Ebrard niega que inversión fronteriza sea para detener la migración
El canciller Marcelo Ebrard. Foto: Twitter/@m_ebrard

Marcelo Ebrard, titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), sostuvo que la inversión de mil 500 millones de dólares se utilizará para facilitar el comercio en los cruces fronterizos y no para detener la migración.

“No sería el objetivo, el objetivo es facilitar el comercio”, explicó el canciller Ebrard en entrevista con medios afuera del Instituto Cultural Mexicano sobre la inversión que México llevará a cabo en la frontera con Estados Unidos.

El funcionario destacó que la inversión de infraestructura se va a dirigir más al comercio que a la migración y aseguró que no tiene nada que ver con el muro del expresidente Donald Trump.

Mientras que, Francisco Garduño, titular del Instituto Nacional de Migración (INM), negó que la inversión se utilice para construir un muro.

México se comprometió a invertir durante dos años mil 500 millones de dólares para reforzar su infraestructura fronteriza, tras la reunión que sostuvieron en la Casa Blanca el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y su homólogo mexicano, Andrés Manuel López Obrador.

Estos recursos complementarán los 3 mil 400 millones de dólares que la Administración de Biden ya asignó para llevar a cabo 26 proyectos de construcción y modernización de sus cruces fronterizos a fin de garantizar la seguridad y las cadenas de suministro.

“México se ha comprometido a invertir mil 500 millones de dólares en infraestructura fronteriza entre 2022 y 2024”, explicaron en un comunicado conjunto ambos mandatarios tras su encuentro.

La crisis migratoria fue el tema central de la reunión, en la que López Obrador pidió a Biden ampliar el número de visas temporales de trabajo para mexicanos y centroamericanos.

Sin embargo, la declaración conjunta no contiene ningún acuerdo concreto sobre cifras de visados.

Ambos mandatarios se comprometieron a lanzar un grupo de trabajo “sobre vías de migración laboral y protección de los trabajadores”, y otro para atender a la migración infantil.

También dijeron que mantendrán “fuertes políticas de control fronterizo” al mismo tiempo que garantizarán “la plena protección de los derechos humanos” de los migrantes.

En cuanto a los acuerdos comerciales relacionados con la seguridad alimentaria, México comprará 20 mil toneladas de leche en polvo de Estados Unidos y un millón de fertilizantes que distribuirá a productores de maíz y frijol.

En materia de narcotráfico, anunciaron un grupo de trabajo para abordar el tráfico de fentanilo, opiáceo que disparó las muertes por sobredosis en Estados Unidos.

Y sobre el medioambiente, la petrolera estatal Pemex desarrollará en colaboración con Estados Unidos “un plan de implementación para eliminar las quemas y fugas en operaciones de gas y petróleo en mar y tierra”.

López Obrador desayunó este martes con la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, luego se reunió con Biden en la Casa Blanca y posteriormente visitó los monumentos a Martin Luther King y a Franklin Delano Roosevelt en Washington.

-Con información de EFE.