La SRE cesa al escritor Jorge F. Hernández tras crítica a Marx Arriaga, director de bibliotecas
El escritor llegó a la SRE en 2019. Foto: Especial

Jorge F. Hernández fue cesado como Agregado Cultural y como director del Instituto de Cultura de México en España, luego de escribir un artículo en el que criticó a Marx Arriaga, director General de Bibliotecas de la Secretaría de Cultura, quien dijo que leer no debe ser una actividad de “goce”.

“Reconozco que durante el tiempo transcurrido, su trabajo y sus aportaciones han sido muy importantes, como es de sobra conocido. Sin embargo, en fechas recientes, desafortunadamente, el señor Hernández incurrió en comportamientos poco dignos de una conducta institucional que nos llevaron a solicitar a la Secretaría el término de su contratación”, sostuvo en un comunicado final Enrique Márquez, director ejecutivo de Diplomacia Cultural SRE, pues en una primera versión acusaba como “graves” las acciones de Jorge F. Hernández

Lee también: Rogelio Ramírez de la O asume como nuevo titular de la Secretaría de Hacienda

Por su parte, el escritor no detalló la razón de su despido de la representación de México en España.

“Ayer fui cesado como Ministro para Asuntos Culturales de la Embajada de México en España. Mi aplauso y gratitud para el equipo ejemplar del Instituto Cultural de México en España y la Biblioteca Octavio Paz”, se limitó a escribir en su cuenta de Twitter el también periodista, que ha retuiteado mensajes críticos al cese y que relacionan su despido con la columna que escribió en el diario Milenio en la que defendía la lectura por placer luego de que Marx Arriaga afirmara que esta acción no debe tener un fin por sí misma sino que debe ser una acción emancipadora.

“Por supuesto que se puede leer bajo la muy ideologizada militancia del errado o confundido bibliotecario improvisado que acaba de clamar algo en torno al consumismo capitalista como afán opuesto a quienes creen que leyendo reviven Playa Girón o las heridas de Camboya, cuando en realidad su tufillo más bien apesta a Pol Pot (que no es precisamente un guiso inglés), ese demente que pintó en letras rojas la condena fanática contra todo aquél que llevara lentes, gafas o quevedos de diversas dioptrías ‘pues revelan que se trata de un lector’”, escribió Jorge F. Hernández en su columna del pasado 5 de agosto. 

Lee más: CDMX cambia nombre de avenida dedicada al conquistador Pedro Alvarado

Días antes, el pasado 29 de julio, Marx Arriaga afirmó que la lectura no debe ser un acto individualista de goce sino que una acción emancipadora. 

“Siempre entendiendo que no se trata de leer por leer, sino asumiendo que el acto de lectura es un compromiso y genera un vínculo con el texto y el autor, y en la medida que se asume este ejercicio como algo que fomenta las relaciones sociales en donde no se trata de un acto individualista de goce, sino un análisis profundo sobre las semejanzas y diferencias con los demás, se estará formando a sujetos críticos que busquen la emancipación de sus pueblos”, señaló el funcionario en un encuentro organizado por la Escuela Normal de San Felipe del Progreso.