Síguenos

 

Deportes

Mi acosadora psicológica no me ha detenido: Teresa Alonso

Teresa Alonso, deportista de nado sincronizado vivió abuso psicológico por parte de su entrenadora, por lo que creó la iniciativa #NiUnaAtletaMás

Teresa Alonso
Foto: Change.org

A Teresa Alonso le apagaron el sueño olímpico. Entregó alma y cuerpo en cada entrenamiento, formó parte de la selección nacional de Nado Sincronizado por 12 años y compitió por México en eventos internacionales y nacionales donde entregó resultados de excelencia, pero la ilusión desapareció.

El abuso psicológico que recibió desde 2017 por parte de su entrenadora Adriana Loftus, se apoderó de su mente y cuerpo obligándola a renunciar por lo que más trabajó durante su vida deportiva, los Juegos Olímpicos.

También lee: Ángeles Ortiz: ‘La Leona’ mexicana de los 15 récords mundiales

El daño fue enorme, las cabezas del equipo, Loftus y su esposo la obligaron a dejar de lado la salud y entrenar con anemia. Los comentarios de discriminación, enfermedades y depresión acompañaron a Teresa por años hasta que abrió los ojos, alzó la voz por ella y todas aquellas niñas que vienen detrás.

Teresa Alonso
Foto: Cortesía Teresa Alonso



Hasta hoy, las autoridades han hecho caso omiso a las denuncias, no ha sentido el apoyo de las máximas cabezas del deporte pero la nadadora no se rindió, tomó las cuerdas del
caso, se tragó la tristeza y creó el movimiento en redes sociales #NiUnaAtletaMás y una petición en Change.org para prevenir la discriminación.

En una entrevista para La-Lista, Alonso cuenta su historia:

La-Lista: Entraste a temprana a edad a la selección mexicana, ¿en estos equipos jamás sentiste algún tipo de discriminación?

Teresa Alonso- Me acuerdo cuando era muy chiquita, en el 2008 me parece, hacían comentarios de que estaba chaparra. Me acuerdo muy bien de la entrenadora de Juvenil B (Adriana Loftus) pero con otras entrenadoras no fue igual, si sabía lo que pensaban pero nunca me atacaron como ella lo hizo.

L-L ¿Cuándo fue que notaste que los comentarios de la entrenadora Adriana Loftus ya estaban fuera de lugar? ¿Qué comentario es el que tienes más marcado?

TA- Sí, textual me dijo: “pues míralas a ellas, ellas ya tienen un plus por ser altas” y
“nunca vas a ser parte del dueto olímpico porque no alcanzas la estatura”.

L-L- Llegaste a entrenar con anemia, ¿ Cómo manejaste tu cuerpo? Ya que no es un tema a la ligera ¿Loftus estaba enterada de esto?

TA- Ella sabía, la doctora sabía, todos sabían que yo tenía anemia, a mí se me hacía sinceramente algo muy ligero porque yo no sentía tanto, se supone que te tienes que sentir desgastada, pero yo siempre evito quejarme de si estoy cansada o me duele el cuerpo, hasta que mis padres me dijeron que pude haber muerto en cualquier momento. Ahí fue cuando reaccioné que era un tema súper delicado y que ya estaba llegando a niveles de exigencia fuertes y en cualquier momento pude llegar a colapsar, gracias a Dios nunca pasó.

A la atleta le mencionaron que no era lo suficientemente alta como para ser parte del equipo olímpico.
Cortesía: Teresa Alonso

L-L: ¿Alguna vez le expresaste tu sentir ante la situación que estabas viviendo a alguna integrante del equipo? ¿Alguna te apoyó?

TA: Sí, todas sabían todas saben y no, nunca me apoyaron, porque ahí se vive con miedo. Yo también lo vi con otras compañeras con comentarios como “ay, es que tienes piernas chuecas” o muchas que sufrían por el peso veía cómo les decía “si para mañana no bajas siquiera 100 gramos te quito la beca”. Cosas así, pero sí nos atacaba personalmente. Si acaso se salvaban tres personas que muy marcadas tenemos quiénes son.

Todas las demás vivíamos en ese mundo de ser reprimidas, si te metías a defender podría ser que te fuera peor, porque ahí está una mafia muy bien puesta y si tú le decías a alguien más, pues cuello para ti.

L-L: El esposo de Loftus, Alberto Calderón, es el encargado de la salud mental del equipo ¿en algún momento llegaste a pedirle apoyo ante la violencia psicológica que estabas viviendo?

TA: Igual sabíamos cuál era nuestro lugar y nadie podía hablar, ya sólo cuando estábamos muy desgastadas como equipo, la líder intentaba hablar con el esposo y se le decía literal “que su esposa nos estaba sobre explotando, ya no sabemos como tratar con ella” y él decía comentarios tontos como decir “tú con la mente puedes controlar tu cuerpo” y hasta cierto punto todos sabemos que sí si podemos sobrellevar nuestro cuerpo a límite con la mente, pero ya por ejemplo que te esguinces y que no te dejaran descansar por la lesión este señor venía y te decía “con la mente vas a recuperarte”.

