Titanic: 110 años del naufragio más conocido de la historia
El trasatlántico Titanic partió del muelle de Southampton el 10 de abril de 1912. Foto: Wikimedia Commons

Pocas son las personas que no han escuchado hablar sobre el Titanic: ya sea por la película de James Cameron o por las múltiples referencias que existen sobre él en la cultura popular, se trata de un tema conocido por millones de personas.

El hundimiento de este prodigio de la ingeniería naval, considerado insumergible por sus creadores, ocurrió el 14 de abril de 1912 a las 23:40 horas. Hoy se cumplen exactamente 110 años de este desastre.

El Royal Mail Ship Titanic fue uno de los tres barcos de enormes dimensiones construidos en los astilleros de Belfast a principios del siglo pasado. Diseñados por Alexander Carlisle, los tres barcos eran considerados verdaderos prodigios de la época.

Con 270 metros de largo y 53 de altura, un peso de unas 46 mil 328 toneladas y una velocidad máxima de 43 kilómetros por hora, el Titanic fue considerado el objeto móvil más grande del mundo. Adelantos técnicos, como la creación de una serie de compartimentos que lo hacían virtualmente insumergible, causaron revuelo en la sociedad de la época.

Aún más, sus terminados de lujo lo hicieron un objeto de deseo para gente de todas las clases sociales. Meses después de una intensa promoción, el Titanic zarpó del muelle de Southampton el 10 de abril de 1912, con dirección hacia Nueva York. Se cuentan con registros de más de 2 mil 400 personas a bordo del trasatlántico.

Apenas cuatro días después, el barco “insumergible” tendría su mortal encuentro con un iceberg, aunque no de manera frontal, sino lateral, lo que provocó que varios compartimentos se rompieran y prácticamente se partiera en dos el barco. Eran las 23:40 horas del 14 de abril de 1912.

Según registros de la época, mil 365 personas fallecieron en este accidente y otras 700 personas fueron rescatadas por el trasatlántico Carpathia. La magnitud del accidente no solo inspiró historias, sino épicas cinematográficas que se convirtieron en clásicos.

Además de la ya mencionada Titanic de James Cameron, existen otras cintas que retoman el hundimiento del barco. Una de las más memorables es Una noche para recordar, dirigida en 1958 por Roy Ward Baker.

A estas producciones se suman otras con historias verdaderamente alucinantes. Titanic, dirigida en 1943 por Werner Klinger, fue una cinta realizada en la Alemania nazi en la que se culpaba a los marinos de origen judío y soviético de sabotear la nave.