Un meteorito destruyó hace miles de años la ‘Sodoma’ de Jordania
La ciudad antigua de Tall el-Hammam fue destruida por meteorito, lo que habría inspirado el relato bíblico de Sodoma y Gomorra. Foto: UC Santa Barbara

Una nueva investigación de Nature Scientefic Reports reveló que la caída de un meteorito destruyó la antigua ciudad de Tall el-Hammam (actual Jordania), lo que según algunos expertos consideran inspiró la historia bíblica de Sodoma y Gomorra.

Los hechos ocurrieron en la Edad de Bronce y la antigua ciudad estaba en su pleno apogeo, siendo una de las más grandes de Jerusalén, cinco veces mayor que Jericó.

Tall el-Hammam estaba ubicada en un alto al sur del Valle del Jordán, cerca del Mar Muerto y ahí vivían unas 8 mil personas. Era un asentamiento altamente estratégico y de importancia cultural, tanto que es un centro de estudio para los arqueólogos.

Según la investigación de Scientific Reports un asteroide estalló a unas 2.5 millas sobre la ciudad, lo que mató instantáneamente a todas las personas cuando las temperaturas alcanzaron los 3 mil 600 grados, a lo que siguió una onda de choque de 740 millas por hora, la fuera de un arma nuclear.

“El estallido aéreo propuesto fue mayor que la explosión de 1908 sobre Tunguska, en Rusia, donde un bólido de unos 50 metros de ancho detonó con mil veces más energía que la bomba atómica de Hiroshima”, aseguraron los investigadores.

Es por ese símil que especialistas compararon la explosión del meteorito con la historia bíblica de Sodoma y Gomorra, ciudades pecaminosas que son destruidas con una lluvia de fuego.

James Kennet, profesor emérito de la Universidad de California de Santa Barbara y uno de los autores de la investigación, consideró que a pesar de las semejanzas de los relatos bíblicos con el estallido cósmico, no hay pruebas científicas para que consideren que se trate de la ciudad de Sodoma.

James P. Kennett, profesor emérito del Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de California Santa Barbara. Foto: Sonia Fernández.

Los autores de la investigación señalaron que los vientos de la explosión también impactaron los muros de Jericó y derribaron sus muros.

La explosión sobre Tall el-Hammam fue tan fuerte que allanó la ciudad. Pequeñas esférulas ricas en hierro y sílice, así como metales fundidos, fueron encontrados por los expertos en la zona.

Una de las hipótesis es que la explosión también provocó concentraciones anormalmente altas de sal, lo que generó que el Mar Muerto y su costa sea rico en esta sustancia.