Síguenos

 

Deportes

La Superliga nació muerta: se bajan los seis clubes ingleses

Entre amenazas del gobierno británico y quejas de los fans, poco a poco se bajan equipos que querían participar en un nuevo proyecto deportivo.

Foto: AFP

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Sólo pasaron 48 horas desde que 12 poderosos clubes europeos anunciaran el arranque de una liga separatista de futbol en Europa cuando dos de ellos manifestaron que no serán parte del proyecto de una Superliga europea.

En cuestión de horas, Manchester City, Chelsea, Liverpool, Tottenham, Manchester United y el Arsenal, los principales equipos de la Premier League inglesa, dijeron que abandonan el proyecto polémico que cimbró el establishment del futbol en su más alto nivel.

En un comunicado, el Manchester United dijo que “no participará en la Superliga”.

“Hemos escuchado cuidadosamente las reacciones de nuestros fans, del gobierno británico y otras partes relevantes”, dijo el Man United en un comunicado en el que informaron su salida del proyecto.

También lee: Manchester City y Chelsea renunciarán a la Superliga: medios

“Seguimos comprometidos a trabajar con otras partes en la comunidad del futbol para presentar soluciones sustentables y de largo término a los retos que enfrenta el deporte”, dijo el club.

Previamente, fueron sus rivales y vecinos del Manchester City quienes anunciaron que abandonan el proyecto, debido a la oposición del gobierno británico y los aficionados.

Los 12 clubes ingleses, españoles e italianos de la Superliga pensaban convencer al mundo del futbol proponiendo un torneo entre los más ricos, que les aseguraba también ingresos colosales con una participación asegurada en esta liga, prácticamente vetada al resto de equipos del continente.

Pero la unidad de los 12 disidentes, liderados por Real Madrid, Juventus y Liverpool, empezó a fracturarse de manera tan espectacular como fue el anuncio de la creación del torneo, en la madrugada del lunes.

El Manchester City se convirtió en el primero en bajarse del barco, al anunciar en un comunicado que ha iniciado “formalmente el proceso para retirarse del grupo que diseña el plan para una Superliga Europea”.

Un giro de los acontecimientos que fue saludado por el presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin, que rápidamente dijo estar “contento” por la decisión del club inglés en una declaración transmitida a la AFP.

Antes, varios medios británicos habían informado de la posibilidad de que Manchester City y también Chelsea abandonasen el proyecto. En España, podrían ser Barcelona y Atlético quienes arrojasen la toalla y la prensa informó de una reunión de urgencia de los clubes rebeldes.

También lee: Boris Johnson asegura se hará todo lo posible para bloquear a la Superliga europea

Primera victoria judicial

El City acabó cediendo a las presiones de aficionados y del propio gobierno británico. 

“La decisión de Chelsea y Manchester City es, si se confirma, la correcta”, tuiteó el primer ministro británico, Boris Johnson. “Espero que los otros clubes que participan en la Superliga europea sigan su ejemplo”, añadió el dirigente, que había amenazado con “usar todas los medios posibles” para detener la Superliga.

En el eventual fracaso de este proyecto habría influido también la oposición mayoritaria de los hinchas. 

Un millar de aficionados de diferentes clubes ingleses dejaron aparcada su rivalidad y se concentraron en los exteriores de Stamford Bridge, antes del encuentro entre Chelsea y Brighton, para mostrar su oposición a la Superliga.

Y sorprende aún más el anuncio del City por cuanto los promotores de la Superliga habían obtenido este martes una primera victoria judicial, tras la decisión este martes de un tribunal madrileño de impedir a UEFA y FIFA actuar contra los clubes impulsores del nuevo torneo.

Lo mismo sucedió horas después con la decisión que informó la directiva del Manchester United.

Ante la ola de indignación que provocó el lunes el anuncio de una liga privada y casi cerrada, sus promotores ya habían advertido que acudirían preventivamente ante la justicia ante eventuales represalias de las instancias del fútbol, una amenaza que reiteró este martes por la mañana el patrón del fútbol mundial, Gianni Infantino.

