Síguenos

 

Economía

La-Lista de qué viene en el acuerdo del Brexit, de aranceles a visas

Echamos un vistazo a los principales puntos que constituyen el nuevo acuerdo comercial y de seguridad firmado en la Nochebuena.

Foto: EFE

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Lisa O’Carroll y Daniel Boffey/The Guardian

El acuerdo comercial y de seguridad del Brexit entre el Reino Unido y la Unión Europea se acordó la Nochebuena de 2020 y abarca 2,000 páginas, incluyendo anexos. Entrará en vigor una vez que se apruebe por ambas partes.

Pero como se sabe, el diablo está en los detalles y el acuerdo estará bajo severo escrutinio los próximos días. Aquí presentamos algunos de los principales acuerdos:

También lee: Reino Unido y la Unión Europea llegan a un acuerdo comercial para el Brexit

Tarifas

El acceso con tarifas cero y cero cuotas a uno de los mayores mercados del mundo es la columna vertebral del acuerdo del Brexit. Va más allá que los acuerdos de la UE con Canadá y Japón.

Comercio

Habrá un mutuo reconocimiento de los programas de comerciante confiable. Esto quiere decir que los productores del Reino Unido tendrá que cumplir con los estándares tanto del país como de la UE.

Certificaciones profesionales

Ya no habrá una certificación automática para doctores, enfermeras, arquitectos, dentistas, farmacéuticos, veterinarios, ingenieros… Ahora tendrá que buscar certificarse en cada país en que quieran ejercer.

 

Movilidad, libertad de movimiento

Los ciudadanos británicos ya no tendrán la libertad de trabajar, estudiar, iniciar un negocio o vivir en la UE. Se van a requerir visas para una estancia de más de 90 días. La coordinación de algunos beneficios de seguridad social, como pensiones para adultos mayores y programas de salud facilitarán el trabajo en el extranjero. Tampoco se perderá la antigüedad que se haya generado con las contribuciones personales en determinado país.

Pesca

El Reino Unido saldrá de la política común de la UE en pesca. El ingreso anual de los barcos pesqueros de la UE en aguas británicas es de casi 650 millones de euros, contra 850 millones para los navíos con bandera británica. En cinco años y medio habrá una nueva cuota que reduce la parte de la UE en 25%. Una cuarta parte del valor de la pesca de la UE (unos 162.5 millones de euros) anuales, se “repatriará” a navíos de bandera británica al final de ese periodo. Después, ambas partes sostendrán pláticas anuales.

También lee: Conversaciones comerciales de Brexit en unpunto muy difícil, dice gobierno, mientras Francia amenaza con veto

Los navíos de la UE que pesquen entre 6 y 12 millas náuticas de la costa británica podrán hacerlo durante la transición. Sin embargo, el acceso se permitirá en una base anual después de la transición. Habrá un periodo de advertencia de tres meses antes del cierre al acceso a los navíos. Si se niega el acceso a ambas partes, se buscarán compensaciones o se aplicarán aranceles en forma respectiva.

Apoyo estatal

La UE ha insistido que el Reino Unido se ajuste a sus reglas de apoyos estatales. A Bruselas le procura que el gobierno británico pretenda una ventaja competitiva a través de los subsidios. El Reino Unido pudo eliminar esta noción y fijará su propio régimen de subsidios. El nuevo regulador nacional puede tomar decisiones en torno a si los apoyos del gobierno distorsionan el comercio una vez que se ha concedido un subsidio. Esta fue una de las mayores concesiones de la UE.

Sin embargo, el Reino Unido tendrá que garantizar que su régimen de subsidios respete acuerdos clave en el tratado. El acuerdo permite que ambas partes adopten medidas de remediación si hay evidencia de que el regulador nacional fracasa en mantener los principios compartidos.

Estándares del terreno de juego

Ambas partes acordaron mantener un nivel mínimo de estándares ambientales, sociales y laborales sin que ninguna de ellas baje de la barra. 

Ursula von der Leyen dijo que habrá una revisión luego de cuatro años para garantizar que las reglas para el terreno de juego funciona.

Uno de los puntos más conflictivos en las negociaciones fue la insistencia de la UE en torno a una “cláusula de progresión” o un “mecanismo de equivalencia”, como lo denominó Downing Street.

Esto hubiera permitido a la UE aplicar aranceles de manera unilateral a productos británicos en caso de que los estándares divergieran. Si una parte, por ejemplo, cambiara sus normas, la otra haría lo propio o se atendría a las consecuencias.

Al final, se llegó a un acuerdo que se parece más a la meta británica que a la de Bruselas. El gobierno británico sólo quería un punto de reflexión en el futuro en el que ambas partes pudieran discutir mejoras al mínimo básico al que ninguno quisiera llegar.

El acuerdo ofrece hacer revisiones y una cláusula de “balance”, la cual permite iniciar una revisión formal de los aspectos económicos, incluyendo el nivel mínimo de estándares.

Si alguna de las partes se rezaga en aprobar un nuevo piso para los estándares, la otra puede aplicar aranceles sujetos a la aprobación de un panel independiente de arbitraje.

Reglas de origen

Esta parte determina los bienes que se consideran “hecho en Gran Bretaña”.

El Reino Unido convenció a Bruselas de que los materiales y procesos de la EU se cuenten como producción británica cuando los productos finales se exporten al mercado europeo. 

Por lo tanto, un producto sólo tendrá un arancel bajo el acuerdo si más de 40% de su valor antes de terminado es o no británico en origen o de algún país fe fuera de la UE, como Japón.

