La primera bailarina negra del Staatsballett de Berlín acusa a la compañía de racismo
Chloé Lopes Gomes, una ciudadana francesa, se unió a la principal compañía de ballet de Berlín en 2018. Foto: @pickledthoughtz

Kate Connolly/The Guardian

La primera bailarina negra de la principal compañía de ballet de Berlín acusó a la institución de acoso racial, reclamó que repetidamente se le dijo que no encajaba por su color de piel.

Chloé Lopes Gomes, una ciudadana francesa, que se unió al Staatsballett como parte del cuerpo de baile en 2018, dijo que frecuentemente sufre acoso racial por parte de su maestra de ballet. En una entrevista con el Guardian también acusó a la compañía de racismo institucional después de que los directivos no actuaran después de varios incidentes que se les hicieron notar. 

Lopes Gomes, de 29 años, dijo que la profesora de baile la obligó a usar maquillaje blanco para “mezclarse” con otras bailarinas en el Lago de los cisnes, y se rehusó a darle un velo blanco para una presentación de La Bayadera diciéndole: “Es porque eres negra”. Ella dijo que la profesora repetidamente le dijo que su color de piel no era estéticamente aceptable y la usó para recrear una pintura de una bailarina negra rodeada de bailarinas blancas, diciéndole que le enseñaría a sus amigos que la compañía también “tiene una de esas”. 

También lee: ‘Mi mamá era como un puño de hierro envuelto en guante de terciopelo’: la verdadera Audrey Hepburn

Ella dijo que la atmósfera de terror en la compañía, que es común en todo el mundo de la danza,  “significa que aunque mis compañeros bailarines se sentían incómodos con mi tratamiento tenían mucho miedo de levantar la voz”. 

El escándalo encendió las respuestas en las redes sociales, atrajo el apoyo de Misty Copeland, bailarina principal del American Ballet Theatre, así como de bailarines del Ballet Ópera de Paris, del English Ballet y de la organización Blacks in Ballet. El mundo del ballet en Berlín ya estaba sufriendo por los resultados de una investigación que confirmó el abuso físico y psicológico de los alumnos que sucedió por años en la escuela de ballet del estado. 

En una declaración de esta semana la directora artística interina del Staatsballett, Christiane Theobald, dijo: “El comportamiento racista y discriminatorio que llegó a nuestra atención en nuestra compañía nos conmueve… Se tiene que trabajar profundamente en las habilidades y herramientas necesarias para lidiar con la discriminación”. 

Lopes Gomes dijo que ella estaba orgullosa cuando entró a la compañía a principios de 2018. “Fue la realización de un sueño de la infancia”, ella dijo. “No sabía que yo era la primera bailarina negra del Staatsballett,hasta que me entrevistaron unos periodistas locales y ellos me dijeron”. El tabloide de Berlín, BZ, llevó la historia bajo el encabezado Porque este cisne es especial y se maravilló que como una bailarina negra, ahora “interpretaría a un copo de nieve” en El cascanueces. 

“Por supuesto, Berlín no es tan diverso étnicamente como Londres o París”, dijo Lopes Gomes. “Pero estaba feliz porque tendría la oportunidad de demostrarle a otras niñas negras que podrían hacer lo mismo”. 

Pero dijo que la felicidad se convirtió rápidamente en ansiedad cuando la hicieron sentir como que no encajaba. “El día después de mi audición la maestra de ballet le dijo a una compañera que fue un error contratarme porque una mujer negra arruina la estética. Esta misma mujer pasó los siguientes dos años discriminándome”.

‘Ahora es el momento’: mira la interpretación de Chloé Lopes Gomes para Black Lives Matter

“Yo estaba bajo su supervisión casi todo el tiempo así que no podía evitarla. Empezamos con El lago de los cisnes. Ella siempre me corregía, decía que estaba fuera de la línea. Pero yo sabía que no. No es que no pueda soportar las críticas, pero estamos hablando de los básicos que aprendes cuando tienes tres años”. 

Mientras se acercaba el estreno, la profesora de danza le dijo a Lopes Gomes que tendría que blanquear su piel.

“Ella me dijo que todos se ponen polvo blanco en la piel para mezclarse. Le dije que yo nunca me vería blanca, soy negra. Ella me dijo que solo tengo que usar más polvo”. 

También lee: Obama no cumplió con África. ¿Puede Joe Biden mostrar que las vidas negras importan en todas partes?

