Polémica ‘Checo’ Pérez y Verstappen: Red Bull admite su error en las órdenes de equipo
'Checo' Pérez y Max Verstappen, tensión. Foto: Twitter @SChecoPerez

La polémica entre Max Verstappen y Sergio “Checo” Pérez continúa. La escudería Red Bull Racing se echó la culpa y admitió, en un comunicado, su error en las órdenes de equipo que dio en el Gran Premio de Brasil de Fórmula 1, cuando le pidieron al neerlandés que cediera su posición al mexicano, decisión que el campeón no acató.

“Como equipo cometimos algunos errores en Brasil. No habíamos previsto la situación que se desarrolló en la última vuelta y no habíamos acordado una estrategia para tal escenario antes de la carrera. Lamentablemente, Max solo fue informado en la vuelta final de la solicitud de ceder el puesto sin que se transmitiera toda la información necesaria”, se lee en el comunicado.

“Esto puso a Max, quien siempre ha sido un jugador de equipo abierto y justo, en una situación comprometida con poco tiempo para reaccionar, lo cual no era nuestra intención. Después de la carrera, Max habló abierta y honestamente, lo que permitió que ambos pilotos resolvieran cualquier problema o inquietud pendiente”, aseguró Red Bull.

En la penúltima carrera del año, Max Verstappen mantuvo su posición por delante de “Checo” Pérez, su compañero de equipo, y eso impidió al mexicano llegar a la cita final, la del próximo domingo en Abu Dabi, por delante del monegasco Charles Leclerc (Ferrari), con el que está empatado a puntos en la clasificación de pilotos.

El equipo aceptó el “razonamiento” de Verstappen y evitó profundizar sobre sus argumentos: “La conversación fue un asunto personal que permanecerá privado entre el equipo y no se harán más comentarios”.

En el comunicado, Red Bull calificó como “completamente inaceptables” los comentarios que se produjeron en las redes sociales después de la decisión de Verstappen.

“El comportamiento abusivo hacia Max, Checo, el equipo y sus respectivas familias es impactante y triste y, lamentablemente, es algo que nosotros, como deporte, tenemos que abordar. No hay lugar para ello en las carreras o en la sociedad en su conjunto. Esto es un deporte, estamos aquí para competir. Las amenazas de muerte, el odio es deplorable. Tiene que parar”, concluyó el equipo que tiene su sede en Milton Keynes, Gran Bretaña.

-Con información de EFE.