Dolly Parton entra al Salón de la Fama del rock… aunque no quería
Además de Dolly Parton, Duran Duran, Lionel Ritchie y otras personalidades ingresaron al Salón de la Fama. Foto: EFE / Pablo Gianinazzi

Dolly Parton, icono de la música country, ingresó al Salón de la Fama del Rock and Roll, a pesar de que la artista no deseaba ese honor, por considerarse indigna de él. 

La cantante formó parte de un ecléctico grupo de nuevos integrantes de este selecto club, que incluye al rapero Eminem, al cantante y actor Harry Belafonte, a la rockera Pat Benatar, a la banda británica Duran Duran y al cantante, compositor y productor Lionel Richie, entre otros.

Parton, de 76 años, y conocida por éxitos como Islands in the Stream y Jolene, pidió el mes pasado que su nombre no fuera considerado para el honor. 

“Aunque me siento extremadamente halagada y agradecida por haber sido nominada al Salón de la Fama del Rock and Roll, no siento que me haya ganado ese derecho”, dijo.

Cuando el Salón de la Fama rechazó su negativa, en parte porque la votación ya estaba en marcha, Parton acabó cediendo. La organización afirmó que Parton era mucho más que una estrella de la música country. 

“Con su pionera carrera como compositora, su voz inconfundible, su glamour campestre, su inteligencia empresarial y su trabajo humanitario, Dolly Parton es un icono muy querido que trasciende al género que transformó para siempre”, escribió la organización en su página web. 

Las estrellas del country no son ajenas al Salón de la Fama, con sede en Cleveland: Johnny Cash, Jimmie Rodgers y Chet Atkins integran sus filas. Otros nuevos integrantes incluyen a Carly Simon, los Eurythmics y Judas Priest.

Los nuevos galardonados serán admitidos formalmente en una ceremonia en Los Ángeles el 5 de noviembre.

En una entrevista concedida a la National Public Radio, Parton afirmó que, después de haber dicho primero que no alegando que siempre creyó que la organización en Cleveland era para la gente del rock and roll, aceptaría dignamente si la incluían en el Salón de la Fama. 

“Entonces sentía que le estaría quitando el puesto a alguien que quizás lo merecía, ciertamente más que yo, porque nunca me consideré una artista de rock. Pero, obviamente, hay algo más que eso”, dijo Parton. 

Los artistas pueden ser admitidos por la organización 25 años después de su primer lanzamiento comercial de música. Son elegidos por un grupo de más de mil artistas, historiadores de la música y veteranos de la industria.