Inflación, riesgo de recesión y otros indicadores económicos semanales

Poco a poco el volumen de operación en los mercados financieros globales va retomando su normalidad después de las festividades de Navidad y Año Nuevo. Los temas que siguen definiendo el comportamiento de los activos financieros son las expectativas sobre el endurecimiento de las políticas monetarias, inflación, riesgo de recesión, guerra en Ucrania y rebrotes de Covid-19 en China que dificulten la reapertura del país.

La semana ha sido positiva para la mayoría de los activos financieros, en un contexto donde los precios han dado señales de moderación tanto en Europa como en Estados Unidos.

Los datos e información publicada la semana pasada permitieron generar especulación sobre los futuros pasos de la Reserva Federal (Fed).

En general, las cifras de empleo estadounidense se mantienen sólidos, lo que complicaría el quehacer de la Fed quien intenta enfriar un poco el mercado laboral para evitar presiones inflacionarias futuras.

Así, aunque por momentos algunas de estas cifras contribuyeron a generar apuestas para un mayor endurecimiento de la política monetaria del banco central de Estados Unidos, el rubro de salarios reportó un crecimiento menor a lo esperado.

Una de las mayores preocupaciones para la autoridad monetaria es que los incrementos en los salarios se puedan traducir en presiones inflacionarias futuras. Al crecer por debajo de lo esperado, podría implicar menores presiones en precios.

En este sentido, las minutas de la última reunión del banco central de Estados Unidos revelaron que la autoridad apuesta por mantener las tasas de interés elevadas hasta que los datos proporcionen confianza de que la inflación esté cerca de volver al objetivo del 2%, lo que puede tardar un tiempo.

Además, las actas no aclaran si en las próximas citas las subidas serán de 50 y 25 puntos base. En lo que sí que existió unanimidad fue en la necesidad de seguir endureciendo las condiciones financieras para evitar poner en riesgo los avances registrados en la lucha contra la inflación. También, ninguno de los miembros se mostró partidario de comenzar a reducir las tasas durante 2023.

Por otro lado, China vuelve a ser la protagonista negativa del panorama internacional. La reapertura a nivel nacional que ha puesto en marcha el Gobierno de Xi Jinping ha chocado frontalmente con la realidad del gigante asiático, que estaría experimentando millones de nuevos contagios diarios. Las consecuencias no se han hecho esperar, con un buen número de países imponiendo medidas de control para los viajeros procedentes del país asiático. En la escena económica, vuelve a aflorar la preocupación a que la enfermedad lastre la recuperación mundial.

La actividad del sector servicios y manufacturero del gigante asiático se contrajeron en diciembre como consecuencia del impacto de los brotes de Covid-19 y las restricciones implementadas. En ambos casos se mantiene en terreno de contracción.

La buena noticia es que se mantienen invariables los planes para el levantamiento de las restricciones a la movilidad. Esta semana, China reabrirá los puestos fronterizos con Hong Kong y Macao, además de reanudar el tránsito aéreo en ambas ciudades semiautónomas y cancelar el límite actual de vuelos, esto después de tres años de restricciones que han aislado el centro financiero de China continental.

En la Eurozona la inflación ha dado una importante sorpresa a la baja y ha caído hasta el 9.2% en diciembre desde el 10.1% de noviembre. El consenso anticipaba que se situara en el 9.5%. La tasa subyacente, en cambio, ha aumentado hasta el 5.2%, dos décimas más que el mes previo. El reporte les da argumentos a las dos fuerzas al interior del Banco Central Europeo, tanto para los que abogan por una moderación en el ritmo de subida de tasas, como para los que consideran apropiado no aflojar el paso.

Con relación a las materias primas, el precio internacional del petróleo tuvo una semana negativa, afectado por la especulación en torno a una posible recesión económica global y la difícil situación sanitaria en China.

En México, también se dieron a conocer las minutas de la última reunión de Banxico. El mensaje central es que la autoridad considera que todavía será necesario incrementar la tasa de referencia en el próximo encuentro de política monetaria.

El peso mexicano tuvo una primera semana del año positiva, con una apreciación cercana a 35 centavos. Logró sortear de buena forma una inicial apreciación generalizada del dólar, pero al final el reporte de empleo de EUA le ayudó a consolidar las ganancias. La atención se vuelva ahora a la cifra de inflación de diciembre en EUA que se dará a conocer esta semana.

 Principales referencias económicas y eventos de la semana

Las principales referencias económicas y financieras serán la inflación de diciembre y el inicio de la temporada de reportes corporativos en Estados Unidos correspondiente al 4T22.

Adicionalmente, en Estados Unidos se publicará sentimiento del consumidor de la Universidad de Michigan de enero; así como el cambio en inventarios de petróleo y solicitudes iniciales de subsidio por desempleo.

En Europa, producción industrial de noviembre. En Alemania, PIB de todo 2022 y producción industrial de noviembre. En China, exportaciones de diciembre y Japón, precios al consumidor.

En México, se dará a conocer la inversión fija bruta de octubre; producción industrial de noviembre y; la inflación de diciembre.

Expectativa para el tipo de cambio

El mercado cambiario mexicano seguirá con la resaca del informe de empleo estadounidense, en especial de la moderación en los aumentos en los salarios, lo cual fue una buena noticia respecto a futuras presiones inflacionarias. En este sentido, la atención se gira al dato de inflación en Estados Unidos. Todo parece indicar que los retrocesos a tasa anual seguirán, por lo que de cumplirse la expectativa podría extenderse el comportamiento positivo de la moneda mexicana en el corto plazo. De lo contrario, si los precios muestran señales de presión, particularmente el rubro subyacente, aumentarían las apuestas sobre la necesidad de endurecer aún más la política monetaria en Estados Unidos, lo que se traduciría en retrocesos en la mayoría de los activos de mayor riesgo. El inicio de la temporada de reportes corporativos en Estados Unidos del 4T22 servirá para evaluar el impacto que están teniendo las empresas, así como sus perspectivas de mediano plazo. También seguirá siendo noticia China, con sus problemas por la crisis sanitaria de Covid-19 y cifras económicas débiles. Asimismo, Japón atraerá algo de atención por una cifra de inflación y las implicaciones que podría tener en su banco central. Dado lo anterior, durante la semana la moneda mexicana podría fluctuar entre los 19.05 y 19.50 spot.

Expectativa para las tasas de interés

En el mercado primario, la tasa de Cetes a 28 días podría registrar un retroceso; por su parte, el rendimiento para los bonos de 10 años en el mercado secundario, podría moverse entre 8.45% – 8.95%

Analista responsable:

Jorge Gordillo Arias