La fiesta de San Fermín vuelve a Pamplona tras la pandemia
Los nueve días de la fiesta de San Fermín comenzaron hoy. Foto: AFP / Ander Gillenea

Tras dos años de ausencia por la pandemia, una marea roja y blanca de fiesteros invadió el centro de la ciudad navarra de Pamplona para celebrar el esperado regreso de las fiestas de San Fermín, mundialmente conocidas por sus encierros de toros.

El tradicional txupinazo, un potente cohete lanzado desde el balcón del Ayuntamiento sobre una plaza repleta de gente, marcó al mediodía local el inicio oficial de los nueve días de fiesta.

Miles de asistentes llegados de todo el mundo, la mayoría, como es tradición, vestidos totalmente de blanco y con un pañuelo rojo, respondieron con el grito de Gora San Fermín! y lanzándose vino. 

La fina lluvia que caía no bajó intensidad a los vítores de la multitud, que agitaba sus pañuelos rojos al aire ante la divertida mirada de los abarrotados balcones cercanos.  

“Da igual la lluvia. Simplemente ver esa plaza llena de nuevo es una pasada”, celebró Saioa Guembe Pena, una funcionaria de 54 años, con su camiseta blanca ya rosada por el vino que caía. 

La fiesta de San Fermín vuelve a Pamplona tras la pandemia - 000_32DW4RX-1280x853
Foto: José Jordan / AFP

Mundialmente famosos desde que Ernest Hemingway las inmortalizara en su novela Fiesta, los últimos Sanfermines se celebraron en 2019.

Las autoridades locales suspendieron el popular evento en 2020 y 2021 debido a la pandemia, que dejó a esta ciudad norteña sin fiesta por primera vez desde la Guerra Civil de 1936.

Desde horas antes del txupinazo, este miércoles ya se veía a muchos asistentes bebiendo de sus grandes botellas de sangría por las estrechas calles empedradas del centro de Pamplona. 

Las fiestas de San Fermín, con orígenes medievales, incluyen también conciertos, procesiones religiosas, bailes folclóricos, y mucho vino. 

El momento álgido, sin embargo, llega cada día a las 08:00 horas locales, cuando cientos de asistentes se lanzan a una peligrosa carrera de 850 metros ante seis pesados toros de lidia.

Durante los intensos encierros, de menos de tres minutos, los corredores tratan de acercarse al máximo a los animales en su sprint hasta la plaza de toros de Pamplona, que este año celebra su centenario. El primer encierro, el que tradicionalmente atrae a más participantes, será este jueves.

Docenas de personas resultan heridas cada año, aunque en su mayoría son lesiones derivadas de caídas o pisotones de los animales. La última muerte fue en 2009, cuando un toro corneó a un español de 27 años.