Lopes Gomes se acercó al entonces codirector artístico de la compañía, Johannes Öhman, quien le dijo que nunca debería blanquear su piel. “La maestra de ballet estaba molesta porque socavé su autoridad”, ella dijo. “Ella estaba enojada y se volvió cada vez más desagradable”. 

La maestra se ha rehusado a hacer comentarios desde que las primeras acusaciones aparecieron en Alemania. 

Lopes Gomes, que entrenó en la Academia del Ballet Bolshói en Rusia, dijo que porque ella no hablaba alemán y la maestra, alemana, no hablaba francés ni inglés, se comunicaban al principio en ruso. “Eso significó que mis colegas no entendieran sus comentarios hacia mí, como: ‘tú no estás en línea y vemos que sobresales porque eres negra’. 

“Cuando ella repartía los velos de las Sombras para La Bayadera, y llegó mi turno, ella se rio, y en frente de todos dijo: ‘Claro que no puedo darte uno: el velo es blanco y tu eres negra’. Me sentí tan humillada”, dijo Lopes Gomes. 

The Guardian habló con otra bailarina que vio el incidente del velo y corroboró lo que Lopes Gomes dijo. 

Lopes Gomes dijo que cuando se volvió a acercar a Öhman, él le dijo que no debería aceptar ese comportamiento hacia ella. “Pero dijo que no podía hacer mucho ya que, como servidora civil, la maestra tenía un contrato de por vida que significa que nunca puede ser despedida”. Lopes Gomes dijo que rechazó su oferta de hablar con la maestra “porque temí que eso exacerbara la situación”. 

Cuando Öhman anunció inesperadamente en enero que dejaría la compañía, Gomes dice que el tratamiento empeoró. 

También lee: ‘Se trata de la emoción’: ¿por qué Chanel hizo una pasarela en un castillo sin invitados?

“En el día que él anunció su partida, la maestra de ballet dijo que desde entonces tendría que usar polvo blanco me gustara o no. Supe que estaba sola. 

“Fue horrible. Mi piel estaba de este tono gris verdoso. Me sentí como el patito feo. Me impactó porque no podían aceptar la idea de un cisne negro”, ella dijo. 

Ella se topó con Theobald en un corredor mientras usaba ese maquillaje. “Ella me preguntó por qué  aclaré mi piel, que no tenía que hacerlo. Pero no pasó nada”. 

Lopes Gomes dijo que la compañía no tiene una manera segura para que los bailarines reporten la discriminación o maltrato que experimentan por el miedo de ser despedidos si se quejan. “Demuestran muy poco sentido de responsabilidad hacia sus bailarines”, ella dijo. 

También dijo que la impactó descubrir al unirse, que la práctica de blackface era normal, después de ver niños pequeños con maquillaje negro para una producción del Cascanueces

Lopes Gomes dijo que en octubre Theobald le dijo que no le renovarían su contrato. “Ellos dijeron que por la pandemia de Covid dejarían ir a algunos bailarines y que ellos pensaron que yo estaría mejor en una compañía más pequeña”, ella dijo. “Ella insistió en que no me despedían por mi raza, y admitió que fue horrible lo que me pasó”. 

Sin embargo después la seleccionaron para producciones adaptadas al Covid de Giselle y El lago de los cisnes. “En lugar de 24 bailarines, eligieron 12. Si yo era tan deficiente, ¿por qué me eligieron?” 

Theobald dijo que se enteró de cómo trataban a Lopes Gomes después de que escribió una carta a la dirección del Staatsballet en septiembre, firmada por varios de sus compañeros, que detallaba los incidentes racistas. Ella dijo que la “ habían sorprendido” las revelaciones. 

Su declaración dijo que el Staatsballet planeó una serie de talleres para sus empleados, así como una reestructura de la compañía y una revisión de sus tradiciones del repertorio. 

Una vocera del Staatsballet dijo que no podía comentar sobre asuntos del personal, pero confirmó que la compañía pasaba por un “proceso extensivo de revisión”. No comentó si considerarían recontratar a Lopes Gomes, o si despedirían a la profesora de ballet si se prueban legalmente las acusaciones. 

El ministro de cultura de Berlín, Klaus Lederer, dijo que está “consternado” por las acusaciones pero un vocero dijo que él estaba consciente del asunto, él “no podía interferir en un asunto que concierne a la ley del trabajo”. 

Traducido por Leonor Guerrero

Consulta el artículo original haciendo click en el logo:

The Guardian