Apple denuncia a la empresa israelí NSO por infiltrar con Pegasus sus iPhones
Foto: Marcelo Cidrack / Unsplash.

Apple denunció a la empresa de software israelí NSO Group. El gigante tecnológico acusó a la compañía de violar leyes estadounidenses con la venta del programa de espionaje Pegasus para supuestamente acceder de manera ilegal a sus iPhone.

En la demanda, que fue presentada en la corte del distrito norte de California, Apple calificó a NSO Group de “mercenarios amorales del siglo XXI” y consideró que el programa Pegasus es una “maquinaria de cibervigilancia altamente sofisticada que invita al abuso rutinario y flagrante“.

Desde febrero, NSO Group infecta teléfonos iPhone y otros dispositivos de Apple aprovechando una falla de seguridad que permitía instalar programas espía, de acuerdo con el laboratorio de la Universidad de Toronto Citizen Lab.

¿Cómo se instalaba Pegasus? El software espía entraba al equipo a través del programa de mensajería instantánea iMessage y afectaba tanto al sistema operativo para celulares iOS, al de computadoras MacOS y al de smartwatches WatchOS.

Este software espía, que se instalaba sin necesidad de que el usuario realizara alguna operación, afectaba a todas las versiones de los sistemas operativos, excepto a una que Apple lanzó en septiembre para evitar más intrusiones.

¿Cómo se detectó que Pegasus infectaba los iPhones?

Citizen Lab descubrió la vulnerabilidad del sistema y su explotación por parte de NSO Group al hallar que un iPhone de un activista saudí había sido infectado con el software espía.

A partir de Pegasus, el autor del espionaje tenía acceso a las actividades del dispositivo infectado, además de a la cámara, el micrófono, las fotografías, la ubicación, los mensajes de texto, los correos electrónicos y las llamadas. Todo esto sin que la víctima supiera que estaba ocurriendo.

La empresa israelí NSO Group se dedica supuestamente a la ciberseguridad, pero su software es usado por gobiernos de todo el mundo para lograr acceso –en muchas ocasiones ilícito– a teléfonos y otros dispositivos de periodistas, activistas y enemigos políticos.

El Departamento de Comercio de Estados Unidos incluyó, a principios de noviembre, a NSO Group en una lista negra por actividades relacionadas con ciberespionaje. En respuesta, la compañía dijo sentirse “consternada” y aseguró que sus tecnologías “apoyan los intereses de seguridad nacional” de Washington.

Con información de EFE.