La Comisión de la Verdad recorrerá por primera vez un campo militar para buscar una cárcel clandestina
La Comisión de la Verdad visitará el Campo Militar Número 1 para buscar la cárcel clandestina donde fueron encerrados los opositores políticos durante la Guerra Sucia. Foto: Ejército.

La Comisión de la Verdad, que investiga violaciones a derechos humanos cometidas por autoridades entre 1965 y 1990, recorrerá por primera vez este martes 20 de septiembre el Campo Militar Número 1 de la Ciudad de México, un lugar donde supuestamente había una cárcel clandestina en la que fueron encerrados activistas y opositores del gobierno en esa época.

Los expertos de la Comisión de la Verdad realizarán su recorrido junto con 30 sobrevivientes y 26 familiares de víctimas, luego de que el pasado 22 de junio el presidente Andrés Manuel López Obrador ordenó abrir los archivos del Ejército y los campos militares que han sido identificados como centros de detención arbitraria.

La época que es investigada por los especialistas es conocida como la “Guerra Sucia“, un periodo en el que las Fuerzas Armadas y la policía habrían participado en torturas, encarcelamientos ilegales y desapariciones de personas, aunque hasta ahora la Fiscalía General de la República (FGR) no ha logrado ninguna sentencia condenatoria por estos hechos.

El Campo Militar Número 1 ha sido señalado por ser un centro de detención arbitraria junto con el cuartel militar de Atoyac de Álvarez y la Base Aérea Número 7 de Pie de la Cuesta, estos dos últimos espacios ubicados en el estado de Guerrero.

Por ejemplo, la Fiscalía Especial para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado (FEMOSPP), que dio a conocer un informe de la Guerra Sucia en el 2006, señaló que durante la represión de estudiantes del 2 de octubre de 1968 fueron encarceladas 363 personas en el Campo Militar Número 1. “Conforme a testimonios, todos ellos fueron sometidos a tortura. Muchos de ellos a simulacro de fusilamiento. Casi todos ellos fueron consignados”, expresó la dependencia que investigó este periodo histórico.

La FEMOSPP añadió que en el Campo Militar Número 1 la policía y el Ejército dejaban incomunicados a quienes consideraban “de mayor peligrosidad política”. La institución pone el ejemplo el caso de Tomás Cervantes Cabeza de Vaca, un exlíder estudiantil que habría sido torturado dentro de ese lugar por elementos de la extinta Dirección Federal de Seguridad (DFS). Al joven supuestamente lo acostaron en una plancha y lo amenazaron con castrarlo si no decía quién estaba financiando el movimiento estudiantil, además de simular su fusilamiento con disparos al aire.

Recorrer el Campo Militar Número 1 apenas es el inicio de las actividades de la Comisión de la Verdad. Según una solicitud de información hecha por La-Lista, los expertos también planean visitar las zonas militares 27 y 35 de Guerrero; la 28 de Oaxaca; la 7 de Nuevo León; la 15 de Jalisco; la 9 de Sinaloa; y la 5 y 42 de Chihuahua.

Micaela Cabañas, hija de Lucio Cabañas, un activista asesinado a manos del Ejército en el estado de Guerrero, será una de las familiares de víctimas que acompañará en su recorrido a la Comisión de la Verdad este 20 de septiembre. “La idea es ir, visitar e inspeccionar el lugar donde estuvimos recluidos durante casi dos años en calidad de desaparecidos”, dice en entrevista.

Los registros de la DFS muestran que Micaela Cabañas fue llevada al Campo Militar Número 1 recién nacida, cuando solo tenía dos meses de vida. Ahí estuvo con otros familiares, incluida su mamá María Isabel Ayala, quien habría sido víctima de tortura física y sexual. “Estuvimos presos políticos, nuestro único delito fue ser familia del maestro Lucio Cabañas Barrientos”, menciona Micaela.

Sobre la relevancia de las visitas a los espacios militare señala: “La realidad es que hay personas que lo ven como una revictimización hacia nosotros, pero en lo particular, para mí es un cierre de ciclo en mi vida. Volver a esos lugares es decir ‘hasta aquí llegó mi temporada de ser víctima’, yo me quiero sentir una sobreviviente de esa barbarie que sufrimos de parte del gobierno mexicano”.

Peritos arquitectos y criminalistas también entrarán al Campo Militar Número 1 los días 20, 21 y 22 de septiembre con el objetivo de que puedan determinar si en este espacio del Ejército hubo algún lugar clandestino donde activistas y opositores pudieron ser encarcelados y torturados.

Los integrantes de la Comisión de la Verdad ya empezaron a buscar pistas de espacios clandestinos en el Archivo de Planos de la Dirección General de Ingenieros de la Secretaría de la Defensa Nacional, de acuerdo con la solicitud (folio 330026222001514), hecha para este trabajo. Otras búsquedas se han realizado en el Archivo de Concentración del Ejército y los documentos pertenecientes a la DFS que están en el Archivo General de la Nación.

Las personas especialistas que investigan los casos de tortura, detenciones y desapariciones cometidas por autoridades son las historiadoras Aleida García Aguirre y Eugenia Allier; el sociólogo David Fernández Dávalos; el internacionalista Carlos Pérez Ricart; y el activista Abel Barrera Hernández, director del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan.

En un artículo publicado en el portal El Sur de Guerrero, Tlachinollan también celebró la visita al Campo Militar Número 1: “Este sitio es un referente nacional por la diversidad de información que se ha documentado por las mismas familias que han constatado que de ese lugar ya no volvieron a ver a sus familiares. Las investigaciones realizadas por cuenta propia quedaron truncas porque las mismas autoridades civiles y militares hicieron causa común para impedir el acceso a las instalaciones”.

Se tiene previsto que la Comisión de la Verdad continúe realizando sus actividades y a más tardar en septiembre de 2024, poco antes de que termine el sexenio de Andrés Manuel López Obrador, dé a conocer un nuevo informe sobre la Guerra Sucia y el papel que tuvieron las autoridades en ese periodo.