Elementos de la Guardia Nacional abusan sexualmente de mujeres migrantes de manera sistemática, advierte informe
Revisión migratoria por elementos del Instituto Nacional de Migración, acompañados por el ejército y Guardia Nacional. Foto: gobierno federal.

Un informe de organizaciones sociales advirtió este martes 24 de mayo que elementos de la Guardia Nacional y las Fuerzas Armadas han incurrido en agresiones sexuales de manera sistémica contra mujeres migrantes, quienes optan por no denunciar a los integrantes de la institución de seguridad para evitar su deportación.

El informe Bajo la bota, elaborado con cifras y testimonios de varias asociaciones civiles, indica que las agresiones de las Fuerzas Armadas contra mujeres se desglosan de la siguiente manera:

  • manoseos, tocamientos y levantones de ropa, 13.7%;
  • patadas, golpes, pellizcos y empujones 19.7%;
  • vigilancia y seguimiento,18%;
  • y violación e intento de violación, 4%

Las organizaciones documentaron el caso de una joven hondureña de 25 años, con dos hijos, quien fue detenida en Ciudad Juárez, Chihuahua. Al momento de su captura los agentes le habrían pedido desnudarse y la violentaron sexualmente. “Desnudan a las mujeres, les meten los dedos por la vagina o les meten un cañón”, expresó la migrante a las asociaciones civiles.

Luego de su detención, la joven de 25 años fue enviada a una estación migratoria, en la que permaneció durante dos meses y en ningún momento las autoridades le preguntaron si había sido víctima de algún delito.

“Las actividades de monitoreo desplegadas por Sin Fronteras IAP han permitido detectar que estos casos no son aislados, sino que, por el contrario, estos actos de violencia, ejercidos por la Guardia Nacional y los agentes del Instituto Nacional de Migración (INM), son cada vez más comunes en los procesos de control y verificación migratoria”, indica el informe.

Otro caso es el de una mujer haitiana solicitante de asilo, quien relató que los elementos de la Guardia Nacional y el INM las persiguen y, por ejemplo, las vigilan cuando entran a tiendas para que no se roben cosas.

“Tenemos que cuidarnos, siempre volvemos con luz del día a la casa o al campamento. Vamos por avenidas grandes, nunca por calles pequeñas, porque se puede esperar que puedan atacarnos los policías y los militares. ¿Cómo confiar si nos tratan en la calle como si fuéramos prostitutas?”, dijo la haitiana a las organizaciones que elaboraron el informe.

Las agresiones sexuales de militares contra mujeres migrantes ya había sido advertido por Médicos Sin Fronteras. En 2018 esta asociación internacional estimó que el 68% de los refugiados en México fueron víctimas de violencia, entre las que se encuentra la de carácter sexual.

Militarización de la estrategia migratoria

En su informe, las organizaciones sociales también cuestionaron que la Guardia Nacional, una institución conformada mayormente por militares, tiene una participación cada vez más activa en labores de migración.

“De 32 delegaciones estatales del INM, 19 estaban, hasta finales de 2021, bajo el cargo de personal con formación especializada en tareas militares, labores penitenciarias y seguridad pública, de acuerdo con información pública”, indica el estudio.

Las asociaciones, que también retomaron notas publicadas por medios de comunicación, acusan que por lo menos tres cuartas partes los integrantes de la Guardia Nacional tienen una formación militar, no policial, lo cual maximiza el riesgo de que los extranjeros sufran violaciones a derechos humanos durante su procedimiento legal.

“85% de los agentes vinculados a la Guardia Nacional carece del certificado único policial y 27 de los 32 generales que dirigen la institución en los estados no han sido certificados en la función policial”, indica el documento.

Además de abuso sexual contra las mujeres, las organizaciones sociales documentaron casos de detención arbitraria, uso excesivo de la fuerza y discriminación contra los migrantes.

De 100 entrevistas realizadas para el informe, 32 personas afrodescendientes y africanas aseguraron que los cuerpos de seguridad usan criterios raciales para detener y obligar a las personas a demostrar su estancia regular en el país.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos ha acumulado 400 quejas contra la Guardia Nacional, pero esta dependencia solo reconoce un caso de uso excesivo de la fuerza, de acuerdo con el estudio.

El informe presentado por las asociaciones civiles está acompañado de un micrositio donde se pueden leer ocho reportajes relacionados al tema migratorio.