INAH hace conservación en Palenque con miras en la tumba de Pakal
Desde 2018 expertos del INAH realizan trabajos de conservación en la zona arqueológica de Palenque. Foto. Mauricio Marat. INAH

Expertos del INAH emprendieron acciones de conservación en el palacio de la zona arqueológica de Palenque, Chiapas, y descubrieron que su cubierta era de color rojo.

Los especialistas, quienes también encontraron un acceso prehispánico a la Casa D del recinto, emprenden labores de conservación en el lugar desde 2018.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia reconoció que la importancia de estos descubrimientos es la confirmación de que las cubiertas del Palacio estuvieron pintadas de rojo, en tanto que el citado acceso lleva a replantear los usos dados antiguamente a las techumbres.

INAH hace conservación en Palenque con miras en la tumba de Pakal - palenque_zona_prehispanica
Los especialistas hallaron los restos del color en la Casa D de la zona arqueológica. Foto: Jorge Coraza. INAH

Haydeé Orea Magaña, codirectora del proyecto de Conservación Arquitectónica y de los Acabados Decorativos del Palacio de Palenque, afirmó en un comunicado que la ubicación del fragmento de policromía fue en el extremo norte de la Casa D, mientras se retiraba el cemento que le fue colocado en una restauración previa.

“Aunque el arqueólogo Jorge Acosta no lo reportó en sus informes, creemos que él debió descubrir el color cuando restauró el Palacio entre los años sesenta y setenta, pues fue entonces cuando se colocó el cemento que lo protegía”, dijo respecto al color encontrado y que habría sido producido con óxidos de hierro y de otros minerales.

La especialista dijo que posiblemente su compañero lo cubrió porque de lo contrario se habría degradado pronto.

“Por ello, tomamos la decisión de taparlo y crear una marca que indica la existencia del original”, agregó.

INAH hace conservación en Palenque con miras en la tumba de Pakal - palenque_

El acceso descubierto en la Casa D también fue recubierto para evitar el deterioro ocasionado por la humedad que se filtraría hacia la bóveda. De la misma manera decidieron colocar unas marcas pintadas para advertir su localización.

“Sabiendo que la Casa D colinda con la Gran Plaza de Palenque y, por lo mismo, habría sido uno de los accesos principales al Palacio, los arqueólogos piensan que su función fue controlar el ingreso mediante un puesto de vigilancia o, incluso, se plantea que era usada para dar mantenimiento a la cubierta en tiempos prehispánicos”, explicó Orea Magaña.

A través de las actividades de conservación, se busca que este año se inicien acciones de resane y consolidación en los relieves estucados de los “nueve señores de la noche” que rodean la cámara funeraria de K’inich Janaab’ Pakal, albergada en el Templo de las Inscripciones.

Para preparar el camino rumbo a esa intervención se hicieron pruebas con más de 35 morteros de cal en distintos niveles, a fin de seleccionar el material idóneo para intervenir los relieves.

También se renovaron los equipos que monitorean la humedad, la temperatura y las emisiones de dióxido de carbono de cada uno de los muros de la tumba de Pakal “el Grande”, uno de los gobernantes más reconocidos en la historia de Palenque.