Síguenos

 

Actualidad

Cómo los tenis se volvieron tan coleccionables como el arte

La venta del par de los Grammy 2008 de Kanye West por 1.8 millones de dólares dio inicio a la era de los tenis con grado de inversión.

Tenis Nike Air Yeezy, diseñadas por Kanye West, en exhibición en Hong Kong antes de la venta en Sotheby's. Fotografía: Joyce Zhou / Reuters

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Para la mayoría de las personas, parecen simplemente un par de tenis, pero para Gerome Sapp, los prototipos Nike Air Yeezy 1 representan un momento decisivo en el diseño y el comercio moderno. “Si eres aficionado a los tenis deportivos, ya conoces esos”, dice Sapp.

El mercado del arte también está prestando atención. Los tenis, codiseñados por Kanye West, los cuales usó en los Grammy de 2008, se convirtieron en los más caros jamás vendidos cuando la compañía de Sapp, Rares, los compró por 1.8 millones de dólares en una venta privada en Sotheby’s en abril.

Fue la primera vez que Nike hizo una colaboración con un artista en lugar de con un atleta, y dejó que el artista participara en el diseño. Así que hay muchas novedades en torno a ese calzado”, explica.

Lee también: Hacen fila en la tienda Adidas de la CDMX para conseguir los tenis de Bad Bunny

Sapp cree que la venta de esos Yeezy marca el comienzo de una nueva era: una donde el calzado deportivo es tan valioso como el arte de colección o, como dijo en 2020 Virgilio Abloh, el director artístico de la colección masculina de Louis Vuitton: muchos jóvenes “pueden valorar el calzado deportivo más que una obra de Matisse”.

El flipping del calzado (comprar a precio en el mercado detallista y vender más caro en el mercado secundario) puede generar a los comerciantes miles de dólares de ganancias en minutos. Los compradores buscan en redes sociales, como Instagram, los pares más populares.

Este rubro ha demostrado ser a prueba de pandemias, con una proyección que predice que el mercado de reventa de calzado deportivo podría alcanzar los 30,000 millones de dólares en 2030. “Hemos visto un aumento exponencial en el mundo de las subastas”, agrega Nicholas Smith, autor de Kicks: The Great American Story of Sneakers y presentador del nuevo podcast Sneakernomics de la BBC. “Ahora están en las mismas ligas que otros coleccionables, como las tarjetas de beisbol o los relojes de lujo”.

Algunos pares son tan limitados que se venden a través de loterías que los comerciantes intentan evitar mediante el uso de software especializado. Una portada reciente de Bloomberg Businessweek presentó recientemente un par de Air Jordans con el eslogan que intentaba resumir la tendencia: “Esto no es calzado, es una especie de activo”.

Más allá de la publicidad y los titulares, hay señales tangibles de que la posición del calzado deportivo en el mundo del arte está cambiando. La evolución del calzado de ser un artículo funcional a uno de arte coleccionable se explora en Sneakers Unboxed: Studio to Street del Museo del Diseño, que se inaugura esta semana.

Estas exposiciones dan prestigio y legitimidad a los pares de calzado deportivo como obras de arte, dice Smith. “Estamos en un nuevo capítulo en el mundo de los tenis”, explica. “El coleccionismo ha existido durante décadas, pero realmente ha explotado en los últimos años gracias a las redes sociales, lo que hace que sea realmente fácil encontrar un par de zapatillas raras específicas”.

Sapp, un exjugador de futbol americano de los Baltimore Ravens que se mudó al mundo de las startups, ofrece una propiedad fraccionada de calzado difícil de encontrar a través de su empresa, Rares. En este esquema, los compradores pueden comprar una parte de un zapato e intercambiarlo como lo harían con una acción, por lo que los prototipos Nike Air Yeezy 1 se dividirán en 72,000 acciones, cada una por 25 dólares.

Sapp considera que el mercado secundario ahora está dividido en el mercado flipping (con calzado que ronda los 500 dólares el par) y los “tenis de grado de inversión”, que él describe como cualquier calzado que valga 5,000 dólares o más. “Y bueno, sin faltarle el respeto a Matisse, sabes que si pudiera conseguirlo (un cuadro) también lo haría”, declara Sapp. “Pero ahora mismo, el calzado deportivo es la onda. Puedo verlo todos los días, y puedo tocarlo de manera tangible y puedo controlarlo de manera tangible”.

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Deportes

El griego Stefanos Tsitsipas se quedó a medio camino ante su falta de contundencia.

Deportes

El tenista Rafael Nadal dijo sentirse triste por la derrota frente a Novak Djokovic, pero aseguró que volverá a intentarlo el año que viene.

Género

Nike puso fin a su relación comercial con Neymar porque se negó a cooperar en una investigación de una denuncia de agresión sexual presentada...

Moda

El propósito es recuperar calzado devuelto por los clientes hasta 60 días después de la compra, inspeccionarlo y venderse en caso de que sea...

Publicidad