Los errores más comunes en las finanzas personales
Upset business woman in modern office trying to make a purchase in an online store, got an error and rejection, business woman using laptop and holding a bank credit card

Para nadie es secreto que el dinero cada día alcanza para menos. Vamos al supermercado a comprar los mismos productos de siempre y pagamos un poco más; lo mismo sucede con la gasolina, la luz, el gas, etc. Pareciera que o el dinero vale menos o simplemente se desaparece de nuestras cuentas y billeteras. Entonces, reflexionemos acerca de los errores financieros más frecuentes entre los mexicanos y mejoremos de a poco nuestra economía.

Ante una realidad tan dura como esta, se ha vuelto imprescindible buscar tener unas finanzas sanas en lo individual para que así podamos crecer en lo familiar, no estaría mal que en las escuelas se incluyera desde ya una materia sobre Educación Financiera, esto les abriría las puertas a un futuro más tranquilo y mejor planeado a nuestros hijos ¿no lo crees?

A nosotros los mexicanos nos encanta la fiesta, la vida bohemia, nos caracterizamos por las festividades alrededor de la muerte, etc. Pareciera que es poco lo que nos preocupa, que solemos ir por la vida sin planear y resolviendo sobre la marcha; lamentablemente la realidad indica que en lo que a finanzas se refiere, así es, al menos en un alto porcentaje de la población adulta.

Los errores más comunes en las finanzas personales - 10c1c455-3d4f-475b-b717-8bdf233b3138
¿Sientes que el mismo dinero rinde menos? Foto: Envato Elements

Hábitos en las finanzas personales que debes evitar

La regla es sencilla: no debes gastar más de lo que tienes, no compres lo que no requieres, ahorra. Se lee fácil, pero ¿es así en la práctica?

En muchos casos la respuesta casi natural es NO, a continuación, te enlistamos algunos de los errores más frecuentes en que caemos casi, inevitablemente:

6

No sabemos administrar nuestros ingresos

Harv Eker en su libro Los secretos de la mente millonaria: Como Dominar el Juego Interior de la Riqueza, asegura que, si seguimos una distribución básica de nuestros ingresos, podremos ahorrarnos muchos dolores de cabeza y cambiar patrones aprendidos de conducta financiera:

55% para necesidades básicas, es decir los gastos operativos de la vida diaria: comida, renta. Se refiere a los alimentos, la renta, servicios, impuestos, escuelas, es decir todo lo que sí o sí debe ser pagado puntualmente mes a mes, incluidos préstamos y tarjetas de crédito

10% de reserva para los gastos necesarios a largo plazo, como vacaciones o mantenimiento de la casa.

10% para todo lo que fomente nuestro desarrollo continuo, en lo personal y en lo profesional.

10% hay que ahorrarlo, es de vital importancia tener un fondo para emergencias a ti cómo te fue financieramente hablando durante la pandemia?

5% para donativos, una ley básica de vida es ayudar a los demás, casi podemos garantizarte que cuando apoyas de corazón a los menos afortunados, la vida siempre te lo retribuirá.

Los errores más comunes en las finanzas personales - 665f1be6-034b-4d92-9cf5-fd8d2a681e06

El futuro está en organizar nuestras finanzas. Foto: Envato Elements
5

No planeamos nuestro futuro

En el pasado la gente sabía que cuando llegara el momento de retirarse de la vida laboral podría contar con una pensión que les permitiría seguir viviendo de la misma manera que siempre lo hicieron, así que ¿para qué preocuparse de un futuro que ya estaba asegurado? Esto parece cosa de un pasado lejano, eso de las pensiones dejó de ser una realidad para convertirse casi en un mito.

La dura realidad es que ya es responsabilidad tuya, mía y de cada uno ahorrar específicamente para cuando llegue el momento en que, por la razón que sea, dejemos de trabajar, así que s no lo has hecho es momento de iniciar, no dejes pasar más tiempo. El instrumento más común son los AFORES, pero no es la única opción, algunas aseguradoras también tienen opciones que puedes considerar, solo es cosa de que te informes para que puedas elegir la mejor alternativa para ti.

