Preguntas frecuentes en una entrevista de trabajo
Preguntas en una entrevista de trabajo. Arte: Samantha Guerrero

La entrevista es una fase muy importante en el proceso de selección de las empresas porque ahí el reclutador analiza a fondo al candidato para comprobar si es el indicado para el puesto ofertado. Hay algunas preguntas básicas que suelen ser recurrentes en la entrevista de trabajo y aquí te las decimos junto con algunas respuestas que podrían ayudarte a pasar al siguiente filtro.

Tipos de entrevistas de trabajo

Suelen ser tres:

  • Entrevista dirigida: Donde el entrevistador hace preguntas concretas dando poco margen de respuesta.
  • Entrevista semidirigida: Se hacen cuestionamientos concretos, pero se dejan algunas preguntas abiertas para que el candidato se exprese de forma libre.
  • Entrevista grupal: Es el tipo menos frecuente y se convoca a un grupo de entre seos y diez personas para debatir un tema.

Fases de una entrevista de trabajo

Presentación: El entrevistador expone brevemente las características del puesto de trabajo. Pon mucha atención y guarda tus dudas.

Desarrollo: Te preguntarán detalles de tu formación. Este es el momento para dar a conocer tus logros y destacar tus habilidades. Ten muy presente las fechas que pusiste en tu currículum y no divagues. Más allá de tu experiencia, el reclutador también te hará algunas preguntas para identificar tu personalidad, pero también para tratar de identificar vacíos o mentiras en tu hoja de vida.

Cierre: Una vez que expusiste tu trayectoria, plantea las dudas que tengas.

Preguntas frecuentes en una entrevista de trabajo - smiling-interracial-business-people-in-formal-wear-2022-12-16-18-55-56-utc-1280x853
El objetivo principal de las preguntas en la entrevista de trabajo es evaluar la idoneidad de tu candidatura para un puesto determinado. Foto: Envato Elemets 

Preguntas frecuentes en una entrevista de trabajo

¿Por qué crees ser apto para este puesto?
Variante: ¿Qué habilidades te ayudarán a tener éxito en este puesto?
En la respuesta enfatiza tu formación y competencias, pero muéstrate abierto para ampliar tus conocimientos.

¿Crees tener la suficiente experiencia para el trabajo?
Enfatiza los conocimientos relacionados a la vacante. Si no tienes mucha experiencia, destaca las prácticas profesionales realizadas durante tus estudios, voluntariados o proyectos escolares.

¿Por qué has estado tanto tiempo sin trabajar?
No caigas en frases como: “no he encontrado empleo”, sé positivo y dale la vuelta mencionando que, aunque no has estado en un trabajo fijo, haz aprovechado el tiempo en tu formación (menciona algún estudio, curso o actividad productiva, incluso viajar).

¿Cómo actúas ante la presión?
En tu respuesta destaca la planificación y la organización para evitar llegar a situaciones de tensión, pero muéstrate como alguien capaz de superar situaciones estresantes. Puedes poner algún ejemplo de cómo lo haz solucionado en trabajos anteriores.

¿Cuál es tu punto débil?
Aunque te lo pregunten, no te desbordes confesando todos tus defectos. Más bien da una respuesta general que se relacione con un aspecto positivo. Por ejemplo, “defiendo firmemente mi postura cuando creo que tengo la razón, pero soy capaz de adaptarme al equipo”. Evita la frase trillada: “soy demasiado perfeccionista”.

¿Cuál es tu punto fuerte?
Al responder piensa en el perfil que buscan para cubrir esta vacante. Por ejemplo, si necesitan alguien que deba dar la cara al público destaca tu seguridad y facilidad de palabra; si requieren una persona para coordinar, enfatiza tu capacidad de organización. Otras cualidades valoradas son la adaptación, el gusto por aprender, la proactividad y el trabajo en equipo.

