‘Pensé que nos extinguiríamos como los dinosaurios’

El Covid-19 trajo cambios buenos y malos. Buenos porque estoy con mi familia y malos porque no veo a mis compañeros en clases y no estoy en el recreo. 

Esta vida no me gusta, extraño la otra que teníamos donde podíamos salir, ir a visitar a nuestros seres queridos y me da tristeza no poder abrazar a mi bisabuela porque la puedo contagiar. Pero aprendí a valorar lo que tengo, la escuela que me da mi mamá, mi familia y la salud.

Me da miedo nunca volver a la normalidad, que siempre tenga que usar el cubrebocas, quedarme en confinamiento toda mi vida, ver por el celular a mis familiares, no volver a la escuela o que cuando vayas al doctor te diga que tienes Covid u otra enfermedad.

Aunque lo primero que pasó por mi mente fue que era el fin del mundo y que nos íbamos a extinguir como los dinosaurios, no fue así, la vida sigue. Yo le diría a los niños pequeños que no se rindan y que aprovechen la oportunidad de estar con su familia y que nada les impida tener una sonrisa en el rostro.