Miles de personas podrían solicitar amnistía y el chatbot ‘Libertad’ puede ser su punto de partida
Foto: EQUIS

“Hola Libertad, cuéntame cómo puedo solicitar amnistía”, es el mensaje automático que aparece cuando se ingresa a platicar con el chatbot. Libertad está diseñada para solicitar dicho beneficio. Esta herramienta, lanzada por la Fábrica de Bots, EQUIS: Justicia para las Mujeres y Documenta, podría ayudar a alrededor de 4,600 personas elegibles para un proceso de amnistía, de acuerdo con la ley federal.

Esta cifra podría aumentar a medida que se integren más estados a la iniciativa, pues a la fecha sólo se han integrado Estado de México e Hidalgo.

El objetivo es generar, de forma automatizada, formatos de solicitud de este recurso, acorde con lo establecido por la Ley de Amnistía. La interacción se realiza a través de Facebook Messenger y Whatsapp. Para esto, Libertad realiza una entrevista de 25 preguntas aproximadamente, solicita información de la persona y genera una solicitud personalizada. También explica de forma sencilla los requerimientos para la recepción y trámite de las solicitudes, así como los pasos para presentar el recurso.

El 23 de abril de 2020, se decretó la Ley de Amnistía en favor de las personas en contra de quienes se haya ejercitado acción penal, hayan sido procesadas o se les haya dictado sentencia ante tribunales federales, siempre y cuando no sean reincidentes respecto del delito del que se trate. Pero casi después de un año, “no ha habido casos de liberación ni de negación”, explica Amaranta Viridiana Valgañón Salazar, litigante de la organización EQUIS: Justicia para las Mujeres en entrevista con La-Lista. 

La amnistía puede aplicar en los casos contemplados en el Código Penal Federal por: delito de aborto; homicidio en razón de parentesco, cuando sea el producto de la concepción en cualquier momento de embarazo; en algunos supuestos de delitos contra la salud;  cualquier delito cuando a las personas pertenecientes a los pueblos y comunidades indígenas a los que no se les haya dado el derecho de contar con interpretes o defensores que tuvieran conocimiento de su lengua o cultura; delito de sedición y el robo simple sin violencia.

“En principio, lo que significa esta ley y el intento de muchas otras leyes en lo estatal, es un reconocimiento de inocencia. Lo que reconoce el gobierno, el estado con estas leyes es que se castigó de forma indebida a personas que son pobres, indígenas, mujeres, a personas que han sido vulneradas y golpeadas en sus derechos. Lo primero que reconoce es que esas personas están injustamente en prisión y, por tanto, el castigo o la pena que les impuso el estado no debió habérselas impuesto”, dice la Valgañón Salazar.

En caso de que se determine dar la amnistía a las personas que estén sujetas a proceso o indiciadas pero prófugas, el juez federal ordenará a la Fiscalía General de la República el desistimiento de la acción penal y cuando se trate de personas con una sentencia firme, se realizarán las actuaciones conducentes para ordenar su liberación, dice el texto de la Ley de Amnistía en su artículo 3.

Uno de los puntos más importantes es que para Libertad se tradujeron los términos legales complejos, se realizaron pilotos del chatbot y luego acudieron con personas que habían estado en prisión y con familiares de personas privadas de la libertad para saber si era clara la herramienta.

Los problemas de la Ley de Amnistía

“La ley -de amnistía- desde su construcción es problemática porque establece una comisión que va a sesionar, no dice cada cuánto, no establece ningún parámetro que nos ayude a saber cuándo va a sesionar y cómo va a sesionar, etc”, dice la litigante Amaranta Viridiana Valgañón Salazar.

“En esta misma ley habla de dos actores relevantes, por un lado, la comisión de amnistía que es la que integra los expedientes, los estudia, resuelve y un segundo actor que es el poder judicial al que se le pasan los casos que ya están resueltos para que dé el visto bueno, la ley tampoco reglamenta cómo va a ser este pase de expedientes, de resoluciones.”

Otro de los grandes problemas que han detectado en EQUIS: justicia para las mujeres es que hasta ahora la propia comisión ha sido muy poco transparente en la forma en cómo se ha manejado: no anuncia cuando van a ocurrir sus sesiones, no hay ningún tipo de información sobre el avance de los casos ni versiones estenográficas de las sesiones.

En la ley de amnistía se establece que una vez que reciba la solicitud, la comisión tendrá 4 meses para resolver ya sea en sentido negativo o afirmativo. “Tenemos casos que estamos acompañando que ya excedieron esos meses y no tenemos respuesta de la comisión de amnistía”, explica la abogada.

“Por un lado, vemos una actuación poco transparente, discrecional y en términos de su propia ley, la están violando. Lo preocupante es que la ley dice que si la autoridad no responde se entenderá como negativa la respuesta y otro de los problemas que tenemos ahí es que la comisión solo ha sesionado dos veces en ocho meses”.

En la primera sesión se dieron sus lineamientos y en la segunda se dijo que se revisaría un paquete de casos, sin embargo, “no sabemos cuántos casos, qué casos, qué delitos, no sabemos nada. Vemos una falta de voluntad política por parte de las autoridades que están participando de la comisión de amnistía, en particular de la Secretaría de Gobernación, vemos falta de interés de atender los derechos de las personas privadas de libertad”.

Te puede interesar: Prisiones federales, grupos de riesgo en descuido

Derivado de la falta de información del número y estatus de las peticiones de amnistía, la senadora Sylvana Beltrones Sánchez propuso pedir a la Segob un informe sobre el tema, así que se envió un punto de acuerdo a la Comisión de Gobernación para su análisis y dictamen. La legisladora dijo que es importante saberlo por “el gran peligro en el que se encuentran todas las personas en reclusión por la pandemia”, según un boletín de prensa del Senado.

A causa de la pandemia de Covid-19 los tiempos se han alentado, pero mientras eso sucede varias personas se encentran en situaciones de vulnerabilidad que pudieran derivar en un contagio del virus.Sobre Libertad, Valgañón Salazar dice que si al gobierno no se le ocurrió la herramienta: la haga suya y la implemente, para que la lleven las instituciones, la ocupen y, así llegue la amnistía a cada rincón del país.