¿Qué metas tienes como profesional y como persona?
Variante: ¿Qué te motiva?
Con esta pregunta buscan identificar cuáles son tus motivaciones y si se ajustan a lo que puede ofrecer ese puesto de trabajo. Muéstrate con ambición para aprovechar cada oportunidad que se te presente, pero no olvides siempre establecer un vínculo con el puesto que solicitas porque, de lo contrario, pareciera que tus objetivos son otros y podrías no estar comprometido con el puesto.

Te recomendamos: Cómo tramitar el Seguro de Desempleo CDMX 2023

¿Cómo manejas las críticas?
Si bien no te recomendamos mentir, es importante que pienses en tus respuestas y seas lo más político posible. Puedes responder que como humanos todos cometemos errores y que siempre esperas aprender de ellos. Puedes dar un ejemplo de alguna vez que te hayan señalado algo y cómo reaccionaste. Enfatiza que sabes que no es personal sino que los jefes siempre están dispuestos a indicar las áreas de oportunidad por el bien del trabajo y el equipo.

¿Por qué dejaste tu puesto anterior?
Variante:¿Por qué quieres dejar tu trabajo actual?
Si hablas mal de tu empresa anterior tú también saldrás raspado y causará una impresión desagradable para el reclutador. Trata de ser político y más bien ve esta pregunta como una oportunidad para reforzar el por qué deseas trabajar en la compañía a la que estás aplicando. Habla de tu interés por asumir nuevos retos y por qué crees que este nuevo trabajo te dará la oportunidad de seguir creciendo.

¿Por qué quieres trabajar con nosotros?
Una pregunta básica para saber si “hiciste tu trabajo de investigación” y sabes a dónde te estás postulando. Asegúrate de conocer los productos y servicios de la empresa, su cultura corporativa, su misión y planes a futuro. Esa información utilízala y haz clic con tus metas personales. Piensa: ¿Qué proyectos tiene la empresa que te inspiren o puedan aportar a tu desarrollo?

¿Cuáles son tus expectativas salariales?
Variante: ¿Qué salario tienes en mente?
Responde esta pregunta de manera informada. Investiga cuál es el valor del puesto en el mercado laboral. Si el sueldo está visible en la vacante, esa debe ser tu guía y si no se ajusta a tus intereses no pierdas el tiempo.

¿Eres candidato a otros procesos de selección?
No temas decirle al reclutador que estás en la búsqueda activa de empleo y que has asistido a otras entrevistas. Tener alta demanda es una cualidad positiva.

Te recomendamos: Trabajo remoto: consejos de productividad

¿Qué aspectos de este trabajo no te parecen atractivos?
Esta pregunta es complicada pero puedes responder que es natural encontrar puntos buenos y puntos malos en cualquier trabajo, pero que no representa ningún problema. Menciona que de entrada no le ves inconvenientes, aunque es probable que los encuentres más adelante.

Háblanos de un error que hayas cometido
Sé honesto, pero evita caer en historias muy personales o comprometedoras, recuerda que debes mostrarte como profesional. Siempre enfócate en tus aprendizajes.

¿Tienes alguna pregunta?

Cuando dices “no” demuestras falta de interés. Tampoco debes excederte y convertirte tú en el entrevistador. Simplemente da a conocer tus dudas y, si no las tienes, te damos algunas ideas que pueden sacarte del apuro. Por ejemplo:

  • ¿Cómo es un día de trabajo normal en esta empresa? (Horarios, comida, accesos)
  • De quedarme en el puesto, ¿qué atributos necesitaría para desarrollarme en esta empresa? Variante: ¿Hay oportunidad de crecimiento?
  • ¿Qué retos enfrentaría en este puesto?
  • ¿Cómo se me capacitaría?
  • ¿Cómo se evaluaría mi desempeño en el periodo de prueba?
  • ¿Qué es lo que más te gusta de trabajar aquí? ¿Y lo que menos?
  • ¿La empresa ha cambiado desde que entraste?
  • ¿Qué podrías decirme del equipo con el que trabajaría? ¿Con quién trabajaría más de cerca?
  • ¿Cuál es el siguiente paso del proceso?

¿Te han tocado otraas preguntas en una entrevista de trabajo? ¡Compártenos tu experiencia!