‘Me decían que si me dedicaba a las artes, me iba a morir de hambre’: Isaac Hernández
Foto: Facebook/@DESPERTARESMEXICO

Isaac Hernández escuchaba una y otra vez esa frase que sonaba como una navaja que amenazaba con cortarle sus sueños: “si te dedicas a las artes, te vas a morir de hambre”. Esas palabras aún retumban en la mente del hoy bailarín profesional de ballet, pero decidió retarlas, contraponer su mentalidad para derrotar cualquier tipo de advertencia.

De niño, Isaac bailaba en el patio de su casa y, durante su crecimiento profesional, lo ha hecho para la Ópera de París, el Mariinsky Ballet, el Ballet Nacional de Holanda, la Ópera de Roma y el Ballet Nacional de Inglaterra. Una trayectoria que pudo verse truncada si hubiera seguido la idea que se tiene en México de no impulsar los deseos de los jóvenes para dedicarse a la vida artística.

Tambien lee: ‘De nada sirve la cultura si no tienen acceso los indígenas y obreros’: Guillermo Arriaga

“El posicionamiento del artista en la sociedad es un tema que ha limitado muchas carreras y talentos. Crecemos con las ideas de que si te dedicas al arte te vas a morir de hambre y lo escuché más de una vez de las personas a las que yo me acercaba para buscar apoyo”, asegura Hernández en The Mexico Conference 2021, organizada por la Universidad de Harvard.

Isaac afirma que lejos de pensar en que dedicarse a alguna actividad cultural significa vivir en la precariedad, se “debe impulsar en México este ámbito para desarrollar el potencial del país”, máxime en los tiempos de pandemia, porque “el arte debe estar en el centro de la recuperación”.

“Estamos en una buena generación de creadores y parte de su responsabilidad es crear puentes y que se reconozca el arte y la cultura como fundamentales para el desarrollo intelectual de las personas, que sea un derecho que se tenga acceso a la educación creativa, porque si no le das el acceso a todo el mundo, lo limitas”, indica.

Para Hernández, las industrias creativas están en un lugar privilegiado porque comparten ser parte del comercio y la cultura, lo que implica un dinamismo económico “que no podemos ignorar”, por lo que se debe incentivar el talento nacional para que los “jóvenes puedan tener oportunidades de calidad”.

El exitoso bailarín indica que las autoridades gubernamentales deben hacer estudios serios para enfocar las políticas públicas a abrir opciones para los artistas, aunque también establece que los sectores creativos “deben gozar de independencia para innovar y buscar la sustentabilidad de los productos. Así se genera una estructura coherente”.

Sin embargo, la experiencia de Isaac le permite hacer una crítica a los distintos sectores de la cultura pues considera que es nula la comunicación entre las distintas ramas, cuando deberían ponerse en marcha proyectos de colaboración que enriquezcan los productos finales desde diversas aristas como el teatro, la música, danza o el cine.

“Debe existir una comunicación más colaborativa. Me ha tocado ver que los de cine no se hablan con los de danza o con los de música. Eso tiene que cambiar para hacer proyectos en conjunto”, señala.

‘Que se vea lo mejor de México a través de mí’

Isaac ha tenido triunfos desde que tomó la decisión de convertirse en un artista profesional como ser el Ganador del ‘Prix Benois de la Danse’ 2018 en la categoría de Mejor Bailarín y la Medalla de Bellas Artes. Además de las maletas y el pasaporte para establecerse en el extranjero, tomó la responsabilidad de llevar el nombre del país a cada lugar al que va y reflejar lo mejor de México.

“Trato de que se vea la mejor versión de los mexicanos a través de mí y me comporto con los estándares más altos de la disciplina. Lo más difícil para las personas que han conocido mi trabajo es creer que soy mexicano y que hubiera empezado a practicar el ballet en el patio de mi casa”, explica.

Como una lección de vida, el balarín mexicano encontró en el desarrollo de su talento artístico una herramienta de movilidad social que lo llevó a los mejores escenarios del mundo y ser reconocido como un referente del país a nivel internacional.

“Vi cómo (el arte) transformó mi vida y es necesario que más personas tengan oportunidades de calidad. Hubo un periodo en que se consideraban esto como pérdida de tiempo y vida, pero no hay nada más importante que invitar a todos a que desarrollen sus facultades creativas a través del arte”.