Bill Cosby enfrenta nuevo juicio por agresión sexual a una menor
El comediante Bill Cosby fue acusado nuevamente de agresión sexual. Foto: EFE/EPA/Bastiaan Slabbers

Un tribunal de Los Ángeles inició un nuevo juicio contra Bill Cosby, acusado de agredir sexualmente a una joven de 16 años, Judy Huth, en la Mansión Playboy en 1974.

Se trata de uno de los últimos casos por presuntos delitos sexuales que enfrenta el “Padre de América”, quien ingresó en prisión en 2018 y fue liberado el año pasado después de que la Corte Suprema de Pensilvania revocó su condena por un acuerdo civil previo en el que indemnizó a la víctima.

En la primera jornada del juicio que se está celebrando en California, el abogado de Huth, Nathan Goldberg, dijo que el actor de 84 años aprovechó espacios que resultaban seguros a la joven, como un parque público y una sala de juegos, para ganar su confianza.

Según el relato de la acusación, Bill Cosby conoció a la joven mientras hacía deporte con una amiga durante el rodaje de Let’s Do It Again y, posteriormente, invitó a ambas a una sala de juegos de la Mansión Playboy.

Cuando Huth, ahora de 64 años, se quedó sola y volvió del baño, encontró al comediante tumbado en la cama, momento en el que pidió que se acercara y se abalanzó contra ella.

Durante la vista oral intervino como testigo la amiga que acudió a la Mansión con Huth, Donna Samuelson, quien afirmó que, tras volver a encontrarse con Huth, esta pidió salir inmediatamente.

“Me dijo que Bill Cosby había intentado tener sexo con ella”, explicó Samuelson.

En el juicio, que se celebra por un demanda interpuesta en 2014, no se espera la aparición del “Padre de América”, quien el verano pasado se acogió a la Quinta Enmienda de la Constitución que concede a cualquier individuo el derecho a no testificar si sus palabras pueden ser usadas para perjudicarlo, es decir, para incriminarse de un delito.

En 2018 fue sentenciado a prisión después de que un juez de Pensilvania lo encontrara culpable de un delito de abusos sexuales contra la canadiense Andrea Constand. Se convirtió en el primer famoso encarcelado en la era del MeToo.