Dainelis llegó a CDMX el día que Biden puso un ‘muro’ a los venezolanos
Dainelis, migrante venezolana asegura que su objetivo era llegar al norte del territorio mexicano. Foto: Alexa Herrera / La-Lista

Dainelis* y su bebé son las únicas mujeres alojadas en Casa Tochan, un albergue en la Ciudad de México para hombres migrantes. La venezolana llegó ahí con su familia el 12 de octubre, el día en que Estados Unidos anunció una nueva política migratoria que puso un muro por decreto para las personas originarias de Venezuela que busquen entrar a ese país.   

“Nuestro objetivo era Estados Unidos. Nosotros teníamos pensado salir el 18 de este mes que está transcurriendo, pero lamentablemente la noticia salió el 12”, cuenta Dainelis a La-Lista y se detiene a mirar la sonrisa de su bebé que parece que nunca llora.

La mujer de 34 años de edad y Edwin, de 39 años, entraron a México caminando por Tapachula, Chiapas, el 9 de septiembre con sus hijos de 12, 7 años y una bebé de siete meses. Partieron de Guayaquil, Ecuador, donde se establecieron en 2021 hasta que en agosto de este año vendieron todo lo que tenían en el departamento que rentaban para poder viajar a los estados de Utah o Chicago.

Siento frustración porque perdimos mucho dinero. Reunimos el pasaje de los cuatro, fuimos al aeropuerto, compramos los boletos. Estuvimos en shock tras las restricciones porque eran casi 7 mil pesos mexicanos, un golpe muy fuerte porque pudimos haber comprado zapatos y útiles escolares para los niños”, cuenta.

Dainelis llegó a CDMX el día que Biden puso un 'muro' a los venezolanos - migrantes-venezolanos-cdmx-estados-unidos-tochan-albergue-9
La mujer venezolana está acompañada de su esposo y tres hijos. Foto: Alexa Herrera / La-Lista

Pero el viaje no fue directo. Dainelis y su familia tuvieron que volver a Venezuela y atravesar por tierra Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua y Guatemala, hasta llegar a México, debido a que iban a hacer la travesía en compañía de más personas migrantes. Decidieron hacer un alto en México y explorando opciones, dieron con Casa Tochan, un albergue sostenido y llevado por la sociedad civil a base de donaciones.

La mamá y sus hijos permanecen en una habitación y su marido comparte dormitorio con el resto de los hombres que hay en el albergue, la mayoría de Centro y Sudamérica.

“La capacidad real de camas que tenemos en la casa es de 34. Ahorita, con toda la situación que se ha generado por el gobierno de Estados Unidos hacia las personas venezolanas estamos sobrepoblados como los demás albergues, tenemos 64 personas, cerca de la mitad son de Venezuela”, explica Yasiel Briñones, de nacionalidad cubana y voluntario general  en el albergue ubicado en la alcaldía Álvaro Obregón, en el poniente de la ciudad.

El gobierno de Joe Biden decidió reactivar la política migratoria del Título 42, impulsada por Donald Trump, ante el incremento de la migración de personas originarias de Venezuela. Quien ingrese a Estados Unidos de forma irregular, es expulsado de forma automática al país por el que ingresó.

Según Human Rights Watch, más de 4 mil ciudadanos venezolanos han sido expulsados de Estados Unidos entre el 13 y 18 de octubre. El canciller Marcelo Ebrard dijo la semana pasada que el gobierno de Estados Unidos dará 24 mil visas humanitarias a las personas venezolanas que lo soliciten vía remota y 65 mil visas de trabajo adicionales, de las cuales 25 mil son para centroamericanas y centroamericanos, el resto principalmente para mexicanas y mexicanos.

Mientras México recibe a los ciudadanos de Venezuela expulsados por la frontera norte, en el sur siguen llegando en grupos de cientos y miles, la mayoría varados en municipios del estado de Oaxaca. Los menos, han logrado llegar a la Ciudad de México, en el centro del país, como Dainelis y su familia.

“Como no somos un albergue tan grande, decidimos enfocarnos más bien en lo que es población masculina solicitante de refugio y continuamos trabajando de esta manera”, añade Briñones, el voluntario general.

La familia venezolana ya comienza a “hacer vida en México”. Dainelis amamanta a su bebé mientras endulza el agua de apio y limón que prepara en el comedor del albergue, donde fue nombrada como encargada de la cocina. Su hijo mayor juega a la pelota en el patio de arriba. El más pequeño está tomando clases en la escuela primaria gracias al acompañamiento que recibieron por parte de Gabriela Hernández, la coordinadora general del albergue.

Cuenta que su esposo está tramitando su RFC ante Hacienda para encontrar un trabajo con seguro social, después de que ella y él acudieron a la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) el 17 de octubre a solicitar la condición de refugiados, un trámite que tienen que hacer en los primeros 30 días hábiles de su llegada al país.

“La zona sur es horrible por las personas y las instituciones, tanto de migración como las policías. La experiencia es muy diferente aquí en Ciudad de México. Mi hijo, el que está en la primaria, ya empezó las clases, lo aceptaron, no hubo discriminación”, expresa sorprendida. 

Si hay algo que a Dainelis le importa, y mucho, es la educación de sus hijos. Eso es lo que quiere darles a pesar de que los estudios no fueron suficientes para que ella y su pareja se quedaran en Barquisimeto, capital del estado de Lara, en Venezuela, donde vivían desde 2007, antes de migrar a Ecuador.

“Si sólo trabajaba mi esposo no nos alcanzaba. Tanto estudio para vivir, como si no hubiésemos nunca estudiado para tener algo mejor”, lamenta. Dainelis comparte que estudió la carrera de administración y que trabajó en la policía científica de Venezuela, mientras que su esposo se desempeñaba como policía de tránsito. 

Dainelis llegó a CDMX el día que Biden puso un 'muro' a los venezolanos - migrantes-venezolanos-cdmx-estados-unidos-tochan-albergue-6
Ricardo en Casa Tochan. Foto: Alexa Herrera / La-Lista

Las personas migrantes originarias de Venezuela que no tienen documentos podrán conseguir un permiso de permanencia temporal por hasta dos años en la unión americana. El argumento del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos es que, en comparación con el año pasado, la cantidad de venezolanos que intentó cruzar la frontera sur estadounidense aumentó casi cuatro veces, poniendo su vida en riesgo. Pero para Dainelis hay un trasfondo electoral.

“Yo creo que todo lo que se presentó fue político, Biden necesita votos. Lamentablemente cerraron puertas a personas que de verdad iban a trabajar para mandarle dinero a su familia o darle una mejor calidad de vida a sus hijos. Yo quería comprarme mi casa en Venezuela”, comenta la mujer que tenía la esperanza de volver a su país de origen donde está su papá, mamá, hermana y sobrinos tras haber ahorrado en Estados Unidos.

Este 8 de noviembre se llevarán a cabo las elecciones intermedias en Estados Unidos y se definirán las nuevas fuerzas en el Congreso y no hay señales de que la política anunciada por Biden cambiará en el mediano plazo. Mientras los gobiernos de México y Estados Unidos hacen sus acuerdos, la vida de Dainelis, sus hijos y su bebé no se detiene.

*Se da a conocer solo el primer nombre de la persona para reservar su identidad debido a su condición de solicitante de refugio.