Síguenos

 

Arte

La Biblioteca Británica se disculpa por relacionar a Ted Hughes con el tráfico de esclavos

El poeta Ted Hughes se incluyó por error entre los dueños de más de 300 colecciones que obtuvieron su riqueza gracias a la violencia colonial.

El poeta Ted Hughes. Foto: Roy.akarshak/Wikicommons

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Alison Flood/The Guardian

La Biblioteca Británica se disculpó con Carol Hughes, la viuda del poeta laureado Ted Hughes porque se le involucró con el tráfico de esclavos a través de un ancestro lejano.

El nombre de Hughes se incluyó en una hoja de cálculo de la biblioteca que hace hace una lista de 300 personajes con “evidencias de que tuvieron conexión con el esclavismo, que obtuvieron ganancias a causa del esclavismo o del colonialismo”. Hughes apareció en el listado por algún vínculo con Nicholas Ferrar, quien nació en 1592 y cuya familia, dijo la biblioteca, “estuvo muy involucrada” con la London Virginia Company, que se estableció para colonizar América del Norte.

También lee: ¡La Reina encontró un Caravaggio en su desván! Obras maestras del Palacio de Buckingham

Hughes no era descendiente directo de Ferrar, quien no tuvo hijos. Jonathan Bate, un biógrafo del poeta laureado, estaba muy molesto por su inclusión en la lista que publicó la semana pasada la Biblioteca Británica. La vida de las personas de color importan, pero esto es demasiado”, escribió en Twitter. “Además, Nicholas Ferrar no tuvo hijos. ¿Estamos seguros de que no se trata de un mito familiar? ¿Alguien ha hecho un árbol genealógico?

La biblioteca se disculpó públicamente por la inclusión, y dijo que la relación no tenía que haberse hecho. “En especial quisiéramos ofrecer una disculpa a la señora Carol Hughes y a otros miembros de la familia y amigos, debido a la referencia que se hizo con un antecesor en la hoja de cálculo… que ya retiramos sin reservas”, dijo la biblioteca. “Aunque el documento se retiró para su revisión, esta referencia no volverá a hacerse”.

También lee: La-Lista de: 10 libros sobre grandes pensadores

La Biblioteca Británica dijo que sus curadores estaban trabajando para identificar colecciones “asociadas con la riqueza que se obtuvo de los esclavos o de la violencia en las colonias”, con la intención de compartir información con investigadores. Admitió que la “primera presentación de estos hallazgos ha causado confusión y preocupación, especialmente en relación con las conexiones que se establecen entre las personas que se nombran y sus ancestros”. “Lamentamos profundamente los problemas que esto pueda causarles y retiramos la hoja de cálculo para su revisión”, agregó.

En una declaración para The Times, Carol Hugues agradeció la ”disculpa en su totalidad” por “los comentarios incorrectos… que de alguna manera  tenían la intención de establecer una relación usando argumentos muy endebles de un involucramiento en el tráfico de esclavos realizado por un antecesor muy distante que nació en los tiempos de Shakespeare”.  Comentó sobre “el reconocimiento del malestar que provocaron los comentarios que se hicieron en el sitio de la biblioteca que no tenían que haberse hecho, y la afirmación de que no se repetirán estos comentarios”.

Bate calificó la inclusión de Hughes como “un error en varios niveles, no sólo los argumentos endebles de la relación centenaria, sino por el hecho de que Nicholas Ferrar escribió un panfleto para atacar el esclavismo ¡antes de que comenzara el tráfico de esclavos a manos de los británicos!”

“Un exceso de entusiasmo de este tipo acaba con la importancia del trabajo de excavar en las instituciones que se han beneficiado con el esclavismo. Se vuelve de gran utilidad para la “cultura de cancelación” y para la prensa anti sabelotodo, dijo.

Según la Enciclopedia Británica, Ferrar es muy conocido por dar a conocer la poesía de George Herbert, quien le había pedido en su lecho de muerte que destruyera o publicara. También fue fundador de una comunidad cristiana en Little Gidding.

Este texto se publicó en The Guardian y lo tradujo Graciela González. Consulta el artículo original haciendo click en el logo:

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Publicidad