‘Siempre vivas’, el programa de Griselda Triana sobre periodistas desplazadas por la violencia
Foto: cortesía

El 15 de mayo de 2017, la periodista Griselda Triana realizaría una entrevista para su programa de radio con una líder de un grupo de rastreadoras que buscaban a sus familiares desaparecidos. Sin embargo, ese día asesinaron a su esposo Javier Valdez, el fundador de Ríodoce en Culiacán, Sinaloa. La carrera de la periodista quedó en pausa durante tres años y medio, pero este 9 de febrero volvió con el programa “Siempre Vivas” en Radio Violeta.

El regreso de Griselda Triana a los medios de comunicación es para narrar y visibilizar, principalmente, el trabajo de otras periodistas que como ella están desplazadas por la violencia en México. “El trabajo que hacemos las periodistas tiene que ser visible, es momento que ellas sean protagonistas de programas de esta naturaleza porque se lo merecen”, dice en entrevista con La-Lista.

“Todas las periodistas deberían estar vivas. Miroslava Breach debería estar viva, Regina Martínez debería estar viva porque hay que recordar que también a las periodistas las asesinan y las desaparecen. Entonces nos necesitamos vivas” , cuenta sobre el porqué del nombre de su nuevo programa “Siempre Vivas” en Violeta Radio 106.1 FM.

¿Cómo nace la idea de este proyecto y del espacio en el que vas a estar?, ¿Cuál es la propuesta que tú traes?

La idea de este programa, que inició este 9 de febrero, es algo que ya había conversado con Lucía Lagunes, directora de Cimac Noticias.Yo estoy desplazada, cumplí tres años fuera de mi lugar de origen por la violencia, pero en Sinaloa en mi trabajo siempre hice radio en la Universidad Autónoma de Sinaloa. Me tocó coordinar el noticiero institucional de la universidad y fui jefa del departamento de comunicación del Centro de Políticas de Género.

Desde antes de entrar a la universidad ya había hecho radio entonces platicando con Lucía y tratando de retomar mi proyecto de vida porque al asesinar a mi esposo, a mi compañero también periodista- Javier Valdez- también los proyectos de vida se truncan. La idea fue que yo me reincorporara y retomara mis actividades. Fue un proceso difícil porque me daba miedo y sentía temor. 

Hay que reconocer que en muchos lugares se está haciendo muy buen periodismo de investigación, entonces si me asusta un poco que yo voy a retomar mis actividades en la radio en medio de tantos y tantas periodistas que hacen muy bien su trabajo. Sí fue difícil, pero el año pasado platicando nuevamente con Lucía acepté dar este paso. 

La idea original fue informar sobre lo que están haciendo y sobre la dificultades que representa para una mujer que es periodista seguir ejerciendo desde su condición de desplazamiento, lo cual es difícil porque muchas veces no pueden y no porque no quieran sino porque incluso al desplazarse pierden sus fuentes, pierden contactos y se dificulta, pero sobre todo hay que resguardar la seguridad de cada una.

Vamos a hablar de las mujeres que han tenido que dejar de hacer periodismo porque las condiciones no son seguras, pero también de aquellas que a pesar de que están en desplazamiento siguen ejerciendo. La otra es que en este programa así como tienen un espacio las mujeres periodistas desplazadas también lo tengan las mujeres periodistas que están haciendo su trabajo, que están investigando, publicando y narrando en contextos violentos y condiciones adversas.

“Lo más preocupante es que dejan de informar muchas regiones del país se quedan silenciadas porque no hay quien informe y bueno, en el trabajo las mujeres periodistas están haciendo su trabajo en condiciones muy lamentables, muy penosas porque además de arriesgarse por lo que publican también ponen los cuerpos”.

Griselda Triana

¿Cómo es ser mujer en el periodismo? ,¿Cuáles son las principales desigualdades que vivimos frente a nuestros colegas varones?

La precarización laboral agarra parejo afecta tanto a hombres como a mujeres, pero en particular las que salen perdiendo son las mujeres que en muchos de los casos son madres de familia entonces hablamos de la doble o la tercera jornada que tienen que cumplir con diferentes roles. 

Yo te puedo contar como experiencia que en la Universidad Autónoma de Sinaloa también fui jefa de información de la dirección general de comunicación social y eso me permitía conocer a todas las reporteras que cubrían la fuente y en sus trabajos estaban mal pagadas, sin prestaciones y sin derecho a guarderías. Quisiera pensar que las condiciones han cambiado, que ahora hay más prestaciones pero yo creo que en su mayoría se ven afectadas por los malos salarios.

