El arte y la moda se unen en la nueva colaboración de Yayoi Kusama y Louis Vuitton
Yayoi Kusama nuevamente colabora con Louis Vuitton. Foto: Louis Vuitton

Han pasado 10 años desde que estos dos gigantes realizaron su primera colaboración. Bolsos, relojes, perfumes, joyas y otros accesorios, fueron intervenidos por la artista japonesa Yayoi Kusama, quien se unió a la maison de Louis Vuitton para crear una colección única.

Por segunda ocasión, los amantes de la moda y el arte podrán ver y adquirir alguna de las piezas que combinan la creatividad de Yayoi Kusama y el savoir-faire de Louis Vuitton.

La nueva colección reinterpreta las piezas icónicas de la maison, las cuales están impregnadas de los motivos característicos de la artista japonesa. Así, los Painted Dots, Metal Dots, Infinity Dots y Psychedelic Flower de Kusama animan el universo de la casa de moda francesa.

El arte y la moda se unen en la nueva colaboración de Yayoi Kusama y Louis Vuitton - louis-vuitton-y-yayoi-kusama-coleccion1
Esta campaña marca el regreso de Gisele Bündchen al modelaje. Foto: Louis Vuitton

Vuitton by Kusama

“Estoy decidida a crear un mundo Kusama, que nadie haya hecho y pisado”, expresó en alguna ocasión Yayoi Kusama, quien desde sus humildes orígenes en las zonas rurales de Japón hasta su evolución a una artista de renombre internacional, ha transformado su vida con determinación, hilando encanto del poder de su arte.

Totalmente inclasificable, ella ha surgido como una de las artistas más influyentes que viven en la actualidad.

Para esta nueva colaboración entre los dos gigantes, el lanzamiento de la colección se celebra con una campaña protagonizada por supermodelos de renombre internacional como Gisele Bündchen, Liya Kebede, Devon Aoki, Christy Turlington y Anok Yai, entre otras.

“Uno de los aspectos de su obra es la felicidad, y pensamos que sería muy refrescante después de la pandemia que los mundos de Vuitton y Kusama se encontraran de nuevo”, aseguró Delphine Arnault, vicepresidenta ejecutiva de Vuitton en entrevista con The Wall Street Journal.

La colaboración, que se preparó por un año y medio en plena pandemia y que se tuvo que resalizar mediante videollamadas con la artista japonesa de 93 años de edad, se convirtió en una colección integral que incluye ropa de hombre, mujer, bolsos, bisutería y otros accesorios.