‘¿Hay algo que nos permita transitar tanta oscuridad y llegar al otro del río? Sí, ¡la solidaridad!’

Lady Covid nos pegó sin piedad, desde el 17 marzo a la fecha no deja tregua. La crisis sanitaria ha invadido todos nuestros espacios, familiares, sociales, profesionales. Llueven las malas noticias, el miedo, la incertidumbre, el dolor se leen en los rostros. Tenemos en la boca el sabor del “antes”, lo anhelamos.  

El silencio impera. Nuestros museos, teatros, salas de conciertos están callados, cerrados. La fuerza creativa de nuestro país está moribunda, la dimensión digital no permite la transmisión del escalofrío que provocan las emociones en vivo y en directo.

¿Existe un remedio? ¿Hay algo que nos permita transitar tanta oscuridad y llegar al otro del río? Si, ¡la solidaridad! Nombre femenino que ofrece apoyo incondicional en situaciones difíciles, invita a la ayuda mutua, a la capacidad de mirar al otro y abrazarlo. 

Creo que tenemos que defender lo que queremos y protegerlo. Lo lograremos con generosidad, con alegría, con la convicción de que nada ni nadie nos puede hacer renunciar a lo que más amamos.

Vamos a regresar a las calles ruidosas, al bullicio de las reuniones familiares, a la alegría de ir a bailar, a la emoción de regresar a una sala de concierto. 

Vamos a cruzar el río, juntos.