Carolina Aragón, la ‘adelita’ que impulsa a las mujeres en la industria cervecera
Carolina Aragón siempre ha luchado por abrirse paso en una industria dominada por hombres. Foto: Cortesía de Carolina Aragón.

“Esto es mi pasión, no me veo haciendo otra cosa que no sea haciendo cerveza por el resto de mi vida”, afirma, sin dudarlo, Carolina Aragón Duncan, quien fue jefa de planta de la cervecería La Silla y está por incorporarse en el área de producción de la Cervecería Dos Aves, con sede en San Miguel de Allende, Guanajuato.

Originaria de Orizaba, Veracruz, y con menos de 1.50 m de estatura, siempre ha luchado por abrirse paso en una industria dominada por hombres. 

Te puede interesar: El agridulce sabor de la pandemia en la cerveza artesanal

“En Orizaba hay una planta de Cuauhtémoc Moctezuma, que ahora ya se llama Heineken. Yo crecí en esa ciudad toda mi infancia, hasta la prepa, y muchas cosas en la ciudad giraban en torno a la cervecería.

“Todo mundo quería trabajar allí, yo me acuerdo. Incluso mi mamá me llegó a decir: ‘oye, ya que vas a estudiar química, estudia y regresa a trabajar en la cervecería’. Pero los comentarios eran de que los trabajos ahí eran de secretaria, administrativos, o en calidad…  no era un trabajo de hacer cerveza, de hacer el proceso. No podías porque es un trabajo de hombres. Va dirigido para hombres y lo hacen los hombres”.

No obstante, Carolina se mudó a la Ciudad de México y decidió estudiar Química de Alimentos en la Facultad de Química de la UNAM. Y fue ahí donde su amor por la cerveza nació.

Una vida ligada a la industria cervecera. Foto: Marcelo Ikeda Tchleao/Pixabay

“Comencé a ver el proceso de elaboración de cerveza, llevaba yo una materia tal cual: de Malta y Cerveza, y pues comencé a ver más de cerca el proceso, me comenzó a llamar la atención…

“Saliendo de la universidad, hace unos 11 o 12 años, una chica que iba conmigo me contactó y me dijo que si quería comenzar un proyecto de hacer cerveza. A lo cual yo le dije que sí, que me llamaba mucho la atención y, pues empezamos a hacer cerveza, casi religiosamente todos los domingos”.

Más tarde sus caminos se separaron. Carolina se dedicó un tiempo a la supervisión de calidad en la industria de alimentos y su amiga continuó haciendo cerveza. En 2017 retomaron el contacto y ella la recomendó para trabajar en La Silla.

“Soy una chica de 1.47 m, peso menos de 50 kilos, entonces algunos dicen: ‘no, tú que vas a poder producir cerveza, si no aguantas un saco de 25 kilos de malta’. Y pues no, la verdad es que no. Pero pues ahí uno se hace de herramientas, y pues de ingenio para arreglárselas”.

Carolina Aragón
Fue jefa de planta de la cervecería. Foto: Cortesía Carolina Aragón

Tras dos años en La Silla, y su paso por Principia como gerente de calidad, decidió buscar su sueño de vivir en Guanajuato y solicitó trabajo en Dos Aves.

“Yo me voy a incorporar a Cervecería Dos Aves, voy a estar en producción. Y uno pensaría que ahí debes estar cargando malta, con una actividad física importante, entonces muchos no contratan a una mujer. Y aparte yo, que mido menos de 1.50 m, probablemente sería la persona menos calificada físicamente. Pero, al platicar con ellos y demostrarles que soy tan capaz como cualquier hombre, me dieron el puesto. Creo que ‘más vale maña que fuerza’ y con la experiencia, quitas la barrera”.

Una adelita cervecera

De forma paralela a su trabajo, Carolina forma parte del grupo Adelitas Cerveceras, creado en 2019, con la intención de visibilizar a todas las mujeres que participan activamente en el proceso cervecero.

“Justo cuando empecé, cuando estaba en La Silla, creamos el grupo de mujeres cerveceras, el de Adelitas. Yo estuve como parte del comité y de las fundadoras y éramos pues muy poquitas. Hoy, de ser como 13 y la mayoría del centro, ahorita en el grupo somos alrededor de 250 distribuidas en todo el país”.

Carolina está sorprendida de que haya tantas mujeres involucradas en el área y que muchas de ellas sean emprendedoras que han hecho de la cerveza su proyecto de vida y su sustento.

“Cada vez somos más, y esa es la idea de tener un grupo, visibilizar y animar a otras chicas de que esto se puede hacer”.

Entre los planes del grupo destaca el 2do. Encuentro de Mujeres Cerveceras en Latinoamérica, que en esta ocasión, tendrá como sede a México.

“El próximo año se va a organizar el segundo evento de mujeres cerveceras de Latinoamérica. Tocaba el año pasado, pero por la pandemia se tuvo que recorrer. Se hizo un evento virtual, donde hubo conferencias… fue como un congreso virtual”.

Actualmente el colectivo ofrece cursos gratuitos en línea para sus integrantes.

“Si hay alguna chica cervecera o que le gustaría empezar en el mundo cervecero, puede contactarnos en la página adelitascerveceras.com, o en todas nuestras redes como @AdelitasCervMx. En Facebook tenemos un grupo, donde promovemos todas las cervezas que hacen las chicas.

“El único requisito es estar de manera activa en alguna etapa de la industria cervecera. Simplemente mandan una solicitud, llenan un cuestionario y ya las integramos al grupo casi de manera inmediata”.

Aquí #LaLista de 3 maridajes para festejar el día de la cerveza:

  1. Pale Ale. Es una cerveza lupulada, que ayuda a limpiar el paladar, por lo cual se puede consumir con botanas o comida rápida como pizza y hamburguesas. 

Nuestra recomendación: 

http://es.cerveceriadosaves.com/store/p2/dos-aves-pale-ale.html 

  1. White Stout. Es una cerveza con notas de café, pero clara. Esta bebida se lleva bien con postres a base de café o una tarta.

Nuestra recomendación:
http://es.cerveceriadosaves.com/black-or-white.html 

  1. Saison. Tiene notas ligeras a ciertos frutos como manzana o plátano. Es refrescante y fácil de tomar, por lo que puede ir bien con una ensalada.

Nuestra recomendación:

http://es.cerveceriadosaves.com/saison-joumlnz.html