilizables, para que los clientes no los tiren accidentalmente a la basura.

A la hora de diseñar proyectos de normas, el PR3 ha tenido que hacer a menudo predicciones fundamentadas sobre a cuáles responderán los consumidores. Y esas predicciones pueden tener implicaciones de gran alcance. Si se parte de la base de que los clientes perderán u olvidarán devolver sus envases con frecuencia, por ejemplo, probablemente no tenga sentido diseñar envases gruesos reutilizables capaces de soportar cientos de usos.

“En el mundo real, los índices de devolución varían mucho”, afirma Claudette Juska, directora técnica de PR3 y una de sus cofundadoras. “No quieres diseñar un contenedor para 400 usos si sólo se va a utilizar cuatro veces”. La versión más reciente de las normas del PR3 dice que los contenedores deben diseñarse para resistir al menos 20 usos y reutilizarse en la práctica al menos 10 veces.

Por otro lado, puede ser contraproducente diseñar los contenedores con la expectativa de que no se van a devolver para ser reutilizables. Según Stuart Chidley, cofundador de una empresa de envases reutilizables llamada Reposit, los envases de aspecto y tacto baratos pueden provocar un bajo índice de devoluciones, ya que la gente puede ser más descuidada con ellos. Su filosofía es utilizar características como el color, el peso y la forma para comunicar la posibilidad de reutilización de los envases, haciendo menos verosímil que la gente los confunda con desechables.

En lugar de exigir formas y tamaños específicos de envases, el PR3 ha redactado unos requisitos generales: que los envases estén diseñados para “optimizar su durabilidad” y que sigan “las mejores prácticas para su reciclado”. Deben cumplir la normativa vigente sobre seguridad alimentaria. Opcionalmente, las empresas podrán etiquetar los productos con un símbolo universal, similar a las omnipresentes “flechas en movimiento” utilizadas para indicar la reciclabilidad. Este símbolo aún no existe para la reutilización, pero el PR3 ha propuesto uno: un pictograma negro, blanco o naranja parecido a una rosa junto con la palabra “reuse” (reutilizar).

Se incluyen elementos de diseño más específicos sólo como recomendaciones. Por ejemplo, para facilitar el lavado, el borrador del PR3 dice que los contenedores reutilizables deben tener ángulos interiores no inferiores a 90 grados, así como “pies” para maximizar el flujo de aire durante el secado. También dice que los envases deben “apilarse” para ahorrar espacio de almacenamiento y facilitar el transporte.

El planteamiento pretende apaciguar a las grandes empresas permitiéndoles seguir utilizando envases de aspecto y tacto muy diferentes, siempre que se ajusten a una serie de requisitos generales. “Las empresas de productos quieren ese tipo de autonomía”, afirma Juska.

Coca-Cola, por ejemplo, se distingue por su icónica y patentada botella en forma de reloj de arena. Y las empresas de belleza son famosas por sus envases diferenciados: en el pasillo de los perfumes puede haber frascos con formas que van desde un zapato de tacón hasta un gatito.

Algunos defensores de la reutilización quieren suprimir por completo esos diseños únicos de envases para permitir el uso compartido entre distintas empresas, una situación en la que los envases se consideran “mancomunados” dentro de un mercado. Así, en lugar de una extravagante diversidad de frascos de perfume, todas las fragancias podrían venir en frascos cilíndricos intercambiables.

Un pequeño número de empresas, sobre todo en Europa, ya lo hacen. Por ejemplo, a través de un programa alemán llamado Mach Mehrweg Pool (hacer un fondo común de reutilización), las marcas comparten una colección de tarros reutilizables de cristal idénticos que pueden llenarse con distintos alimentos. Cuando los consumidores devuelven los envases vacíos a un supermercado, un proveedor logístico los recoge y los devuelve a los productores de alimentos para su limpieza. Otra organización, la Cooperativa Alemana de Pozos, gestiona un sistema similar para botellas reutilizables de refrescos y agua, y cuenta entre sus miembros con más de 150 fabricantes de bebidas.

Ya hay pruebas de que la mayoría de las empresas están dejando dinero sobre la mesa al optar por no tener envases comunes.

Es probable que se necesite al menos algún tipo de intervención (quizá normativa o incentivos económicos) para crear unas condiciones más favorables a los envases reutilizables. Un planteamiento no intervencionista y dirigido por el mercado es lo que ha conducido a la proliferación actual de plásticos de usar y tirar.

El modelo de la CEM sugiere que sólo los sistemas reutilizables “construidos de forma colaborativa desde el principio” pueden alcanzar la paridad de costos con los de un solo uso. Sin embargo, no está claro cómo será exactamente esa colaboración, ya que el tipo de normativa gubernamental que podría ayudar a fomentarla podría ser incompatible con el espíritu de libre mercado y las leyes antimonopolio de Estados Unidos. A escala internacional, algunas ciudades y países han hecho más que Estados Unidos para fomentar la reutilización, pero ninguno ha ido tan lejos como sugiere la CEM.

  • Este artículo fue publicado originalmente por Grist y se reproduce aquí como parte de la colaboración de Climate Desk.

Traducción: Ligia M. Oliver

Síguenos en

Google News
Flipboard