Día internacional del león: la historia del felino más famoso del cine
Siete leones han sido empleados a lo largo de los años para el logo de la MGM. Foto: Cortesía MGM

La fascinación por los leones data de tiempos inmemoriales en la historia de la humanidad. De acuerdo con José Saramago, uno de los nombres latinos más comunes en la Antigua Roma, Pantaleón, provenía de espanta al león, lo que lo hacía más bravo que el más bravo felino.

Si hablamos de cine y de leones, más allá de Simba, el felino más popular en el Séptimo Arte es Leo, el emblema de la productora Metro Goldwyn Mayer, cuya carrera en Hollywood inició antes del cine sonoro.

De hecho, la idea de tener a un león como emblema provino del diseñador Howard Dietz, quien eligió al fiero animal para rendir tributo a la Universidad de Columbia, donde estudió y cuya mascota es precisamente un león.

El debut del león como emblema fílmico precede incluso a la formación del estudio Metro Goldwyn Mayer. Su debut data de 1916, cuando la productora Goldwyn empleó el diseño de Dietz para presentar sus películas.

A lo largo de la historia, han existido siete Leos: el primero registrado fue Slat, un felino importado del zoológico de Dublín. Su primera aparición fue en 1924 y es el único león de la Metro que no rugía, básicamente porque entonces el cine era mudo.

Cuatro años le duró la exclusividad a Slats, pues en 1928 otro león se unió a la manada: se trataba de Jackie, un felino sudanés cuya imagen se usó en todas las películas de la productora en blanco y negro hasta 1956, aunque murió en 1935, víctima de males coronarios. Jackie tiene el honor de haber sido el primer león sonoro de la productora y el primero presentado en technicolor, como parte de la apertura de El mago de Oz.

La llegada del color hizo que otros dos felinos se integraran al elenco: Telly y Coffee, quienes estuvieron en las cintas de la Metro Goldwyn Mayer desde 1928 y hasta 1935.

El sexto león de la Metro fue también uno de los más longevos: Tanner tuvo una cierta exclusividad desde 1934 hasta 1956, abarcando prácticamente toda la era dorada de Hollywood. Como no podría ser de otro modo, también participó en cintas, principalmente animadas, y en el corto ¡Detengan al León!, protagonizado por los Tres Chiflados.

Desde 1957, el rey de las películas es Leo, cuyo rugido se ha escuchado por 65 años en las salas de cine. Originario de Dublín como Slats, este león no solo ha participado como logo, sino también ha tenido papeles en cintas como Rey de Reyes, Una cebra en la cocina y Napoleón y Samantha. También tiene el honor de haber puesto sus huellas en el Paseo de la Fama de Hollywood en 2014.

La última modificación al logo de la compañía ocurrió en 2021, cuando se comenzó a emplear un león animado por CGI, pero siempre basado en las miles de imágenes de Leo.