Moody’s baja la calificación crediticia de México y Hacienda reclama
Fotografía de archivo del logo de la agencia de calificación Moody's en la fachada de su sede en Nueva York. Foto: EFE

La agencia Moody’s rebajó este viernes la calificación del crédito soberano de México a Baa2 desde una previa de Baa1 ante tendencias fiscales y económicas que “persistentemente socavan” el perfil crediticio del país.

“Moody’s espera que la actividad económica de México permanezca constreñida por las débiles prospectivas de inversión y un aumento de las rigideces estructurales. El daño económico que ocurrió en la pandemia no será revertido”, justificó en su anuncio la calificadora.

La agencia mejoró la perspectiva del perfil crediticio mexicano de “negativa” a “estable” aunque en un grado menor.

Aún así, Moody’s advirtió que la asequibilidad de la deuda permanece “consistentemente” más débil que sus pares similares, por lo que es probable que haya un deterioro mayor en este rubro ante la subida de las tasas de interés.

Las perspectivas fiscales de México, añadió la agencia, serán adversamente afectadas por la necesidad de apoyar a empresas del Estado como Petróleos Mexicanos (Pemex), y por tener menos “colchones” financieros porque los fondos de estabilización se han “virtualmente agotado”.

“La perspectiva estable refleja la expectativa de Moody’s de que, en la ausencia de choques no anticipados y asumiendo las crecientes presiones económicas y fiscales, el perfil de crédito de México permanecerá alineado con la calificación Baa2 hasta el final de esta Administración (2024)”, precisó.

Moody’s pronosticó que el Producto Interno Bruto (PIB) de México crezca un promedio de 2% anual de 2022 a 2024, por lo que regresaría a su nivel prepandemia en 2023, “mucho más tarde” que economías calificadas de manera similar.

Esta es la primera vez que una agencia rebaja el grado de México desde el inicio de la pandemia de el Covid-19 y la crisis internacional de los precios del petróleo, cuando en marzo y abril de 2020, las tres grandes calificadoras internacionales, Standard & Poor’s (S&P), Fitch y Moody’s degradaron la calificación.

Fitch la mantiene en BBB- y S&P en BBB, aunque apenas este miércoles Standard & Poor’s ratificó la calificación de México, pero mejoró la perspectiva a “estable” desde una anterior “negativa” al reconocer un manejo prudente de las finanzas públicas.

Moody’s argumentó que México tiene una gobernanza más débil que sus pares, con un marco institucional debilitado por los actos del Gobierno que han afectado la independencia de las entidades regulatorias.

Hacienda no está de acuerdo

Gabriel Yorio, subsecretario de Hacienda y Crédito Público, mencionó que de las siete agencias que evaluaron a México, seis lo ratificaron y siete mantienen una perspectiva estable. “México está entre los principales países emergentes con grado de inversión”, agregó el funcionario.

Además, afirmó que Moody’s era la calificadora que tenía a México en un nivel de calificación más alto y con este resultado el país sigue arriba de nivel de inversión en la escala de esta agencia.

“Para ponerlos en perspectiva, Fitch nos tiene un nivel arriba y S&P dos niveles arriba”, puntualizó.

En un comunicado, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público señaló que existe el potencial para beneficiarse de la relocalización de empresas debido a la integración con Estados Unidos, aunque hay retos en materia de inversión que deben atenderse para materializar la oportunidad geopolítica y comercial.

A pesar de la reducción en la calificación de la deuda soberana por parte de Moody’s, la deuda del gobierno de México mantiene “una posición robusta ante los mercados internacionales y cuenta con amortiguadores financieros suficientes para enfrentar escenarios de riesgo global”.

-Con información de EFE.