La FGR anuncia el primer detenido por el espionaje con Pegasus
Foto:Kindel Media en Pexels.

La Fiscalía General de la República (FGR) informó que un hombre, identificado como Juan Carlos, fue detenido y vinculado a proceso por espionaje con el hardware Pegasus, la primera aprehensión en torno al caso que involucra la vigilancia ilegal de activistas, comunicadores y políticos.

Juan Carlos es acusado del delito de intervención ilegal de comunicaciones agravado en perjuicio de una periodista.

En un comunicado, la institución a cargo de Alejandro Gertz Manero detalló que a través de la Fiscalía Especializada en materia de Derechos Humanos (FEMDH) obtuvo orden de aprehensión, la cual fue cumplimentada el pasado 1 de noviembre en la ciudad de Querétaro, Querétaro.

Juan Carlos fue trasladado a la Ciudad de México y presentado ante un juez en el Centro de Justicia Penal Federal con sede en el Reclusorio Sur. 

Ese mismo día, los agentes del Ministerio Público Federal de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (Fadle) formularon imputación y fue vinculado a proceso, de acuerdo con el comunicado.

La FGR detalló que el juez otorgó cuatro meses para que la FGR continúe con la investigación complementaria y se determinó que Juan Carlos permanezca en prisión preventiva justificada ante el peligro de fuga y “de los riesgos que representa para la seguridad pública y de las personas relacionadas con el proceso”.

Por el caso Pegasus revelado en el sexenio de Enrique Peña no había ningún detenido hasta ahora, solo un funcionario de alto rango ha sido señalado por el espionaje: Tomás Zerón de Lucio, prófugo en Israel y también acusado de tortura en el caso Ayotzinapa.

Una investigación realizada por varios medios nacionales e internacionales reveló que México fue el primer país en contratar el software Pegasus, desarrollado por la empresa israelí NSO Group.

Más de 15 mil personas fueron blanco de la vigilancia con el malware, incluido el círculo cercano del actual presidente Andrés Manuel López Obrador, así como el periodista Cecilio Pineda, asesinado en Guerrero en 2017.