El Reino Unido no pudo garantizar una acumulación diagonal, es decir, que incluyera partes de países como Japón y Turquía, con los que tanto el país como la UE tienen acuerdos comerciales, para incluirse como contenido británico.

Resolución de disputas

Esta fue una de las partes más difíciles en la negociación pues fijó remediación para disputas comerciales para las siguientes décadas. Angela Merkel había dicho que el desacuerdo sobre un mecanismo de arbitraje era el mayor obstáculo para el acuerdo. 

A la UE le preocupaba que el Reino Unido, con el tiempo y dependiendo de la administración en turno, se desviara tanto de los estándares de la UE que pudiera generar una ventaja competitiva relevante y convertirse en un “Singapur en el río Thames”.

Si alguna de las partes percibe distorsiones comerciales, puede tomar medidas luego de hacer consultas. Un panel de arbitraje podría reunirse en un periodo de 30 días y dar una determinación. Si la medidas se consideran posteriormente como erróneas o excesivas, la parte agraviada podrá obtener medidas compensatorias.

Es probable que haya también un comité de gobernanza entre el Reino Unido y l UE con subcomité para implementar y supervisar el tratado.

Ciencia

El Reino Unido continuará participando en Horizon Europe, el programa insignia de 80 mil millones de euros, como un miembro con aportaciones por siete años. También continuará en los programas Copernicus y Euratom.

Erasmus

El Reino Unido salió de este programa de intercambios universitarios, resistiendo a la insistencia de la UE de que para ser un miembro asociado tendría que comprometerse a un plan de pago de siete años.

El gobierno irlandés confirmó el jueves que estudiantes en Irlanda del Norte continuarán con el acceso a Erasmus como parte de su compromiso de asegurar que los ciudadanos irlandeses en la región “no quedarán detrás” de sus conciudadanos al sur de la frontera. Los ciudadanos en Irlanda del Norte también pueden recurrir a un programa para reemplazar la tarjeta de seguro de salud europea (EHIC) que financia la administración fiscal de Iris.

Seguridad y aplicación de la ley

Las investigaciones policiales transfronterizas continuarán con acuerdos de que el Reino Unido puede seguir en algunos programas clave, pero no en todos.

El Reino Unido ya no formará parte del sistema de Expedición de Arrestos de Europa. Tampoco será parte de Europol o Eurojust. Continuará la “cooperación entre el Reino Unido con Europol y Eurojust”, con una “fuerte cooperación entre las policías nacionales y la autoridades judiciales”. 

El Reino Unido mantendrá un “mecanismo de acceso” al Sistema de Información Schengen (SIS II), una base de datos automatizada que comparte alertas policiales sobre bienes robados o personas desaparecidas.

También hubo un acuerdo para un uso conjunto continuo del Registro de Nombres de Pasajeros, que ofrece datos en tiempo real del movimiento por aire y Ferry de las personas. Esto es una herramienta clave en la lucha contra el terrorismo y la base de datos de huellas digitales Prüm, así como de matrículas de autos de individuos sospechosos.

Servicios de TV

Francia pudo mantener el sector audiovisual fuera del acuerdo en lo que fue un duro golpe al Reino Unido, que es sede de unos 1,400 empresas de radiodifusión, casi 30% de todos los canales en la UE.

Los exitosos servicios de TV y de streaming británicos ya no podrán ofrecer servicios paneuropeos a las audiencias de la UE a menos que quieran mudar parte de sus operaciones a cualquier estado miembro del bloque.

Viajes de trabajo en la UE

El personal asignado a la UE en misiones de trabajo podrá permanecer por hasta tres años si son gerentes o especialistas, o hasta un año si son empleados en entrenamiento. Los que se asignen a comisiones de negocios de corto plazo necesitarán un permiso de trabajo y podrán permanecer en la UE por un periodo de hasta 90 días durante un lapso de hasta 12 meses.

Los expertos advierten que los viajeros de negocios británicos y empleados movilizados (aquellos que permanecen en la UE para trabajar por periodos limitados de tiempo) podrían enfrentar multas a menos que obtengan permisos por adelantado una vez que el Reino Unido salga del mercado común.

Bajo el acuerdo, se llegó a arreglos recíprocos para “facilitar los viajes de negocio breves y la adscripción temporal de empleados calificados.

Transporte

La aviación y el transporte seguirán como antes, con vuelos de pasajeros y carga despegando y aterrizando en la UE. Esto incluye vuelos con escala en Heathrow y de cualquier otro punto del Reino Unido que se originaron fuera del país. Los transportistas también podrán conducir sus camiones o ferris sin permisos especiales asignados en cantidades limitadas a países fuera de la UE. Esto es un alivio para la industria de la logística, que temía que los conductores quedaran sin permisos en números elevados.

El acuerdo dependía de que el Reino Unido siguiera siendo miembro del Área Común Europea de Aviación.

Sin embargo, los aviones seguirán volando en una cuerdo temporal que deberá renegociarse de manera urgente.

Traducido por Andrés González

Consulta el artículo original haciendo click en el logo:

The Guardian

 

 

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

México

Durante su discurso, López Obrador consideró que existen las condiciones “inmejorables” para establecer una nueva relación entre los países de América Latina y Estados...

Actualidad

No todas las vacunas contra el Covid-19 te facilitarán la entrada a la Unión Europea, aunque tampoco te la impedirán. Te contamos.

Mundo

Se espera que Angela Merkel realice una visita de inspección a las zonas afectadas por las intensas lluvias.

Economía

El grupo Volkswagen tendrá que pagar 502 mil 362 millones de euros y BMW 372 mil 827 millones.

Publicidad