Pues ya una decía “oye no, esto ya es mi cuerpo lastimado, esto ya no es con la mente, mi cuerpo se está quebrando”. Entonces yo por eso mucho tiempo no le dije nada porque era esperar comentarios “controla tu mente, todo va a estar bien”. O sea sangré dentro de mí, no podía controlar eso con la mente y se me hace triste que todo mundo ‘calladito te ve más bonito’ cuando todas pasamos por momentos así de estrés porque nadie podía hacer nada, fue algo súper egoísta de su parte.

Busqué apoyo psiquiátrico por fuera pero no era igual porque no aceptaba ningún tipo de medicamento para evitar problemas con el doping y sí notaron mi ansiedad depresión y estrés aumentaban.

L-L Tus aspiraciones, esfuerzos y resultados por llegar a unos olímpicos eran enormes, ¿qué tan difícil fue alzar la voz y saber las consecuencias que esto traería?

TA: La verdad fue mi difícil pero ya estaba entre la espada y la pared, ya no sabía qué hacer. Yo todas las competencias que pasaba, después de un mundial, en estos últimos Juegos Panamericanos en Lima, yo decía “ya no me va a pasar esto, ya demostraste quien eres”. Cada vez iba empeorando más, y como muchas lo vivimos como Karen Soto, Madison López, Samantha Flores que estuvimos en el hospital y en vez de escuchar un “recupérate” recibías un “yo que tu ya regresaba a entrenar” y ahí es donde te das cuenta de que no le importas en lo absoluto como ser humano, sino que solamente eres un peón para ellos.

L-L Después de no recibir respuesta positiva de las autoridades seguiste tu lucha por redes sociales, ¿Crees que si no hubieras usado estas como arma para seguir alzando la voz, tu caso estaría pendiente u olvidado?

TA: Si, más que nada olvidado, me ha dado fuerza por muchas cosas, hace poco fui galardonada por la medalla a mérito de Hermila Galindo (premio que se otorga por su ardua labor en favor de las mujeres, las diputadas de la Comisión de Igualdad Sustantiva y de Género votan por las postuladas) y siento que eso va a ayudar muchísimo a más atletas y voy a seguir luchando más por futuras atletas que se sepa que sí existe este abuso verbal y discriminación, entonces espero poder seguir con esto de las redes sociales para que mi caso, nuestro caso no desaparezca.

Publicidad

PC- La entrenadora Loftus en una llamada con ImagenTV dijo “Si se van a dejar llevar por lo que dice una o dos niñas, después de toda mi trayectoria pues creo que estamos mal” ¿tuviste que lidiar con gente que no te creyó?

TA: Sí, me da miedo y tristeza saber que una persona a un mando tan importante diga cínicamente estas cosas cuando todas sabemos lo que ha hecho desde muchas generaciones atrás. Imagínate si ya pasó ahorita con estas niñas, no me imagino lo de un futuro. Y sí, a diario vivo con gente que no me cree, pero siento que es comprensible por la sociedad, pero esto va a cambiar poco a poco, porque científicamente está comprobado que con violencia no se llega a resultados y espero realmente poder hacer un cambio pero ya di ese gran paso para que se respete y valore a las atletas por sus resultados.

En redes sociales,

L-L Lanzaste una campaña #NiUnaAtletaMás y una petición a Change.org para evitar más discriminación ¿Has recibido respuesta y un apoyo positivo?

TA: De hecho mi abogado si metió varias denuncias y todo pero ahorita con la pandemia, no pensamos como dejarlo así pero ya se empezó la investigación hacia la entrenadora denunciada y yo creo va a durar hasta que todo se vaya a normalizar y ya todo pueda ser más rápido y ágil para un resultado positivo.

L-L: ¿Qué es lo que viene para ti en esta lucha, en lo profesional y deportivo? Se sabe que Loftus te vetó del equipo.

TA: Yo sigo creciendo como persona no es que ella me haya detenido ni nada por el estilo, ella podrá decir que es la cabeza de esa selección y que me sacó del equipo, pero yo aquí te estoy diciendo que no, que ella no me sacó, sino que fue mi decisión.

Yo no iba a dejar que su abuso ya pasara sobre mí, pero pues voy a seguir luchando por ser la mejor atleta y hasta creo que estoy mejor preparada que todas las que conforman el equipo. A mí me da mucha fuerza y esperanza que atletas y centros deportivos de natación sincronizada me busquen para entrenarlas en el ámbito de la flexibilidad porque saben la atleta que soy y hasta dónde llegué. Eso me ayuda a tener más fuerza en todos los sentidos y no me pienso rendir en ningún momento, me siento plena estoy estudiando, entrenando, yendo a diplomados.

Realmente me dolió (el abuso), fue un obstáculo muy grande pero todo se hace para seguir creciendo y seguiré creciendo como persona.

También puedes leer

Género

El International Women´s Forum capítulo México y La-Lista seleccionaron y votaron para hacer honor a un grupo de mujeres que son exitosas en diferentes...

Género

Estas obras buscan una redefinición del papel de la mujer en la sociedad, para incentivar el derribo del sistema patriarcal en el que hemos...

Actualidad

El feminismo mexicano estaba más visible y fuerte que nunca. Justo en medio de esa ola aterrizó el Covid-19.

Opinión

Ser mujer en cualquier época ha sido, y tristemente sigue siendo, un verdadero acto de osada sobrevivencia, atreverse a ser lo que se quiere...

Publicidad