‘México requiere una sociedad consciente de que nadie se salva solo y que todos somos uno’

Mi abuela siempre decía: “En los momentos difíciles, paciencia y buen humor”. Esta sabiduría la comparto ahora que es necesario contar con herramientas de encuentro para conectarnos con los demás y con el entorno

México requiere una sociedad consciente de que nadie se salva solo y que todos somos uno para proveer bienestar. No se trata de cuidados exclusivos de la familia o del gobierno. Es una responsabilidad colectiva, donde cada vida, cada persona y cada institución cuenta. 

Por ello, la paciencia y el buen humor son vitales. Ser paciente con uno mismo y con los demás es parte de nuestra salud emocional. Es hacer una pausa en nuestra vida acelerada, conectar con el otro para entenderlo —desde lo más profundo— y poder, así, acompañarnos, en particular a los más vulnerables. 

También es dejarse ayudar y buscar apoyo para el cuidado de nuestras emociones y tratarnos con amor y respeto. El buen humor es vivir como si fuera el último día, divertirnos sin quitar la seriedad que ameritan ciertos momentos. Es contagiar de alegría para una mejor convivencia. 

Hay que evitar lo que nos aleja y aísla, incluso si se trata de prácticas que pudieran parecer benéficas, como es el uso de la tecnología. Por todos, sanemos a esta gran nación.