El talento será más escaso después de la pandemia
El trabajo desde casa abre las puertas a un futuro híbrido de empleos: mitad en oficina y mitad en el hogar.

“Se solicitan: verificadores de temperatura, monitores de distancia y rastreadores de contactos”. ¿Se hubieran imaginado alguna vez que estos serían los puestos que iban a buscar una empresa en México? Este es uno de los tantos cambios que ha traído esta pandemia en el mercado laboral. 

Hoy los empleos se recategorizaron entre ‘esenciales’ y ‘no esenciales’ (¿quién sabía a qué grupo pertenecía antes del Covid-19?). Actualmente es más buscado el personal para delivery que para promociones; más empleados especializados en ciberseguridad que para hotelería, más analistas de datos que personal para entretenimientos, muchos desarrolladores de software versus pocos operarios de plantas industriales o empleados de cadenas de retail. 

En 2020 se perdieron, según los datos del IMSS, 647,710 empleos formales. Para poner en contexto esto equivale a cuatro veces los empleos perdidos en la crisis del 2009. 

Y estos son los empleos formales, que cotizan en el Instituto. Si se suman los informales o los profesionales, el número es mucho más profundo. 

Días atrás el subgobernador del Banco de México, Jonathan Heath confirmaba que nunca se había dado en la historia reciente de nuestro país una destrucción tan grande y en tan poco tiempo del empleo, una situación que tardará décadas en recuperarse. 

Además, esta caída afectó más a las mujeres que a los hombres. “Fueron las primeras en salir del mercado laboral y probablemente las que más tarden en regresar. Y aunque trabajen desde su casa también aumentó la carga de trabajo doméstico”, afirma Mónica Flores, presidente de ManpowerGroup para Latinoamérica. 

Desafortunadamente las mujeres trabajaban en proporción más en los sectores con mayor impacto por la crisis sanitaria: alojamiento y alimentación (59%), servicios de administración y negocios (54%), puestos administrativos del sector del arte y el entretenimiento (63%). 

Según una encuesta de Manpower, siete de cada diez mujeres han experimentado tendencias negativas a causa de la pandemia y 82% afirma que está preocupada por el crecimiento de su carrera profesional. 

Mónica Flores, más que nadie, tiene un panorama claro del golpe al mundo laboral ya que es responsable de la operación de 18 países, con un staff propio de 3,500 empleados y más de 120,000 empleados tercerizados. 

Su empresa se posicionó desde hace unos años con la Encuesta de Expectativas de Empleo, donde cada 3 meses entrevistan a más de 40 mil empleadores en todo el mundo, dentro de los cuales 5800 son de México. 

En 2020 presentaron el dato más bajo desde 2006: en pleno confinamiento la expectativa de generación de empleos fue de -9 (esta es el resultado de combinar el porcentaje de las empresas que dicen que contratarán gente versus aquellas que no).  “Tenemos los datos de las encuestas hasta noviembre de 2020, pero con el nuevo pico de la pandemia ya esos resultados han cambiado”, agrega la ejecutiva que piensa seriamente en ajustar los tiempos de estos sondeos a lapsos más cortos debido a los cambios tan radicales que provoca la pandemia en la actividad económica.

La ¿nueva? normalidad

¿Cómo será la recuperación en el sector laboral? ¿Quiénes se mantendrán más empleables cuando la crisis comience a amainar? ¿Qué pasará con la manera de contratar y de trabajar que impondrán las empresas? 

“La confianza será la nueva moneda y la salud y el bienestar de los empleados la nueva prioridad. Aquellos empleadores que no generen confianza serán poco atractivos para el talento. Los empleados ahora esperan que las empresas inviertan más del doble en salud, así como en protocolos de bienestar”, afirma Flores. 

El trabajo como lo conocíamos -sea el sector que sea- hasta la llegada de la pandemia nunca regresará. 

El confinamiento puso en la mesa que si era posible el trabajo a distancia (aunque demande de una mayor inversión en seguridad informática), que la productividad tiene un límite (el home office no es life office y debe hacer espacios de desconexión laboral), buscar nuevos parámetros de medición de resultados y un mayor apoyo a los empleados desde el punto de vista de planes de salud física y psicológica. 

“Esta pandemia nos obligó a pensar en los colaboradores como personas, no como generadores de cosas. Hoy hay que preocuparse no solo de su productividad sino también de su salud y la de su familia y de su estado psicoemocional además  de la calidad de vida que tienen y de los niveles de estrés que pueda presentar”, dice Mónica Flores Barragán. 

““Esta pandemia nos obligó a pensar en los colaboradores como personas, no como generadores de cosas. Hoy hay que preocuparse no solo de su productividad sino también de su salud y la de su familia”

Mónica Flores, presidente de Manpower Group para Latinoamérica
Mónica Flores, presidente de Manpower Group para Latinoamérica

El trabajo ya no conoce fronteras

La posibilidad de poder trabajar a distancia ha vuelto a las personas valiosas para una organización en un blanco móvil: ya no necesitan estar en la misma planta que sus jefes, ni en la misma ciudad o incluso ni en el mismo país. 

En la pandemia creció la demanda de personal para el sector de logística, administración de almacenes, de e-commerce, de marketing digital, tecnologías de la información y farmacéutico. 

“Esta situación actual es el mayor cambio en el sector laboral desde la Segunda Guerra Mundial y el talento va a ser más escaso que nunca porque va a requerir de conocer y dominar habilidades más complejas: no sólo que sea digital, sino que también sea creativo, que sea altamente adaptable, que sepa cuidarse y a la vez aprenda rápido, que tenga capacidad de comunicación a distancia y digital, que sepa priorizar e innovar a la misma velocidad”, agrega la presidenta de Manpower. 

Y este tipo de perfiles cuestan ubicarlos y entrevistarlos y contratarlos a distancia. “De 1000 entrevistas que hacemos al día solo 10 cumplen con este set de habilidades”, dice Flores. 

Lamentablemente los planes de estudio no tenían (ni tienen) estos temas en sus planes de estudio. Según Manpower, si antes de la pandemia la mitad de los empleadores lograban encontrar al candidato ideal para un puesto (lo que ellos llaman La escasez de talento) hoy esa diferencia creció hasta 60%. 

Esta situación ha disparado otra tendencia: contratar personal de otros países sin necesidad de reubicación, con lo cual van a caer mucho los puestos de ‘expatriados’ casi tanto como los viajes de negocios (Zoom mediante). 

Manpower está contratando empleados en Argentina y Chile para puestos en empresas radicadas en México. “Por ejemplo, allá es más fácil ubicar un especialista en marketing digital.  Este nuevo empleo global tendrá que ajustarse en el mediano plazo para saber si un empleado debe regirse por las leyes laborales del país donde está trabajando o del país donde opera su empleadora. ¿Donde se da de alta para cotizar? ¿En qué país aporta su fondo de pensión? ¿cómo se ofrece cobertura de salud en un país distinto al de la empresa empleadora? 

“En la empresa tenemos una frase que se impuso en este tiempo: vamos a regresar todos al futuro del trabajo, no al pasado”. 

La-Lista de habilidades para mantenernos empleables 

En tiempos de incertidumbre, no solo las habilidades tecnológicas importan sino que se valoran más las soft skill

  1. Comunicación
  2. Priorización
  3. Adaptabilidad
  4. Tomar la iniciativa
  5. Integridad
  6. Pensamiento analítico
  7. Construcción de relaciones
  8. Empatía
  9. Coaching
  10. Resiliencia