La CNDH acompañará a colectivo de madres que busca a desaparecidos en predio de Tamaulipas
Búsqueda de personas desaparecidas. Foto: Madres Unidas por Nuestros Hijos/Facebook.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) aseguró que acompañará a las integrantes de la Unión de Colectivos de Madres Buscadoras de Tamaulipas, luego de que ayer dicho grupo solicitara una tregua a un grupo criminal ligado al Cártel del Golfo para que les permitiera ingresar al precio La Bartolina.

Te puede interesar: Madres buscadoras piden tregua al Cártel del Golfo para hallar a sus desaparecidos

“Esta Comisión Nacional empaliza con la desesperación e impotencia que abrigan estas madres víctimas y se declara lista para apoyarlas, acompañándolas en sus tareas de búsqueda”, detalló en un comunicado de prensa.

La CNDH también externó un llamado a la Fiscalía General de la República (FGR), la Fiscalía General del Estado de Tamaulipas y a la Comisión Nacional de Búsqueda para “unir esfuerzos y coordinarnos, como lo solicitan las víctimas, en un plan de búsqueda ininterrumpida, con las debidas garantías y condiciones de seguridad”.

También llamó la atención a las autoridades correspondientes, luego del asesinato de los activistas Aranza Ramos Gurrola, integrante del colectivo de madres buscadoras de Sonora, y de José Nicanor Araiza Dávila, asesinado este viernes 30 de julio.

Este 30 de julio, la Unión de Colectivos de Madres Buscadoras en Tamaulipas solicitó una “tregua de paz” al líder de Los Ciclones, una célula del Cártel del Golfo, para que les permita ingresar a un predio y buscar a sus familiares.

“Le pido, le ruego y suplico, tengamos una tregua de paz. Esto con la finalidad de un día, si encontramos a nuestros desaparecidos, poder morir en paz”, pidieron en un comunicado.

Te puede interesar: Colectivos identifican 57 sitios de exterminio en Tamaulipas

Las madres buscadoras solicitan que se le permita ingresar al predio de La Bartolina, ubicado en Matamoros, Tamaulipas, para “exigir a las autoridades que exhumen, identifiquen y entreguen a las vicias que se encuentran en miles de restos en ese predio”.

Aseguraron que “no buscamos culpables; buscamos a nuestros hijos, hijas, padres, madres, hermanos, hermanas y familiares”.

El campo de La Bartolina habría sido descubierto en abril de 2016 por militares; sin embargo, autoridades federales y estatales ocultaron su existencia durante al menos cinco años.

El 26 de julio, integrantes del colectivo Madres Unidas por Nuestros Hijos San Fernando denunciaron que habían recibido amenazas, mediante llamadas telefónicas, para evitar que continuarán en la búsqueda de sus familiares.