Eres periodista las 24 horas y los siete días de la semana entonces así es, pero también es muy ingrato saber que tú le dedicas tiempo, esfuerzo y no ves compensado el trabajo que tu haces (…) yo creo que ahorita las periodistas que trabajan en grandes empresas son las que pudieran tener más acceso a otro tipo de prestaciones que les benefician.

Cuando haces un trabajo independiente también renuncias a tener cierto tipo de prestaciones, yo creo que esa es una gran desventaja de las mujeres periodistas, lo cual no significa que no estén haciendo un gran trabajo porque creo que si algo están demostrando las mujeres en la actualidad es que saben hacer buen periodismo.

¿Qué es la radio para ti y qué significa tu regreso a este espacio?

Para mí es muy importante, es sanador y reparador. Yo desde que asesinaron a Javier no falto a mis terapias y después de Lucía, la persona más contenta porque yo regrese a la radio es mi psicóloga fue muy satisfactorio, ya que era algo que a mi no me permitía tener paz. Yo necesitaba saldar esa deuda, yo me quedé con una entrevista pendiente el 15 de mayo, el día que mataron a Javier- Valdez- ese día me pasaron el contacto y yo iba a entrevistar ese fin de semana en el programa de radio que tenía a la líder del grupo de las rastreadoras, este grupo que busca a sus familiares desaparecidos.

Entonces esa entrevista yo ya no la pude realizar, para mí fue difícil seguir haciendo mis actividades radiofónicas en la universidad porque yo me vi involucrada en muchos asuntos que tenía que resolver. A partir del 15 de mayo de 2017, para mi las cosas cambiaron y yo de alguna manera abandoné mis actividades en la radio y me dedique a tratar otros asuntos. Entonces regresar a la radio para mi es importante porque es volver a darle sentido y estructura a mi vida. Estaba esa deuda pendiente de mi parte el volver a la radio.

Tuvieron que pasar tres años y medio y yo sé que vuelvo a tomar control de mi vida y de las cosas que hacía. Yo espero que el trabajo de las colegas periodistas sea conocido, que la audiencia sepa cómo es reportear en condiciones tan precarias y violentas, que sepan que detrás de una nota escrita o de una noticia en radio hay mujeres fuertes y valientes que están haciendo buen periodismo.

Volver a la radio me da la oportunidad de hacer visible el trabajo de las mujeres periodistas y saldar esa deuda que tenía conmigo misma.

¿Cuál es la importancia de visibilizar el trabajo de las mujeres periodistas en el ámbito del periodismo de investigación?

A mí me emociona mucho cuando he estado en actividades, talleres y conferencias de cómo en su gran mayoría son mujeres que se están preparando y formando nuevos proyectos de investigación periodística, los resultados los vemos, por ejemplo, en el proyecto, ¿a dónde van los desaparecidos? que coordina quinto elemento y quienes están encabezando estas grandes investigaciones son Marcela Turati y Alejandra Xanic.

Eso es muy alentador, que a pesar de los peligros y de las amenazas que se ejercen contra la libertad de expresión hay mujeres que están haciendo un trabajo que aporta resultados extraordinarios.

En una oración, ¿qué es el periodismo para ti?

Es la forma de narrar las injusticias.

¿Qué opinas de los constantes embates a la libertad de expresión que hemos vivido en los últimos tiempos sobre todo por parte del gobierno federal?

Es muy lamentable que sea la figura presidencial quien ponga el mal ejemplo al resto de los gobernantes, que sus prácticas en contra de los y las periodistas se repliquen por otra gente y esto está documentado que ha ocurrido en muchos otros estados. O sea, no basta con que asesinen a periodistas, no basta con que los desaparezcan, no basta con que los obliguen a desplazarse de sus lugares de origen, o sea, ¿es necesario sembrar ese encono en contra de los y las periodistas, en contra de la libertad de expresión?

Es muy lamentable, es algo que no nos debe ocurrir, pero a pesar de los ataques contra la libertad de expresión y contra los y las periodistas han dado ejemplo de resistencia y resilencia, no han podido lograr callar a la prensa aun con este tipo de discursos que descalifican el trabajo de muchos y muchas periodistas que son valientes e íntegros en su trabajo.Desde luego que afecta porque los discursos vienen de quienes nos gobiernan, pero el trabajo que hacen nos dice otra cosa.

La periodista invita a que escuchen su programa todos los martes de 10:00 a 11:00 de la mañana en Violeta Radio.