No hay otra ‘verdad histórica’: el GIEI pone en duda pruebas del gobierno federal en caso Ayotzinapa
Foto: Alexa Herrera / La-Lista

El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) desestimó una parte de las pruebas que el gobierno federal actual utilizó para dar a conocer una nueva versión de cómo ocurrió la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, entre el 26 y 27 de septiembre de 2014.

A pesar de esto, las y los integrantes de este grupo descartaron este lunes que estemos ante otra “verdad histórica” y resaltaron: la impunidad persiste.

Los expertos del GIEI pusieron en duda la veracidad de más de una cuarta parte de las 467 capturas de pantalla que el gobierno federal presentó el pasado 18 de agosto de 2022 como parte del nuevo informe.

En los screenshots cuestionados se observa cómo integrantes del grupo criminal Guerreros Unidos se ponían de acuerdo para detener a los 43 normalistas de Ayotzinapa, dividirlos en grupo, asesinarlos y luego regarlos en distintos lugares del estado de Guerrero.

El GIEI señaló en conferencia de prensa que 181 capturas de pantalla de las 467 presentadas por el gobierno federal no tienen sustento para que puedan ser integradas a la carpeta de investigación, pues hay indicios para considerar que pueden ser falsas. Las y los integrantes del grupo pidieron que se hiciera un peritaje independiente de esas capturas de pantalla.

Francisco Cox, integrante del GIEI, dijo que esas 181 capturas de pantalla están en dudas porque no es posible conocer la fecha de los mensajes de WhatsApp de los presuntos integrantes de Guerreros Unidos, tampoco es posible verificar el tipo de dispositivo celular donde se encuentra la cuenta de whatsapp desde el que se tomó la captura de pantalla.

Cox añadió que en las capturas de pantalla presentadas por el gobierno federal aparece el ícono de videollamada, pero en la fecha en la que desaparecieron los estudiantes esa opción no existía en la aplicación WhatsApp. Tampoco estaba disponible el “doble check azul” con el que se puede acreditar que una persona leyó un mensaje.

Otro indicio de la falsedad de las capturas de pantalla tienen que ver con la forma de escribir de las personas implicadas en los chats. El GIEI señaló que la escritura de los mensajes no es coincidente con otras capturas de pantalla de este tipo revisadas durante los últimos años para su investigación y las cuales sí fueron validadas.

El GIEI no fue notificado para verificar nuevas evidencias

Los integrantes del GIEI aseguraron que la Comisión de la Verdad del Caso Ayotzinapa, encabezada por Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos, no les entregó los screenshots para hacer un análisis de la veracidad de las imágenes.

A pesar de la posible falsificación de esta evidencia, Claudia Paz y Paz, otra integrante del GIEI, dijo que “no estamos ante una nueva verdad histórica” del caso Ayotzinapa, en referencia a la versión fabricada en el sexenio de Enrique Peña Nieto a través de torturas a personas implicadas y falsificación de elementos de prueba.

Paz y Paz señaló que no estamos ante una nueva verdad histórica porque hay otras pruebas que sí son verídicas y se pudieron comprobar con base a archivos del Ejército, la Marina, testimonios de testigos y personas implicadas en la desaparición de los 43 estudiantes.

Al término de la conferencia de prensa del GIEI, celebrada en la sala Digna Ochoa de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México (CDHCMX), los expertos de este grupo de trabajo anunciaron que su trabajo en México concluyó y propondrán al gobierno que solo Ángela Buitrago y Carlos Beristain permanezcan en México para dar seguimiento al caso en los siguientes dos meses.

Luego de la conferencia de prensa, las organizaciones sociales y las familias de los 43 normalistas de Ayotzinapa se pronunciaron en redes sociales sobre el nuevo informe del grupo de expertos.

“Frente a la información hoy presentada por el GIEI, familiares y acompañantes expresan su más profundan tristeza ante la falta de verdad en el caso”, señalaron.

Las asociaciones y las familias hicieron un llamado al gobierno para “retomar la senda de la justicia y la verdad, con apertura a la asistencia internacional”.