Linda Evangelista fue “brutalmente desfigurada” por un tratamiento estético
La modelo Linda Evangelina. Foto: EFE Archivo

Linda Evangelista fue la máxima figura de las pasarelas y el modelaje en la década de los 90. A lado de Cindy Crawford, Naomi Campbell, Claudia Schiffeer y Helena Christensen, la estrella era considerada eterna, hasta que hace unos años se sometió a una cirugía estética que la desfiguró permanentemente.

En medios circulan fotografías de la canadiense de 56 años en las que se ve irreconocible, lejos de aquella imagen que sorprendió a diseñadores, como Manolo Blahnik, quienes la volvieron una de las top models más relevantes no solo de las décadas en que estuvo activa, sino de la historia de la moda.

Tras la difusión de las fotografías recientes en las que luce con lentes y vestimenta negra, Linda Evangelista habló respecto a la situación que vive, afirmó que es un mal contra el que lucha desde hace más de cinco años.

En la carta que escribió en Instagram para sus seguidores que se preguntaban por qué no trabajó mientras las carreras de otras modelos prosperan, dijo: es porque “fui brutalmente desfigurada” por una cirugía hecha en Zeltiq CoolSculpting.

La modelo explicó que el proceso al que se sometió aumentó, en vez de disminuir, la grasa de sus células y la dejó deformada permanentemente, pues ya se sometió a dos cirugías correctivas dolorosas y fallidas.

Fue debido a esta cirugía que la integrante del exclusivo club de las supermodelos de los 90 y la llamada “diosa de las pasarelas” por Vogue desarrolló hiperplasia adiposa paradójica (PAH, según sus siglas en inglés), lo que también le provocó una profunda depresión.

“Estoy cansada de vivir de esta manera. Me gustaría salir por la puerta con la cabeza en alto, a pesar de que ya no me veo como yo”, añadió quien fue la vocera oficial de L’Oréal y demandó a Zeltiq CoolSculpting.

La solidaridad en el medio apareció de inmediato: Naomi Campbell, una de sus compañeras en las pasarelas, dijo admirarla por su valentía al dar a conocer la situación que atraviesa. “No puedo imaginar el dolor mental que atravesaste estos últimos cinco años”, aseguró la también actriz y empresaria.

Durante todo este tiempo, Evangelista tomó distancia de los reflectores. En 2016, en Japón, fue una de las últimas veces que la captaron en vía pública, luciendo ya diferente a como aparecía tanto en los desfiles como en comerciales de televisión.

La modelo, conocida por su frase “Yo no me levanto de la cama por menos de 10 mil dólares diarios”, nació St. Catharines, Ontario. Fue descubierta por un agente cuando concursó en Miss Niágara 1978 y luego fue contratada por una agencia de modelos que la llevó a Nueva York, desde donde dio el salto a París.