En un acto judicial al que tuvo acceso la AFP, el Juzgado de lo Mercantil nº 17 de Madrid adoptó medidas cautelares por las que prohíbe a FIFA, UEFA, ligas nacionales y federaciones, adoptar “cualquier medida o acción” contra el proyecto de Superliga o sus fundadores, a la espera de una decisión definitiva.

“Afrontar las consecuencias”

La decisión del tribunal madrileño llegó apenas unas horas después de que el presidente de la FIFA, Infantino, respaldase a la UEFA: los clubes fundadores de la Superliga “deberán afrontar las consecuencias” si persisten en su proyecto.

Infantino considera esa nueva competición “un club cerrado” y “disidente de las instituciones existentes”.

“O estás dentro, o estás fuera”, añadió, agitando de nuevo la amenaza de la exclusión de los clubes impulsores de la Superliga europea y de sus jugadores de todas las competiciones nacionales e internacionales, sin citar sin embargo medidas concretas.

En la reunión prevista para el viernes del Comité Ejecutivo de la UEFA se puede plantear la exclusión de los clubes disidentes de la Liga de Campeones en curso, que son tres de los cuatro semifinalistas (Real Madrid, Chelsea y Manchester City), con la excepción del París SG.

Pero el todopoderoso presidente del Real Madrid y primer presidente del organismo que gestiona la Superliga europea, Florentino Pérez, aseguró que esta posibilidad no se dará: “No va a pasar, es imposible”, sentenció en el programa español de televisión El Chiringuito.

“No es deporte”

Sea cual sea el desenlace, numerosas figuras del fútbol mostraron este martes su oposición a un proyecto que dinamita el edificio piramidal del balón y la redistribución de los ingresos. 

Uno de los más virulentos fue Pep Guardiola, pese a que el club que entrena, Manchester City, es uno de los 12 promotores del proyecto: “No es deporte cuando no existe la relación entre esfuerzo y recompensa”. 

También lee: Superliga restaría 2,000 mdd en ingresos y 60,000 empleos al futbol español

“No es deporte si el éxito está garantizado o si perder no tiene ninguna importancia”, insistió el técnico catalán.

En cambio, el entrenador del Real Madrid, Zinedine Zidane, se mostró más comedido y evitó opinar: “Eso es una cuestión de una sola persona, del presidente”.

Estas declaraciones resumen la profunda fractura que han creado los 12 clubes rebeldes con su proyecto de liga privada, casi cerrada, comparable a los campeonatos profesionales de básquetbol (NBA) o de fútbol americano (NFL), con una veintena de participantes, de los que 15 tendrían su plaza asegurada independientemente de los resultados deportivos.

Esta nueva competición, según sus promotores, tiene por objetivo “generar ingresos adicionales para toda la pirámide del fútbol”.

Los 15 clubes fundadores recibirán “un pago en una vez de unos 3,500 millones de euros”, una cantidad muy superior a los 3,200 millones que generaron las competiciones de clubes en 2018-2019, la última temporada antes de la pandemia y que se repartieron entre los 80 clubes que participaron en la Liga de Campeones y la Europa League.

-Con información de AFP

También te puede interesar

Derechos Humanos

Los cambios propuestos en la policía, la vigilancia y la revisión judicial pondrán en peligro el derecho a la manifestación pacífica, dice un relator...

Deportes

Tras las críticas hechas a la UEFA y a Hungría, Alemania vistió sus calles de los colores del arcoíris como muestra del apoyo al...

Deportes

El presidente del FC Bayern lamentó en redes sociales la decisión de la UEFA de prohibir la iluminación con los colores del arcoiris.

Deportes

El organismo europeo decidió no iluminar para el encuentro entre Alemania y Hungría, luego de que este último país aprobara una reforma considerada homofóbica.

Publicidad