4

No sabemos usar los créditos bancarios

Específicamente hablamos de tarjetas de crédito, parece que no terminamos de asimilar que ese plastiquito no es una varita mágica que nos permite tener todo lo que anhelamos, sino que se trata de una forma que las instituciones bancarias y almacenes utilizan para PRESTARNOS dinero que nosotros tendremos que pagar, incluidos los intereses y comisiones generados (recuerda siempre leer detalladamente el contrato antes de firmarlo) dicho de otra manera, el dinero que se maneja a través de una tarjeta de crédito no es dinero tuyo, por lo tanto, antes de firmar tienes que saber si tendrás la capacidad financiera para pagar mes a mes hasta liquidar la deuda.

En este rubro las compras a meses sin intereses suelen ser muy atractivas, como un espejismo en el desierto, antes de firmar por favor sé consciente de cuánto tendrás que pagar cada mes y durante cuánto tiempo, no vaya a ser que tus meses sin intereses se queden con toda tu quincena. Aquí también podemos incluir esos créditos de pagos chiquitos, que a la larga pueden resultar bastante caros. Los créditos son un apoyo magnífico siempre y cuando los uses de manera consciente e inteligente para que los pagos, comisiones e intereses no te ahoguen nunca.

3

Malas inversiones hipotecarias

Nos dejamos llevar por la ilusión de tener una casa propia a un costo accesible gracias a algo llamado ‘interés social’ que en apariencia es más bajo que el bancario, pero no siempre es más barato. Nuestra recomendación es que antes de comprometerte con cualquier tipo de institución pidas que se te explique hasta que ya no tengas ni una sola duda durante cuánto tiempo pagarás, cuánto será el total que habrás pagado al final del crédito —aquí es donde casi siempre está la trampa— si el pago será fijo durante toda la vida del crédito, de no ser así cuánto y cuándo se irá incrementando, si puedes adelantar pagos a capital, qué penalizaciones hay, qué sucede si un día te quedas sin trabajo y ya no puedes pagar; incluso qué pasaría si llegas a faltar.

2

No estamos habituados a los seguros

Mención aparte merecen los seguros, en México no existe una cultura de la previsión, no estamos habituados a tener seguro de gastos médicos, escolar, de nuestra casa o de desempleo, el del auto porque ya es obligatorio, si no fuera así serían muy pocos quienes lo acostumbrarían. Si algo aprendimos durante el 2020 fue sobre la utilidad de estar asegurados, pagar un seguro nunca ha sido un gasto, es una inversión que garantiza que en caso de emergencia tenemos un respaldo que nos ayude a salir adelante, sea una enfermedad, un accidente, un desastre natural o quedarnos sin empleo. Acércate a las distintas compañías que ofrecen seguros, investiga, analiza y compara; solo así podrás tomar la mejor elección.

1

Hacemos compras innecesarias

¡Nos encanta comprar lo que no es necesario! El teléfono más nuevo, la pantalla más grande, el refrigerador de última generación, el café más caro… si tu bolsillo te lo permite es una bendición, pero si por caer en esta sublime tentación sufres una semana antes de que te vuelva a caer la quincena o no puedes pagar una consulta médica de emergencia, es mejor que reconsideres antes de tu próxima nueva adquisición. Y hablando de café ¿sabes cuánto dinero se te va en ‘gastos hormiga’? Haz la suma: el taxi si se te hace tarde, el o los cafés el día, el cigarrito, los dulcecitos o papas, el pan para acompañar tu café… créenos, te vas a sorprender.

Tener finanzas personales sanas no es complicado, solo es cuestión de disciplina, responsabilidad y compromiso contigo mismo pero, sobre todo, de un profundo análisis de conciencia y de aprender a vivir con lo que sí tenemos (dejar de vivir de prestado). Claro que todos podemos aspirar a vivir mejor y, para ello, la solución es trabajar en encontrar la manera de generar más; porque más allá de tener más, lo que motiva a lograrlo es el poder vivir tranquilamente. 

Los errores más comunes en las finanzas personales - qatar-2022